Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 13 junio |
San Antonio de Padua
home iconActualidad
line break icon

Ganó la polarización en Colombia

AFP PHOTO / LUIS ACOSTA

Men protest after knowing the results of a referendum on whether to ratify a historic peace accord to end a 52-year war between the state and the communist FARC rebels, in Bogota on October 2, 2016. Colombian voters rejected a peace deal with communist FARC rebels Sunday, near-complete referendum results indicated, blasting away what the government hoped would be a historic end to a 52-year conflict. / AFP PHOTO / LUIS ACOSTA

Carmen Elena Villa - publicado el 05/10/16

La mayoría de los colombianos apoyaban ciertos puntos del acuerdo con las FARC y diferían de otros

Algunos medios de comunicación internacionales nos miran con lástima o con extrañeza después del triunfo del No en el plebiscito del pasado domingo.

Decía una columna de John Carlin publicada ayer en el diario El País de Madrid con respecto a la salida de Reino Unido de la Unión Europea y al triunfo del No en Colombia: “Los resultados electorales en este año 2016 se están definiendo por el cinismo manipulador de los políticos y la ignorancia, inconsciencia o irresponsabilidad de los votantes”.

Pero creo que la respuesta al triunfo del No es mucho más compleja que la explicación ligera que quiso dar este columnista.

El 50,22 por ciento de los colombianos (sin contar los 257.000 votos inválidos y los 170.000 nulos) que votaron por el No, no se tragaron el cuento de abarcar un documento de 297 páginas (que solo tuvimos cinco semanas para estudiarlo) en una sola pregunta con solo dos opciones de respuesta: Sí y no. Sin el recurso legítimo del voto en blanco.

Creo que la mayoría de los colombianos apoyábamos ciertos puntos del acuerdo y diferíamos de otros. Con un referendo punto por punto, quizás algunas preguntas hubieran pasado y otras no. Ganó por ello la inconformidad con este mecanismo reduccionista y polarizador.

Y en ese “No” se ven reflejados muchos puntos en contra: el desacuerdo con la concesión de curules en el Congreso y la Cámara de Representantes a los exguerrilleros, con la inconformidad con el pago que el Estado debía ofrecer a los desmovilizados, con los elementos de ideología de género presentes en los acuerdos, con la visión ingenua y rosa que tantos medios de comunicación presentaron de la paz o simplemente la desconfianza hacia el presidente Santos.

Al ver el mapa electoral de Colombia vemos también la polarización al interior del país.

Sorprende que, en departamentos como el Caquetá, antigua sede de la zona del despeje, haya ganado el no con un 53 por ciento. Pero también vemos la mayoría abrumadora en que la golpeada zona del Chocó, votó por el sí (80 por ciento).

Es muy fácil decir “prefiero una paz imperfecta que una guerra perfecta”. Y quizás muchos de los votantes por el Sí sufragaron guiados por esta premisa (muy respetable) como los votantes por el No quieren la paz, pero no en los términos de los acuerdos pactados en La Habana.

Y es quizás en estas pobres opciones de respuesta donde se desató la polarización que abunda en las diferentes conversaciones y en las redes sociales y que está atacando núcleos tan pequeños e íntimos como la familia.

El triunfo del No, más que la continuación de la guerra debe ser una invitación a reflexionar sobre lo que significa una paz estable y duradera que debe empezar por cada corazón. Debe estar lejos de reduccionismos y polarizaciones.

Como indicó el editorial del diario El Tiempo de ayer lunes: “Es obligatorio hacer un llamado a la humildad y exigirles tanto a vencedores como a vencidos que identifiquen puntos de encuentro con el fin de que el anhelo de la paz no se convierta en una inmensa frustración, con su consecuente saldo de muertes, violencia y desplazamiento”.


Columna de Carmen Elena Villa Betancourt publicada en El Colombiano de Medellín 

Tags:
colombiaeleccionespaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
3
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
ARGENTINA
Esteban Pittaro
Un juez suspendió la ley del aborto en Argentina y aquí sus argum...
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.