Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
San Juan Berchmans
home iconActualidad
line break icon

A los 84 años atraviesa el desierto y el mar: “Quiero volver a ver a mi hijo antes de quedarme ciega”

Giornata vittime migrazioni 2016 – Centro Auxilium Castelnuovo di Porto

Marinella Bandini - Aleteia Team - publicado el 10/10/16

El recuerdo de las víctimas de las migraciones y las historias de quienes lo ha logrado

Una mujer de 84 años, un chal rosa le cubre la cabeza. Está casi ciega y quisiera volver a ver a su hijo antes de perder la vista completamente.

Entre ellos, un montón de documentos oficiales, los muros de la burocracia, pero también los de la política europea sobre migrantes. Entre ellos aquel mar Mediterráneo que él cruzó primero hace tres años y que ella cruzó hace un mes, a bordo de una “carreta de mar”.

Eritrea, cristiana, exiliada durante 20 años en Sudán, enfrentó un viaje agotador. No tenía nada que perder, sólo alcanzar a su hijo. Atravesó el desierto en un camión, hasta Libia. Después de muchos meses se subió a una barcaza y desembarcó en Sicilia. Luego, 17 horas de autobús hasta Roma.

Es huésped en el CARA de Castelnuovo di Porto, y espera una hoja que le diga que sí, puede alcanzar a su hijo en Alemania. Esperando que no sea demasiado tarde para verlo una vez más.

Un bote inflable sobre una red de pesca roja. Parece una estela de sangre, como la que han dejado los refugiados muertos en el Mediterráneo. Los han recordado así en el CARA de Castelnuovo di Porto (Roma) y en los centros de la Cooperativa Auxilium, el 3 de octubre pasado, tercer aniversario de uno de los más grandes estragos acaecidos en el Mare Nostrum y Jornada Nacional en memoria de las víctimas de la inmigración.

Alrededor de ese bote hay quien lo ha conseguido. Miradas encendidas, oración y silencio, que se ha roto sólo por los gritos y el canto de los niños. Que increíblemente permanecen niños.

Como la pequeña siria que se encontró con el papa Francisco y con su familia vive en Europa desde hace algunos meses.

Seis años, de los cuales cinco ha vivido en guerra. Escaparon de Damasco hace un par de años, cuando al padre le pidieron que se uniera a un grupo armado. Él que no quería dejar su tierra, al querer proteger a su familia, tuvieron que partir.

Caminaron durante un año y medio: Turquía y luego Libia. Al final embarcaron, a empujones en una barcaza.

Sobre el pequeño escenario organizado dentro del CARA algunos huéspedes cuentan su historia, luego un momento de oración, para la que se alternan el imán, un diácono copto y un sacerdote católico.

“Nunca perdimos la esperanza, nunca nos sentimos abandonados por Dios”. M. y N. huyeron de quien usa al mismo Dios para justificar la violencia: “El islam es una religión de paz. Quien usa el nombre de Dios para hacer el mal, es malo. Confunden a la gente. En el Corán está escrito que vendrán personas que usarán el nombre de Dios para hacer el mal y serán condenados”.

Cada una de estas personas recuerda el momento en que una mano los rescató del mar – la Guardia Costera. En sus propias palabras la gratitud por el país que los ha salvado y los ayuda. Y también por el papa Francisco, que aquí celebró la misa del Jueves Santo, con el lavatorio de los pies. Lo sienten cercano por sus gestos y sus palabras.

Muchos tienen una fe profunda que los ha sostenido y los sostiene en las dificultades. “El Señor es grande, nada lo puede detener. Nunca me sentí abandonado, más bien, gracias a Él hemos enfrentado el desierto, el hambre, las dificultades”.

H. viene de Eritrea, como casi todos aquí. Son coptos. Pasó por las prisiones libias antes de llegar a Italia. Ahí no era consentido rezar, los golpeaban.

Él y sus amigos rechazaron la comida y el agua en protesta. Después de tres días estaban agotados, cuando un general libio los fue a ver, se sentó y comenzó a rezar con ellos, luego les dio de comer: “Esta es la fuerza de Dios”.

Un chico de Mali recuerda a sus amigos que ya no están, tres hermanos, de los cuales dos murieron intentando escapar hacia Europa, dejando a sus papás solos para llorar por ellos. Un compatriota suyo acaba de ser contratado por la Cooperativa.

Y anima a quien aún no conoce su futuro tener “el valor y la paciencia de esperar”, a “estudiar”. Él se graduó de la secundaria y ahora está inscrito en la preparatoria. Y al final de la conmemoración se ha ido corriendo a la escuela.

Tags:
eritreaeuropainmigrantesMediterráneorefugiados
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.