Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 03 marzo |
Santa Catalina Drexel
home iconEspiritualidad
line break icon

Por qué juzgamos y criticamos y cómo liberarse de ello

Shutterstock / Rawpixel.com

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/10/16

El abrazo de Dios te sana

¿Qué es lo que me hace impuro? Pienso en mis críticas, en mis juicios, en mis condenas, en mis miedos. En todo lo que nace del corazón y me vuelve impuro. Me aísla. Me encadena.

Pienso en mi mirada que no es pura. Mi impureza me vuelve esquivo, egoísta, centrado en mí mismo, esclavo.

¿De dónde viene mi crítica? Muchas veces critico cuando no me gusta cómo actúan los demás y quiero que se comporten como a mí me gusta. Condeno sus formas, los juzgo, los critico.

Otras veces porque mi corazón no está en paz. Está enfermo, herido, y no está contento con su vida. Todo le parece mal y lo condena. El alma está herida de amor. Y esa herida me hace enfermo. En mi enfermedad no soporto la salud de los otros. No soporto sus logros y sus éxitos.

En mi enfermedad me rebelo contra la injusticia de este mundo, contra Dios que permanece inmóvil ante mi dolor. En el fondo de mi alma quiero quedar limpio.

¿De qué estoy enfermo?

Quiero mirar con los ojos de los niños. Quiero confiar en el poder de Dios. Necesito más fe para creer en sus palabras.

Quiero fiarme. Fiarme de las personas que en mi camino me piden que confíe en Dios y me acerque. Que no me quede lejos.

La desconfianza me mantiene lejos de Dios cuando me siento impuro. Jesús me invita a acercarme. Con mi impureza, sin miedo. Su misericordia me aguarda. Su abrazo. Su sanación. Quiero confiar más en su poder.

De repente sana, cura, salva. Confiar en su abrazo y en su mirada comprensiva. Acercarme hoy con mi enfermedad. Con esa impureza del alma que no me atrevo ni siquiera a reconocer.

Se la entrego. Jesús me vuelve puro. Hace posible lo imposible.

Tags:
castidadenfermedadmisericordia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
4
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
5
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
6
NEWBORN
Cerith Gardiner
12 nombres de bebés varones que combinan bien con «María»
7
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.