Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

De Jerusalén a Roma, así nació la Iglesia

©Leemage

Bernard Plessy - publicado el 09/10/16

Los primeros 30 años durante los cuales surgieron la religión cristiana y la Iglesia

Después de Fils de l’homme [Hijo del hombre], un libro dedicado a la vida de Jesús, que no logró cosechar mucho éxito y que incluso pudo decepcionar a los lectores, una novela merece nuestra atención. Relata los primeros 30 años (30-31 – 62) durante los cuales surgieron la religión cristiana y la Iglesia.

Aunque bien podría pensarse, ¿para qué una novela cuando tentemos los Hechos de los Apóstoles, las cartas de Pablo y los escritos históricos de Flavio Josefo?

Y es cierto; pero una novela, bien diseñada, puede ser una contribución preciosa a la historia. Puede servir a modo de lupa; una lupa que aísla una cuestión y que la agranda.

¿Convertirse primero al judaísmo para hacerse cristiano?

Los Hechos de los Apóstoles dibujan un panorama idílico de la Iglesia primitiva (2, 42-47) y algunas de nuestras homilías se refieren a ellos para extraer enseñanzas.

La libertad de la novela escoge otro punto de vista, que también está en los Hechos: un conflicto áspero, del cual depende el desarrollo del cristianismo.

Expliquémonos.

Tras la Resurrección y, sobre todo, tras Pentecostés, aquellos que creyeron que Jesús era el Mesías verdadero, es decir, los apóstoles, las “santas mujeres”, Nicodemo, José de Arimatea y otros, quedaron divididos.

Todos eran judíos y continuaban creyendo que la Buena Nueva sólo concernía a los judíos y que, para beneficiarse de ella, para ser salvados, había que hacerse prosélito, convertirse al judaísmo (circuncisión, tabúes alimentarios y demás ritos).

La entrada en escena de Pablo

Pero aquellos que partieron en misión se dieron cuenta de que estas condiciones no hacían posible ninguna conversión. ¿Tal vez bastara con creer en Cristo y seguir sus enseñanzas?

Por un lado estaba Santiago, primer “obispo” de Jerusalén, garante y guardián de la doctrina judaizante, y por otro Felipe y Bernabé en Samaria.

La divergencia empeora con la entrada en escena de Pablo. No había conocido a Jesús, e incluso lo había perseguido en sus discípulos.

Pero recibió un rayo camino de Damasco: revelación personal, evangelio absoluto. Él es el hombre de Cristo, y la Buena Nueva es para todos los hombres, sin ninguna condición más que la fe.


STORM

Te puede interesar:
¿Hay aún conversiones repentinas como la de san Pablo?

3 figuras determinantes: Santiago “hermano de Jesús”, Pablo y Pedro

Santiago, “hermano del Señor”, enclaustrado en Jerusalén, ascético, místico, pero estremecido ante las noticias que ascienden desde lo “terreno”. Pablo, gruñón, exaltado o abatido, pero sin arriesgar su misión; entre los dos, atormentado, Pedro.

Estas son las tres figuras determinantes del “concilio” de Jerusalén, en el año 50. El resultado es un término medio, que no resuelve nada.

Pablo continúa con sus viajes misioneros, hasta su detención en Jerusalén, donde había ido para intentar reconciliarse con Santiago.

En el 60 es transferido a Roma, donde se pierde su rastro, mientras que Santiago, condenado por el Sanedrín, es lapidado en el 62.

En las aguas de esta historia navega la novela, a partir de los Hechos y las cartas de Pablo. Es una obra vibrante, brillante, con abundantes diálogos (Pablo se expresa a partir de extractos de sus cartas).

Con esta lectura, profunda, placentera y provechosa, comprendemos que la Iglesia sólo pudo nacer con el tránsito de una ciudad a otra, de Jerusalén, ciudad de la antigua Alianza, a Roma, la capital del Imperio, la ciudad que miraba hacia el mundo; de ahí el sentido del título, Urbi et orbi.

Y para ello hizo falta un judío que también era ciudadano romano, Pablo, el Apóstol de las naciones.

Tags:
historiaiglesialibro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.