Aleteia

EEUU: El secuestro de lo “católico”

Adam Fagen-cc
Comparte

Las malas artes de las campañas electorales

Las campañas políticas en Estados Unidos suelen recurrir a todo tipo de (malas) artes publicitarias con tal de ganarse la simpatía del electorado. Seguramente, usando el “jalón” del Papa Francisco, quien hace un año visitó la Unión Americana, algunos grupos han querido atraer para sí la fuerza del catolicismo y hacerla bandera de iniciativas absolutamente no-católicas.

Esta segunda quincena del mes de septiembre ha visto proliferar anuncios publicitarios colocados en periódicos a lo largo de todo el país por una organización llamada “Catholics for Choice” (CFC), en los que subrayan que el catolicismo y el aborto armonizan el uno con el otro.

En el sitio web de CFC se puede leer: “Destinar recursos públicos al aborto es un valor de la justicia social católica (…) El acceso equitativo a amplios servicios de salud, incluyendo servicios de salud reproductiva, es un imperativo moral”.

Numerosos obispos han reaccionado contra este mensaje, calificándolo como “absolutamente deshonesto”.

Destaca la postura del cardenal y arzobispo de Nueva York, Timothy M. Dolan, presidente del Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos quien señaló que los anuncios de CFC “promueven el aborto como si fuera un bien para la sociedad”.

En declaraciones recogidas por medios estadounidenses, el cardenal Dolan recalcó: “El aborto mata a los más indefensos entre nosotros; perjudica a las mujeres y hace llorar al corazón de las familias. Impulsar su financiación pública, obligaría a los contribuyentes a ser cómplices de la violencia del aborto y de una industria que pone el lucro por encima del bienestar de las mujeres y de los niños”.

Ofensivo para todos

Por vez primera en décadas, el tema de la financiación del aborto con recursos públicos se ha convertido –por petición del Partido Demócrata que postula a Hillary Clinton—en un factor clave de la campaña presidencial. Ello ha sido usado por CFC para relanzar su presencia pública, no obstante a lo largo del tiempo los obispos estadounidenses la hayan señalado como una “organización fraudulenta”.

“El uso del nombre ‘católico’ como una plataforma para promover la supresión de la vida de un ser humano inocente, es ofensivo no solo para los católicos, sino para todos aquellos que esperan honestidad y franqueza en el discurso público”, dijo el cardenal Dolan.

Muchos otros obispos han emitido comunicados subrayando el hecho que “Catholics for Choice” no posee ninguna afiliación a la Iglesia. “En cambio, esta organización está financiada con subvenciones de algunas organizaciones seculares que sustentan la agenda abortista”, advirtieron, por ejemplo, los obispos de Texas.

Para los prelados texanos no está claro por qué CFC eligió un puñado de personas que se identifican como católicas para ser embajadoras de la falsa premisa que la negativa a pagar para que alguien aborte es “una ofensa” a la dignidad humana. “La única asalto a la dignidad humana en este debate es el aborto, que termina con una vida e irrevocablemente disminuye otras, incontables, vidas”.

Con información de Our Sunday Visitor

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.