Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 enero |
Santa Margarita de Hungría
home iconActualidad
line break icon

CINE Y VALORES Madadayo: vivir para siempre

Josep Maria Sucarrats - publicado el 05/10/16

Es la última película de Kurosawa, y va de educación. ¿Hay que decir más?

Segunda Guerra Mundial. Período de horror para el hombre. ¿Será posible volver a escribir después de Auschwitz?, se preguntará Günter Grass en 1990. «Durante la guerra, nos habíamos olvidado de las cosas bellas, como la luna», sostiene Kurosawa en Madadayo, en 1993. Sí, se puede volver a escribir. Antes, durante y después, hay que volver a escribir. Hay que mostrar cosas grandes. No podemos olvidarnos de la belleza. Un alemán y un japonés, un escritor y un director de cine, nos invitan a lo mismo, a no dejar de recordarnos, como decía Dostoievski, que la belleza salvará al mundo. Madadayo, testamento fílmico de Kurosawa, recoge este guante con valor.

Corre 1943 en Tokio. El profesor Uchida se retira. Han sido treinta años dedicados a la educación, a enseñar alemán. Ahora sus libros se venden y decide dejar la educación para dedicarse exclusivamente a escribir. La vida es elección. Quien dos liebres sigue, ambas pierde. El profesor tiene para ello una nueva casa. En esta, el profesor invitará a algunos de sus exalumnos a celebrar su 60 aniversario. Sin embargo, un ataque aéreo acaba con su nuevo hogar, y tendrá que trasladarse a una pequeña barraca con su mujer; esa precariedad propia de la vida… Pronto sus alumnos deciden construirle una nueva casa y celebrar con él cada cumpleaños. Cada aniversario, los pupilos le preguntan: «Mahda-kai»; el profesor responde siempre: «Madadayo». ‘¿Todavía no estás a punto para morir?’, ‘No. Todavía, no’.

Pese al contexto en el cual se inscribe la cinta, la Segunda Guerra Mundial, y pese a percibirse sus consecuencias, las situaciones narrativas están fuera de las inclemencias de la guerra. Esta es una cinta universal, un retrato bello, costumbrista, del final de la vida, de la serenidad existencial entregada al otro. Así, la indigencia, o a la mendicidad sobrevenida, son en la cinta símbolo de la condición humana; es necesaria una pobreza de corazón, una sencillez última, para darse al otro. En este sentido, Kurosawa muestra al profesor como testimonio de lo otro, alguien que a través de su vida, su palabra, o su gesto, comunica de qué vive, el sentido de la realidad.

En su último film, el emperador del cine abandona las denuncias a gran formato para centrarse en lo pequeño. Con factura japonesa, Kurosawa nos hace ver la grandeza y la belleza contenida en las cosas. El profesor es un viejo que tiene una sensibilidad incomprensible en el corazón («oro puro», afirman de él los alumnos); desea como un niño. Es esto precisamente lo que le lleva siempre a responder «¡Todavía no!». Uchida es el hombre que atento a lo pequeño desea que estas sean para siempre, es el hombre que ante la realidad percibe lo infinito.

Kurosawa nos dice que esta mirada se sostiene en una amistad. El profesor Uchida se reconoce hijo de sus alumnos, quienes le impiden caer en la desesperación ante la dificultad. El triunfo de esta humanidad se percibe en la construcción de una casa como hogar común.

Aunque la cinta es irregular (algunos gags desequilibran el conjunto), incluye lo mejor de Kurosawa: esa atención al drama concreto, ese seguimiento conmovedor del personaje. Siendo su última película, todo estaba ya en sus anteriores films; no ocurre así con técnica y contenido, que tienen un punto novedoso, incluso testamentario (junto con Los sueños, 1990, y Rapsodia en agosto, 1991). El director de Los siete samuráis nos lega un cuadro lírico y optimista que recupera, al final de sus días, el color de los años de pintor. Ni las circunstancias más adversas podrán impedir que el color supere las cenizas de Auschwitz, la oscuridad de la barbarie. Queremos vivir, vivir para siempre. Mahda-kai? Madadayo, sin duda, Madadayo.

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una...
WOMAN PRAYING
Felipe Aquino
La increíble fuerza de la oración de una madr...
ALFONSO MAYORGA;
Macky Arenas
Una familia de hermanos, a punto de un record...
BLESSED CHILD
Philip Kosloski
Pide la protección de Dios sobre tus hijos co...
Carmen Neira
Los últimos días de Robin Williams, el cómico...
Jesus Colina
Histórico: Descubierto un impactante Cristo d...
MARTIN LUTHER KING
Jaime Septién
Las impactantes palabras de Martin Luther Kin...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.