Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 18 septiembre |
San José de Cupertino
home iconEspiritualidad
line break icon

Conoce al patrono de los separados y de los matrimonios difíciles

Píldoras de fe - publicado el 13/10/16

Las 7 características del rey Eduardo que se ganarán tu confianza

Hubo en Inglaterra un rey que trabajó constantemente por mantener la paz en sus estados y la comunión con la Iglesia católica. San Eduardo, llamado el Confesor, fue el más popular de los reyes ingleses de la antigüedad.

Tres cualidades le merecieron su fama de santo: era muy piadoso, sumamente amable y muy amante de la paz.

Un autor que vivió en ese tiempo nos dejó los siguientes datos sobre él:

  • Era un verdadero hombre de Dios.
  • Vivía como un ángel en medio de tantas ocupaciones materiales y se notaba que Dios lo ayudaba en todo.
  • Eran tan bondadoso que jamás humilló con sus palabras ni al último de sus servidores.
  • Se mostraba especialmente generoso con los pobres, y con los emigrantes, y ayudaba mucho a los monjes.
  • Aun el tiempo en que estaba en vacaciones y dedicado a la cacería, ni un solo día dejaba de asistir a la santa misa.
  • Era alto, majestuoso, de rostro sonrosado y cabellos blancos.
  • Su sola presencia inspiraba cariño y aprecio.

Su vida

Nació alrededor del año 1003, hijo del rey anglosajón Etelredo «el Indeciso». Fue el hijo del tercer matrimonio de Etelredo con la princesa Emma de Normandía

Cuando en 1015 el rey danés Canuto invadió Inglaterra, su madre Emma partió enseguida con Eduardo y con su hermano Alfred hacia Normandía, en donde desarrollaron una familiaridad con los normandos y sus líderes.

Pero después de la muerte de su marido, Emma volvió a Inglaterra y, en su segundo matrimonio se convirtió en consorte de Canuto, durante el gobierno danés en Inglaterra.

Tras la muerte de Canuto y la muerte de sus hijos, el derecho anglosajón y la nobleza eclesiástica invitaron a Eduardo, el hijo de Emma, para que regresara a Inglaterra en el 1041; y así, poco tiempo después, en 1042, él se convirtió en rey a una edad aproximada de 40 años de edad.

Un modelo de rey

Para evitar que se siguiera avivando el resentimiento de la nobleza anglosajona, en el año 1045, san Eduardo se une en matrimonio con Edith, la hija del Conde Godwino, quien estaba resentido por la elección de Eduardo como Rey y su actitud era amenazadora para su reinado.

La tradición nos dice que san Eduardo y su esposa eran personas tan ascéticas y entregadas a Dios, que decidieron vivir juntos como hermano y hermana, para así alcanzar la santidad. San Eduardo conservó perpetua su castidad.

Eduardo tuvo unos modos de actuar que lo hicieron sumamente popular entre sus súbditos y lo convirtieron como en un modelo para sus futuros reyes.

Lo primero que hizo San Eduardo al asumir su cargo fue suprimir el impuesto de guerra, que arruinaba mucho a la gente.

Luego durante su largo reinado procuró vivir en la más completa armonía con las cámaras legislativas (que el dividió en dos: cámara de los lores y cámara de los comunes).

Se preocupó siempre por tener cuidado de que gran cantidad de los impuestos que se recogían, se repartieran entre las gentes más necesitadas.

El destierro y una promesa

Cuando Eduardo estaba desterrado en Normandía prometió a Dios que si lograba volver a Inglaterra iría en peregrinación a Roma a llevar una donación al Papa.

Cuando ya fue rey, contó a sus colaboradores el juramento que había hecho, pero estos le dijeron: «El reino está en paz porque todos le obedecen con gusto pero si se va a hacer un viaje tan largo, estallará la guerra civil y se arruinará el país».

San Eduardo, decidió entonces enviar a unos embajadores a consultar al papa San León Nono, el cual le mandó decir que le permitía cambiar su promesa por otra: dar para los pobres lo que iba a gastar en el viaje, y construir un buen convento para religiosos.

Así lo hizo puntualmente: repartió entre la gente pobre todo lo que había ahorrado para hacer el viaje, y vendiendo varias de sus propiedades, construyó un convento para 70 monjes, la famosa Abadía de Westminster (nombre que significa: monasterio del occidente: West = oeste u occidente. Minster = monasterio). En la catedral que hay en ese sitio es donde sepultan a los reyes de Inglaterra.

Su muerte y veneración

La solemne inauguración del famoso coro del Monasterio de Westminster, tuvo lugar el 28 de diciembre de 1065. Pero el rey ya se encontraba gravemente enfermo para esa fecha y no pudo asistir a la ceremonia.

Murió en el año 1066 y fue enterrado en la Iglesia de la abadía recientemente restaurada. No tenía hijos y la lucha por quién debería suceder dio inicio a la invasión normanda de octubre de 1066 y la Batalla de Hastings. Pronto hubo muchas peregrinaciones a su tumba.

En el reconocimiento de 1102 encontraron su cuerpo incorrupto y el 17 de febrero de 1161 el Papa Alejandro III lo incluyó en la lista de los santos.

Los restos del rey santo fueron trasladados a la Abadía de Westminster en solemne ceremonia oficiada por el arzobispo Santo Thomas Becket en 1963. La Iglesia lo recuerda con alegría cada 13 de octubre.

Patrono de los reyes, los matrimonios difíciles, y los cónyuges separados

La Iglesia católica se refiere a Eduardo el Confesor como el santo patrón de los reyes, los matrimonios difíciles, y los cónyuges separados.

Después del reinado de Enrique II, Eduardo fue considerado como el santo patrón de Inglaterra hasta que en 1348, san Jorge, cuyo culto como santo para los soldados llegó a Inglaterra durante las Cruzadas, le sustituyó en este papel. Eduardo, sin embargo, sigue siendo el santo patrón de la familia real Inglesa.


Adaptación de un artículo originalmente publicado por pildorasdefe.net

Tags:
crisisdivorciomatrimoniooracionsantosseparación

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
3
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.