Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEstilo de vida
line break icon

10 pasos para lidiar con personas maleducadas

radFX

Psiconlinews - publicado el 01/10/16

Seguro que en algún momento de tu vida te ha sucedido, y que preferirías una isla desierta a compartir el espacio con una persona grosera o ruda...

Seguro que en algún momento de tu vida has tenido que lidiar con una persona grosera o ruda, y que preferirías estar en una isla desierta antes que allí, compartiendo el mismo espacio con esa persona. Por desgracia, existen personas que no saben tratar con los demás con el debido respeto.

¿Cómo lidiar con personas maleducadas?

Esas situaciones incómodas forman parte de nuestras vidas y, a pesar de todo, representan oportunidades inmejorables para poner la inteligencia en práctica y dar una buena lección a la arrogancia ajena. Tenemos que lidiar con esas situaciones con madurez e inteligencia, de lo contrario, estaremos haciendo el mismo papel que la otra persona. Así que, la próxima vez que te encuentres con una persona maleducada o grosera, respira hondo y sigue estos consejos:

1. No lo lleves al lado personal (sea lo que sea)

Es normal que nos enfademos cuando alguien está siendo grosero con nosotros. Felizmente, tenemos la oportunidad de decidir cómo reaccionar a eso, por tanto podemos adoptar una postura más apropiada frente a las ofensas. Lo más importante es no dejarse incomodar, no llevarlo al lado personal, lo sé, es muy difícil, pero si no lo haces acabas cayendo en el juego de la otra persona.

2. Descubre el por qué

Generalmente las personas tienen dos razones para actuar de manera grosera – además de por ser una persona grosera, está claro. La mayoría de las veces se trata de un malentendido, esa persona puede haber tenido un mal día o sólo tenía prisa, pero en cualquier caso, no sabrás el motivo real de su actitud ofensiva a no ser que le preguntes. Por tanto, mantén la calma y di: ”Me molesta tu actitud, ¿existe alguna razón para que me hayas tratado de esa forma?”. Podría sorprenderte la respuesta.

3. Recuerda que también tú has sido maleducado alguna vez en la vida

La culpa esta vez no es tuya, sin embargo, seguro que tú has reaccionado alguna vez de manera ruda, ofensiva o llena de prejuicios hacia alguien. Y eso no significa que seas una mala persona, a veces interpretamos al otro de forma equivocada o nos ofendemos por algo hecho de forma impulsiva, y eso es totalmente normal. La próxima vez que alguien sea rudo contigo, haz uso de la empatía y acuérdate de que esa persona también es un ser humano y comete errores.

4. Sé objetivo y analiza el comportamiento rudo

¿Alguien ha sido rudo o descortés contigo? ¿Qué fue lo que te dijo? ¿Había alguna razón para ello? Si miras la situación de forma objetiva, puede ser que no encuentres ninguna razón para esa actitud. Pero a veces sí existe alguna razón que haya provocado su enfado, así que sé objetivo para que no aumente el tamaño del problema.

5. No seas melodramático

En esas situaciones, puede ser que sientas las ganas de gritar o de empezar a pelear con esa persona, pero no sigas ese instinto. No discutas, no te rebajes a ese nivel, pues eso hará que la situación empeore. Así que, mantén tu dignidad intacta, así la situación no se te escapará de las manos. A veces, la prudencia y la paciencia son las claves para resolver una discusión.

6. Permite que la tempestad llegue y pase

Si pierdes el control puedes acabar perjudicándote, así que, con el fin de evitar eso, a veces cambiar de asunto es la mejor manera de evitar esa situación. Además de eso, si se trata de una persona extraña, no necesitas prolongar la situación, y si se trata de un amigo o de un conocido, aprenderán con esa situación y, probablemente, no reaccionarán más de esa forma contigo.

7. Considera ofrecer ayuda

Puede ser sólo simplemente un caso de malos modos, pero generalmente la persona que es ruda o grosera está frustrada con alguna situación. Si fueras capaz de ayudarla a solucionar la frustración o por lo menos entender que está reaccionando de esa manera por una buena razón, con seguridad cambiará su postura agresiva a una postura de gratitud, casi que instantáneamente. Al final, nunca sabemos lo que el otro está pasando.

8. Entiende que, para algunas personas, la grosería es un hábito

Algunas personas que son rudas contigo, son rudas con todo el mundo, esa es su postura ante la vida. Cuando la grosería ya se ha convertido en hábito, resulta muy difícil evitarla, incluso aunque la persona lo intente. La actitud de desprecio nunca debe ser tomada como algo personal, pues es sólo un patrón de conducta difícil de romper.

9. No intentes forzar el cambio

No puedes obligar a alguien a ser educado, a no ser que esa persona lo desee. En realidad, intentar cambiar su comportamiento puede hacer que se vuelva aún peor. La decisión de cambiar es una decisión puramente personal, así que por más bondadosas que sean tus intenciones, no intentes cambiar a nadie. El cambio tiene que venir de dentro.

10. Lucha contra la grosería con bondad

No permitas que la grosería de alguien se le suba a la cabeza. La mejor manera de reaccionar contra ella es adquiriendo una postura amistosa, esto permitirá que esa persona se calme y regule su propio comportamiento.

(Raquel Lopes, via Psiconlinews)

Tags:
educación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.