Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La Iglesia quiere beatificar al sacerdote Jacques Hamel cuanto antes

© JOEL SAGET/AFP/Getty
Comparte

El proceso puede empezar, Roma dispensa de esperar 5 años tras la muerte

“¡Tenemos que rezarle!”, había dicho el papa Francisco al arzobispo de Rouen, ¡que así conste! El Papa ha decidido prescindir del plazo de 5 años, habitualmente necesario, para abrir el proceso de beatificación del padre Jacques Hamel. El anuncio fue realizado por el arzobispo de Rouen, Dominique Lebrun, el 2 de octubre durante la misa que marcaba la reapertura de la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, donde el sacerdote Hamel fue asesinado el pasado 26 de julio por terroristas de Daesh.

Tras este anuncio, según informa la agencia I-Media, transmitido por la Congregación para las Causas de los Santos, el arzobispo Lebrun precisó que empezarían “sin demora” con los preparativos del proceso.

A bordo del avión que le devolvería a Roma desde Bakú, en Azerbaiyán, el papa explicó a los periodistas la razón de su decisión: “Se deben buscar testimonios para abrir el proceso, no perder los testimonios, esto es muy importante porque los testimonios frescos son aquellos que han visto a las personas…”.

Ritual de “reparación”

La reapertura de la iglesia se celebró con una ceremonia a la que asistieron miles de personas, entre ellas numerosos fieles, pero también personas no creyentes, representantes del culto musulmán y personalidades políticas locales.

Se instaló una gran pantalla en la plaza para permitir a todo el mundo seguir el rito, ya que la iglesia sólo puede albergar a 300 personas.

Antes de la misa, tuvo lugar el rito penitencial de “reparación”, destinado a purificar la iglesia tras el ataque y la profanación de los terroristas.

La cruz arrancada por los asesinos ha sido devuelta a su lugar, el cirio pascual roto ha sido reemplazado por otro, el altar de madera cubierto de cortes de cuchillo ha sido revestido de nuevo con un mantel y con velas.

Por último, la estatua de la Virgen ha recuperado el rosario que le habían extraído y, además, la iglesia ha sido rociada con agua bendita.

Proceso complejo, pero más rápido

“¿La beatificación del padre Jacques Hamel? ¡Si no pensara en ello es que estoy sordo!”, había expresado Dominique Lebrun durante una conferencia de prensa, inmediatamente después de la misa del papa, el pasado 14 de septiembre en la capilla de la Casa de Santa Marta, en homenaje al padre Hamel.

Más tarde, aquella misma mañana, el arzobispo de Rouen fue recibido de nuevo por el Papa después de la audiencia general en San Pedro. Según parece el pontífice le habría insistido en que “¡tenemos que rezarle!”.

El camino hasta la beatificación del padre Hamel ha de seguir el proceso habitual, empezando por la diócesis de Rouen.

Harán falta varios años, aunque sea un procedimiento más simple al tratarse de un Siervo de Dios muerto “por odio a la fe”, como es el caso del padre Hamel.

La beatificación de un mártir no requiere milagro alguno, puesto que el martirio ya es testimonio de haber recibido una ayuda especial de Dios.

Para saber más del tema, haga clic aquí para ver la respuesta (en francés) de Jacques Perrier a la pregunta: ¿cómo se reconocen y proclaman los “beatos” y los “santos”?

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.