Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconEstilo de vida
line break icon

Repartir la herencia: la "piedra de toque" de muchas familias

heirs testament

Natvas - Shutterstock

Patricia Navas - publicado el 12/10/16

La clave: intentar rebajar la tensión con comunicación transparente, comprensión, paciencia y esfuerzo

Hoy hace tres meses que falleció mi madre. Ella ya está en el cielo, con mi padre. Y yo estoy en esta tierra, debatiéndome con mis límites, preocupada por qué comeré, cómo cumpliré con las citas de mi agenda y… cómo repartiremos la herencia con mis hermanos.

El pasado fin de semana, una persona importante para mí me preguntó, al saludarme, cómo llevaba el duelo. Me dejó descolocada. La muerte sigue siendo un tabú, nadie comenta. En algunos momentos incluso yo misma prescindo de lo que ha pasado, hasta que mi subconsciente me lo recuerda con algún sueño… Sí, la primera dificultad al repartir la herencia es la tormenta emocional que estamos viviendo cada uno de los hermanos, al menos en nuestro caso.

Las leyes suelen dejar unos meses de margen para arreglar los papeles, aunque no hay que confiarse, porque no liquidar los impuestos a tiempo te puede costar caro. Pero mejor dejar pasar un tiempo para abordar la repartición cuando no estemos tan sensibles asimilando la muerte de esa persona tan querida.

cementerio
pixabay

La serenidad siempre ayudará al hablar de dinero o de las aspiraciones –quizás enfrentadas– de cada sucesor en referencia, por ejemplo, a la casa que guarda los recuerdos de toda la familia.

En estas conversaciones de temas ya de por sí poco agradables, el desconocimiento de lo que se está tratando –números, normas, cuestiones patrimoniales, ¿secretos quizás?– dificulta el entendimiento y favorece la inseguridad.

Si a ello le añades la confianza que suele darse en el trato entre hermanos, el cocktail puede ser explosivo.


COUPLE

Te puede interesar:
Amar va antes que comunicar

Y cuando acusas el cansancio por la tensión fraterna, entran… ¡los cuñados! Los sentimientos –vale, sentimentalismo, ¡a veces!– en cuya trascendencia a la hora de decidir todos los ligados por la consanguinidad estaban de acuerdo, tienen un peso diferente para ellos.

Además los cuñados miran por su familia, que a veces consideran que no incluye la tuya, aunque para ti tus padres y hermanos sí son tu familia. Quizás tú estás dispuesto a renunciar a algo por un hermano, pero tu pareja no…




Te puede interesar:
¿Cómo hacer para entenderse con la familia política?

En algunos momentos, puede que apetezca más renunciar y dejarle los bienes al vecino. Y que se los coma. Pero en estos casos  mejor actuar de manera racional y responsable. Son decisiones importantes para toda la vida y para varias personas.

Había oído que repartir herencias no es fácil. La sabiduría popular lo recoge con un sabio refrán: “Del partir las tierrecillas, nacen las mil rencillas”.

Calma. Intentemos rebajar la tensión con comunicación transparente, comprensión, paciencia y esfuerzo – pienso –, adaptándonos los unos a los otros: el que de por sí sea insistente, que modere sus ansias; el que tiende al pasotismo, tómese un poco de interés. Parece que vamos avanzando, se van acordando cosas.

Lo que establece la ley puede ayudar, quizás como una referencia de mínimos, pero quisiera ir más allá buscando honestamente la justicia, teniendo en cuenta las circunstancias de cada uno de los herederos y dando preferencia a quien pueda tener una mayor necesidad de los bienes materiales de sus padres.

Como siempre, dificulta las cosas el instinto de poder y de valer, que en este caso está arraigado bastante profundamente en los derechos de la sangre. Y sobre todo, el dinero.




Te puede interesar:
¿Cómo hago para que mis hijos no peleen por la herencia?

Las herencias también provocan discordias en ONG’s sin afán de lucro  e instituciones de lo más respetables, y ahí seguro que no es cuestión de sangre, sino netamente de dinero.

En realidad, la repartición de una herencia no está tan lejos de cualquier otra negociación o quehacer humano. Por eso quiero aplicar las máximas de siempre: piensa en el bien de todos en lugar de únicamente en el tuyo propio, mejor que exigir derechos muestra generosidad, y… ¡confía!

Tags:
dinerofamiliamuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.