¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Estos jóvenes le hacen “jaque mate” a la adversidad

Andreas Kontokanis-CC
Comparte

Entrenar en familia los llevó a colocar al ajedrez peruano en lo más alto

Tenía 5 años cuando comenzó a derrotar a su padre en todas las jugadas de ajedrez, luego de una semana de haber aprendido a disponer las piezas de la mejor manera sobre un tablero. Cautivado por este arte, siempre buscó la mejor estrategia en cada partido.

Los arenales de Villa el Salvador fueron el escenario de sus primeras partidas. Jorge Cori representaba a su distrito, localidad ubicada al sur de Lima en Perú, donde logró sus primeras medallas. Hizo lo propio en su centro de estudios.

Desde 2011 luego de convertirse en el campeón mundial de la Sub 16, Jorge Cori ya era conocido como el “niño de oro” para el ajedrez peruano.

Ahora, a sus 21 años, el joven maestro se convirtió en pieza clave para el país. Logró colocar al Perú por primera vez entre los 10 mejores del mundo, en la 42 “Olimpiada de Ajedrez de Bakú”, realizada en Asia.

“Mi padre no tenía con quien practicar en casa, cuando salía del trabajo, así que el ajedrez se convirtió en la mejor manera de reunirnos en familia. Mi hermana Deysi de 23 años y yo somos sus acérrimos rivales. Siempre le decían a mi padre “tienes una familia de campeones”, sonríe el ajedrecista en declaraciones a la prensa peruana.

Andreas Kontokanis-CC

Tablero solidario

“En estas Olimpiadas nos tocó jugar en equipo y así lo hicimos. Cuando uno de nosotros no sabía qué jugada realizar consultábamos entre los jugadores”. “Sólo así conseguimos este puesto en Azerbaiyán”, ciudad localizada en Medio Oriente. En ese momento era como si el tablero fuera con él, comenta Cori.

“Traía a mi mente todas las jugadas realizadas en casa. Con mi padre y mi hermana, siempre desafiante”, recuerda en declaraciones a la prensa. Ella en casa es su gran rival”, confiesa.

“Logramos adelantar a los países de China e Italia, y en Latinoamérica a Brasil y Cuba. Estuvimos por delante porque supimos darnos la mano. Teníamos el espíritu de la competencia, pero le añadimos el ayudarnos el uno al otro”. De lo contrario no hubiéramos podido ganar. Los demás equipos demostraron estar preparados”

Jugada solitaria

Libros y programas especializados en ajedrez, así como su constante participación en cuanta olimpiada se realizaba, ha sido su mejor entrenamiento. Mientras que en otros países esta disciplina recibe mayor inversión por parte de sus federaciones deportivas, advierte el joven peruano. “Y así con todo, a nivel individual obtuve la medalla de bronce, en mi tablero, en éste torneo, estoy contento por eso”.

Su hermana Deysi también ha logrado descollar en esta especialidad, en la rama femenina de las Olimpiadas BAKU 2016, obtuvo el puesto 28 para el país. Alcanzar este puntaje histórico en Ajedrez, no será el primer ni último gran resultado de este par de hermanos. Ellos piden mayor atención por parte del estado peruano.

No hay alfil que lo detenga ni peón que lo impida, Jorge Cori está decidido a seguir entrenándose. “Busco dejar el nombre de mi país en alto” con la medalla de oro en mi tablero.

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.