¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Acuerdos de paz en Colombia: ¿La Iglesia asumió una postura “tibia”?

©LUIS ACOSTA / AFP
(FILE)A file photo taken on September 23, 2015 shows Colombian President Juan Manuel Santos (L) and the head of the FARC guerrilla Timoleon Jimenez, aka Timochenko (R), shaking hands as Cuban President Raul Castro (C) holds their hands during a meeting in Havana.
Colombian President Juan Manuel Santos won the Nobel Peace Prize on October 07, 2016 for his efforts to end Latin America's longest conflict. / AFP PHOTO / LUIS ACOSTA / GETTY OUT
Comparte

Una respuesta sin tapujos a todas las críticas, en torno a la ideología de género "hubo confusión"

“Lo que hicimos fue lo mejor que pudimos hacer: invitar a los ciudadanos a votar de manera consciente, sin meternos dentro de la conciencia de cada uno para decirles: ustedes tienen que votar por esto o por lo otro. Los del ‘Sí’ pueden estar un poco molestos, pero lo mismo hubieran podido decir los del ‘No’”.

Esta respuesta pertenece a Luis Augusto Castro Quiroga, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), en entrevista con El Tiempo de Bogotá luego de la asamblea extraordinaria de obispos de Colombia que se realizó en los últimos días, algo que no sucedía desde hacía décadas, y a raíz del proceso de paz que se desarrolló en el país y que tuvo como desenlace el triunfo del NO en el plebiscito del 2 de octubre.

En esta ocasión, Castro Quiroga respondió a los cuestionamientos que se le hicieron a la Iglesia colombiana por haber asumido una postura neutral, calificada por algunos sectores como “tibia”, en relación a la convocatoria que se le hizo a la ciudadanía para que sellara definitivamente todo lo acordado entre el Gobierno y las FARC.

Pero Castro Quiroga no eludió las preguntas y salió a responder con precisión.

“Entiendo que muchos nos hayan interpretado mal, como si hubiéramos querido lavarnos las manos, como si hubiéramos querido quedarnos mirando los toros desde la barrera. Nosotros reflexionamos mucho sobre esta situación, y por eso la invitación nuestra fue muy enérgica: hay que salir a votar. Y votar en conciencia, informados del asunto”, aclaró.

Al ser consultado sobre el apoyo explícito del papa Francisco al acuerdo de paz y la eventual contradicción con la postura oficial de la Iglesia en Colombia, respondió: “El Papa invitó a votar por la paz, para que nos comprometamos con la paz. Y esa invitación no se identificaba ni con el ‘Sí’ ni con el ‘No’. No se puede manipular al Papa. Estas categorías (del ‘Sí’ y del ‘No’) no estaban en su cabeza de ninguna manera”.

©Wikipedia

Castro Quiroga también reconoció que dentro del episcopado colombiano no hubo unanimidad acerca de la postura y que hubo obispos y sacerdotes que invitaron a votar por el NO.  “Es parte de la polarización en la que está el país”, argumentó.

Por otro lado, Castro Quiroga también hizo referencia al debate en torno a la ideología de género, para él un tema en el que hubo confusión, y que se transformó en idea fuerza de sectores a favor del NO, entre ellos muchos cristianos evangélicos, además de algunos sectores católicos.

“Lo primero que tengo que decir es que no existe dentro de los acuerdos de paz (lo de la ideología de género). Las expresiones usadas son otras y el contenido y el contexto del que se quiere hablar allí es el de la mujer que ha sido sacrificada por la guerra y a la que hay que poner atención como una víctima privilegiada”, explicó.

“Eso no es ideología de género, eso es una perspectiva que busca favorecer a las mujeres víctimas del conflicto. La ideología de género no tiene nada que ver con eso”, puntualizó.

Y luego, al ser consultado sobre el voto evangélico y la invitación de los pastores evangélicos a votar por el NO argumentando que se implementaría tal ideología, algo que significaría la destrucción de la familia, contestó:

“Me parece muy bueno que las Iglesias cristianas no católicas se hayan comprometido fuertemente en todo este asunto de la paz. Ahora, si ellos interpretaron mal el término ‘género’, como pura ideología, era lógico que iban a rechazar los acuerdos. Y junto con eso rechazaron todo el acuerdo de La Habana (…) Lo único que puedo decir es que hicieron una interpretación diferente”.        

En tanto, para Castro Quiroga el clamor por el acuerdo ya no es exclusivo de un sector de la sociedad colombiana que apoyó el Sí en las urnas, sino de todos los colombianos, y en ese sentido también lo es de la Iglesia en Colombia.

“¡Sin duda, claro que sí! Este es un anhelo de todos los colombianos. Porque podríamos llegar a un acuerdo dentro de un año, pero corremos el riesgo de que todo lo que se ha alcanzado se desbarate y vuelvan la guerra y los muertos”, indicó.

“Tiempo de responsabilidad y de esperanza”

Así se tituló el comunicado emitido por los obispos de Colombia luego de la reunión de la asamblea extraordinaria de obispos entre el 13 y 14 de octubre.

“Los obispos católicos de Colombia, con nuestras comunidades eclesiales, reafirmamos el compromiso con la tarea de la reconciliación y con la construcción de una auténtica paz. La Iglesia católica, al margen de cualquier vinculación partidista, sigue firme en su invitación a que todos trabajemos desinteresadamente por el bien común”, expresan.

En ese sentido, se realizó un llamado al gobierno de Colombia y a las FARC para que se llegue pronto a un acuerdo definitivo y se mantenga de forma indefinida el cese de hostilidades.

Finalmente, pidieron que sean escuchados los aportes que se están realizando desde diversos sectores de la sociedad civil para configurar un proyecto “que dé unidad nacional y respuesta a los múltiples problemas”.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.