Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un rayo impacta en la cúpula de San Pedro el día de Nuestra Señora del Rosario

© FILIPPO MONTEFORTE / AFP
Comparte

En una fiesta católica que celebra una oración humilde y una batalla histórica

Roma tembló la mañana del 7 de octubre cuando un gigantesco rayo cayó sobre la cúpula de la basílica de San Pedro. El golpe llegó en el día de Nuestra Señora del Rosario, una celebración cuyos orígenes se encuentran no sólo en una humilde oración, sino también en una batalla histórica.

El rayo golpeó la cúpula de San Pedro del Vaticano aproximadamente a las 9:20 a.m., debido al paso de una fuerte tormenta por Roma. La policía vaticana confirmó la caída del rayo. No se ha informado de daños.

Aquellos cercanos al Vaticano sintieron la sacudida del rayo, desde la guardia suiza hasta los propietarios de los negocios locales.

“Estaba en la ducha y escuché un estallido ensordecedor que duró unos cuantos segundos y pareció que lo sacudía todo. Sabía que había tormenta, pero sonó más como un terremoto que como un trueno”, contó a Aleteia un residente cercano a San Pedro.

Un italiano propietario de un café-bar local añadió: “Todo tembló. Lo pude sentir en mis pulmones. Es como si el aire se hubiera suspendido por un momento”.

El rayo de la mañana del 7 de octubre recuerda a aquel otro “rayo inesperado” que cayó sobre San Pedro el 11 de febrero de 2013 —festividad de Nuestra Señora de Lourdes— pocas horas después de que el papa Benedicto XVI impactara al Vaticano con el anuncio de su dimisión de la oficina papal.

Un rayo cae sobre la cúpula de San Pedro en el Vaticano el 11 de febrero de 2013. AFP PHOTO / FILIPPO MONTEFORTE

Este último rayo cae también en una festividad mariana: Nuestra Señora del Rosario.

Nuestra Señora del Rosario

Denominada originalmente Nuestra Señora de la Victoria, la fiesta se instituyó por obra del papa san Pío V en honor de la Santísima Virgen María por la victoria cristiana sobre los turcos en la batalla de Lepanto.

La Batalla de Lepanto.

El padre Steve Grunow, en el sitio web Word on Fire fundado por el obispo Robert Barron, describe los orígenes de esta festividad de la siguiente forma:

El 7 de octubre de 1571, una flota de navíos, reunida con las fuerzas combinadas de Nápoles, Cerdeña, Venecia, el Papado, Génova, Saboya y los Caballeros Hospitalarios, luchó en una intensa batalla contra la flota del Imperio otomano. La batalla tuvo lugar en el golfo de Patras, en el oeste de Grecia. Aunque eran superados en número por las fuerzas otomanas, la denominada “Liga Santa” poseía una fuerza de fuego superior y resultaría triunfadora. Esta victoria limitaría seriamente los intentos del Imperio otomano por controlar el Mediterráneo, lo que causó un giro radical en las relaciones internacionales entre Oriente y Occidente. En ciertos aspectos, y no deseo que esta declaración se exagere, el mundo que conocemos vino a definirse con esta victoria. El evento es conocido en la historia como la “Batalla de Lepanto”.

El papa Pío V, cuyo tesoro había financiado parte de esta empresa militar, ordenó a las iglesias de Roma que abrieran día y noche para la oración, animando así a los fieles a pedir por la intercesión de la Santísima Virgen María a través del rezo del Rosario. Cuando la victoria de la Liga Santa llegó a oídos del papa Pío, decidió añadir una nueva festividad al Calendario Litúrgico Romano. El 7 de octubre pasaría a ser a partir de entonces la fiesta de Nuestra Señora de la Victoria. El sucesor del papa Pío, Gregorio XIII, cambiaría el nombre de este día a fiesta del Santo Rosario.

Los biógrafos también informan de que, tras el fin de la Batalla de Lepanto, el papa Pío V se levantó en dirección a una ventana, desde donde permaneció oteando el este. Luego, girándose, exclamó “¡La flota cristiana ha salido victoriosa!”, y lloró con lágrimas de agradecimiento.

Fresco del papa dominico, san Pío V, rezando el Rosario durante la Batalla de Lepanto.

Que este “rayo inesperado” conceda aliento a los hijos de la Iglesia, en este mes dedicado a María, para que hagan uso de la humilde aunque poderosa arma que es el Rosario, mientras el Navío de Pedro continúa batallando sobre las olas de la historia.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.