Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 20 octubre |
San Cornelio, el centurión
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

Un monstruo viene a verme: Las cinco etapas del duelo

Tonio L. Alarcón - publicado el 27/09/16

En su tercer largometraje, J.A. Bayona parte de una novela de Patrick Ness para hablar de la aceptación del dolor y de la pérdida en un adolescente

Vivimos en una sociedad que tiende a minimizar, a quitarle importancia, a los sentimientos profundos de los más jóvenes. Se les mira por encima del hombro, con cierta condescendencia, como si la falta de maduración cerebral invalidara las emociones que nacen durante la infancia y la adolescencia.

Da la sensación de que, hasta que no llegamos a la mayoría de edad, hasta que no nos convertimos en adultos –y empezamos a asumir responsabilidades y, en general, descubrimos lo que es la vida, signifique lo que signifique eso–, no sabemos lo que es ni el dolor ni el sufrimiento verdaderos, como si antes de ello viviéramos en una especie de simulación virtual.

Ésa es, precisamente, una de las razones por las que Un monstruo viene a verme resulta tan necesaria: por su naturaleza de exploración respetuosa, cercana, al proceso de pérdida de un adolescente. Tanto el libro original de Patrick Ness –que partió, a su vez, de una idea de Siobhan Dowd– como la adaptación cinematográfica que ha firmado J.A. Bayona siguen con relativa fidelidad el modelo de las cinco etapas del duelo de la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross, que utilizan para adentrarse en cómo un niño de 13 años, Conor (Lewis MacDougall), que no dispone de las herramientas emocionales de un adulto para enfrentarse a un acontecimiento traumático, puede llegar a aceptar el hecho de que su madre (Felicity Jones) esté en la fase terminal de un cáncer.

Ahí es donde encaja el lado fantástico del largometraje, que como deja claro el trabajo de fotografía de Óscar Faura –que rueda las secuencias cotidianas con una iluminación realista, más bien tirando a grisácea, y cierto grano, mientras que en las apariciones del Monstruo (Liam Neeson) amplía la paleta de colores y hace la imagen más llamativa– es, en realidad, una proyección de la batalla interna de su joven protagonista.

No parece casual, en ese sentido, que ese ser casi mitológico tome la voz de su propio abuelo –un pequeño y brillante detalle de fondo que recontextualiza el significado de sus apariciones– cuando Conor necesita una figura masculina que le apoye y le comprenda mejor que su ausente padre (Toby Kebbell): está recurriendo, sin ser consciente de ello, a la memoria compartida con su madre para intentar equilibrarse a nivel emocional.

Siendo, precisamente, una celebración de la creatividad, y de lo curativo de la expresión visual y del dibujo, es una lástima que Bayona haya preferido visualizar los dos primeros cuentos que narra el Monstruo con un tipo de animación digital que, aunque imite los trazos de la acuarela, no tiene ni la fuerza ni la belleza plástica que podría haberle proporcionado una resolución más tradicional, más artística.

Pero no deja de ser un detalle menor dentro de un largometraje que, en el fondo, crece cuanto más contenido y más minimalista es –y cuanto más se aleja de las tentaciones lacrimógenas de abordar un tema tan sensible como el cáncer–.

Y es que, aunque el gancho comercial de Un monstruo viene a verme sean las secuencias fantásticas, en las que se usa el CGI de forma más espectacular, lo que realmente sostiene la obra es su entramado dramático. Lo que realmente impacta, y acaba manteniendo la atención del público, son los (ímprobos) esfuerzos por parte de su joven protagonista para aceptar una situación terrible, traumática, y, sobre todo, los miedos y las contradicciones –el lado más oscuro y más inquietante de un proceso depresivo– que provocan en él.

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.