¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

5 divertidas festividades para celebrar con tus hijos

Comparte

¿Por qué no añadir estas poco conocidas festividades católicas a tu tradición familiar?

En mi infancia, como católico, celebrábamos las fiestas más sonadas: Navidad, Pascua, día de San Patricio y todos los días santos de precepto. ¿Pero las festividades más pequeñas? No tanto. Nada, en realidad.

Como padre, siempre he aspirado a mantener la “buena onda católica” durante todo el año, así que esto me llevó a fijarme en las fiestas católicas que se celebran menos frecuentemente para poder disfrutarlas en familia.

Todas estas celebraciones revelan una serie de tradiciones divertidas que seguro podrán disfrutar tus hijos.

Santa Brígida – 1 de febrero

Santa Brígida de Irlanda suele quedar a la sombra del popular san Patricio, pero su historia es igualmente cautivadora y fascinante.

Nacida esclava, obligada a sobrevivir con la leche de una vaca blanca debido a la incapacidad de su madre para dar el pecho, Brígida se comprometió a despojarse de todas sus posesiones ya desde muy joven.

Una de las historias relata que todo un depósito de mantequilla se repuso después de que Brígida intercediera en favor de su madre.

Se asocian muchas tradiciones a este día festivo, entre las que se incluyen realizar a mano una Cruz de Santa Brígida y colgarla encima de la puerta de tu casa, y preparar un pastel y mantequilla para ella (y maíz para su vaca) en la víspera de su festividad.

La leyenda dice que Brígida acude a bendecir las cosechas y los huertos de todo el mundo después de que los niños se vayan a dormir.

También es costumbre que las familias aten una cinta en los árboles fuera de su casa, a los que se refieren como “Manto de santa Brígida” y que antaño se creía que poseían poderes curativos.

¡Y no olvidemos la comida! Hay platos irlandeses fantásticos de sobra entre los que elegir para un día como este, incluyendo colcannon, boxty y, cómo no, shepherd’s pie.

Sláinte! 

San Nicolás – 6 de diciembre

Por supuesto, todos conocemos la leyenda de san Nicolás, que viene en Navidad para celebrar el nacimiento de Jesús entregando juguetes y dulces a los niños y niñas buenos de todo el mundo, pero muchos católicos han empezado a celebrar el día en que, de hecho, es la festividad del santo, en vez de hablar de él sólo cuando es hora de que Santa Claus se deslice por las chimeneas.

Una forma fantástica de pasarlo bien en esta fiesta es que los niños dejen fuera sus zapatos antes de acostarse en la víspera de san Nicolás.

Los padres obrarán su magia de san Nico y, cuando despierten los niños, ¡encontrarán monedas, pequeños dulces y otros regalitos rebosando de sus zapatos!

Es una celebración perfecta para devolver la atención sobre la alegría de las cosas pequeñas, en vez de necesitar del enorme festín de regalos al que nos hemos acostumbrado el 25 de diciembre.

Santa Clara de Asís – 11 de agosto

La mayoría de nosotros conoce a Chiara Offreduccio (santa Clara) por ser una de las primeras seguidoras de san Francisco.

Aparte de eso, es famosa por fundar y escribir la norma de vida de la Orden de las Hermanas Pobres (conocidas hoy como las Hermanas Clarisas Pobres), además de por aquella vez que se enfrentó a un ejército blandiendo el Santo Sacramento e hizo que los soldados huyeran despavoridos.

Entonces, ¿cómo podemos celebrar la festividad de santa Clara 800 años más tarde? Con una noche de cine familia, ¡está claro!

Verás, resulta que el papa Pío XII designó a Clara como santa patrona de la televisión en 1958, sobre la base de que, según se cuenta, cuando estaba demasiado enferma como para asistir a misa, era capaz de ver y oír el rito sobre la pared de su habitación.

Ya que dedicamos con nuestros hijos tantísimo tiempo de televisión o películas sobre cosas que son menos que santas, ¿por qué no festejar el día de santa Clara preparando palomitas y disfrutando de una película sobre un tema bello, verdadero e inspirador?

Santa Bárbara – 4 de diciembre

Bárbara es una santa del siglo III con una historia en la que es difícil separar la realidad de la leyenda.

Bárbara, hija de un pagano adinerado de nombre Dióscoro, era vigilada cuidadosamente por su padre, quien la mantenía encerrada en lo alto de una torre con la intención de alejarla del mundo exterior.

Convertida en secreto al cristianismo, rechazó una oferta de matrimonio que le llegó a través de su padre y declaró que su único esposo había de ser Cristo. Encontró su fin a través del martirio el 4 de diciembre del año (posiblemente) 267.

Aunque parezca mentira, la festividad de santa Bárbara es una oportunidad magnífica para encender unos cuantos petardos y fuegos artificiales.

Como santa patrona de los fabricantes de artículos pirotécnicos, las familias pueden recordar a santa Bárbara reuniéndose para pasar un rato divertido (de forma segura) con petardos, truenos, bengalas y demás entretenimientos ígneos. ¡Que tiemble el aire en honor de santa Bárbara!

El bautismo de tus hijos

Cierto, no es un día festivo oficial, pero no querrás perder la oportunidad de un poco de diversión familiar celebrando el aniversario del bautismo de tus hijos.

Si eres del gremio de los despistados, como yo, necesitarás establecer un recordatorio anual para que te ayude a preparar a tiempo la celebración, ¡merecerá la pena!

Será una fiesta memorable con el relato de la historia del bautizo de la niña o el niño (en nuestro primer bautizo, por ejemplo, mi hijo llenó el pañal por completo segundos antes de que todo comenzara, y los demás bebés tuvieron que esperarme mientras corría como loco al coche para cambiarlo), acompañados de una tarta o algunos pastelitos y, por supuesto, de su cirio bautismal, para encenderlo y que lo soplen.

Es una oportunidad sencilla y fantástica de recordar la importancia del bautismo y de mantener la fe viva en la familia, ¡y los niños siempre encuentran una buena excusa para montar una fiesta!

Si queremos que nuestros hijos conserven la fe por la que nos hemos esforzado tanto en su educación, un paso importante es mantener un ambiente católico a lo largo de todo el año.

Tomemos una gran bocanada de aire fresco en un paréntesis de nuestras ocupadas agendas y ¡celebremos nuestra fe con ellos!

Nunca lo olvidarán.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.