Aleteia

¿Abortar a tu hija o vivir para siempre en una silla de ruedas?

Heusi Action - Gabriel Heusi / Ministerio do Esporte-CC
Comparte

La increible vida de la paralímpica brasileña Mónica Santos

Tenía sólo 18 años. Cuando quedó embarazada le dijeron que tenían un angioma medular. Para curarse de su lesión debía someterse a una operación que, debido a los riesgos, le obligaba a abortar. Si no lo hacía quedaría para siempre en una silla de ruedas. Difícil elección: quedarse parapléjica o tener a su hija. Monica Santos decidió postponer la operación hasta que naciera Paola.

13 años después Monica Santos se encuentra en una silla de ruedas, pero su felicidad es inmensa: ha podido competir en sus primeros Juegos Paralímpicos y celebrarlo con su hija Paola. Mónica ha afirmado en más de una ocasión: ”Dios me compensó por no haber matado la semillita que tenía en mí”.

Tras su operación y quedar parapléjica Monica continuó haciendo deporte y finalmente se decidió por la esgrima. Ahora lucha por su sueño y por cuidar de su hija. «Muchas gracias por haber creído en mí y por vuestro corazón enorme, sin la Asasepode (asociación donde entrena) no habría conocido la esgrima y no habría llegado a donde llegué, gracias a todos los que forman parte de esta asociación, a todos los que de una u otra forma ayudan y colaboran para que la misma se mantenga”, afirma en cuenta de Facebook.

Monica se encontró con una difícil situación. Debía elegir entre una vida sin discapacidad o una vida sin su hija. Finalmente eligió lo correcto. Su “semillita” la acompaña a todas las competiciones y se ha convertido, como no podía ser de otra manera, en su fan número 1.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.