Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Caballo Dinero, o cuando el otro es el problema

Luis Reguero - publicado el 26/09/16

Crónica de un hombre triturado por el sistema

El otro como una herida. El otro como una flecha hiriendo o una abstracción desnuda caminando por el cráter de un mundo convulso, marginal, un mundo agujereado y crudo, en permanente proceso de demolición. El otro en el cine del realizador portugués Pedro Costa va en retroceso, como uno mismo, y está hecho de memoria y sueños febriles con destellos de horror, que recuerdan a Resnais.

Al otro lo vemos siempre en las películas de Costa flotar en una marea de indigencia, de desamparo que no cesa, de susurro que chirría y borra cualquier balbuceo de belleza en una Lisboa de suicidarse a gusto, en una Lisboa de mirador y barrio alto donde todas las imágenes son una misma.

Aprende uno a esperar, porque ya nos enseñó Kafka, aquel cronista del hombre triturado por el sistema, que la espera es la condición esencial del ser humano. Y esperando a uno le van llegando las esencias como la que se acaba de estrenar en España: Caballo Dinero, una película que indaga en el laberinto de la memoria como trauma y como pesadilla, de la memoria individual y colectiva, a la que se llega siguiendo el pasadizo secreto de la alucinación onírica, la estela de la locura y la derrota de un personaje capital en la obra de Costa: el inmigrante caboverdiano Ventura, que ya protagonizara Juventud en marcha en 2006, aquella obra que le sirvió para obtener el reconocimiento internacional a una forma de filmar que huye del aparataje y donde se funden las fronteras entre lo documental y la ficción, para, como señalaba Cézanne, capturar el momento en el que acontece el mundo tal cual.

El cine de Costa, o sea el verdadero arte, se funde de nuevo con la vida y uno ya no quiere ver otra cosa, que no sea a este jubilado Ventura recordando con desesperación y manos temblorosas aquellos años de peón o de Revolución de los Claveles, este Ventura saliendo de la poesía fílmica de lo claroscuro, como de un clásico de John Ford o un plano de Lynch, saliendo del volcán de la desgracia, la figura desnuda de Ventura haciendo memoria como una sombra caminante por las paredes de un hospital-caverna lisboeta.

Es un arte que piensa el espacio y el tiempo. Comenzó a forjarse en la periferia de esa Fontainhas ya destruida, aquel arrabal de una Europa fragmentada. Es un arte que se acerca como nadie al otro, que lo palpa y lo toca, y en lugar de imágenes lo que va dejando es un reguero de heridas abiertas o miradas de las que emanan un fuego oculto que va apagándose mientras hacen memoria: la madre en Cabo Verde, el capataz Ernesto, el MFA, Zulmira, Vitalina, el Caballo Dinero…”¿Dónde está mi caballo Dinero”?, pregunta Ventura. “Acabaron con él los buitres”, que es lo que hace con nosotros el tiempo, que sólo teme a las pirámides.

Tags:
cinecine espiritual
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.