Aleteia

El reencuentro de una madre con su hijo guerrillero

AFP PHOTO / Luis Acosta
View of the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) camp during the 10th National Guerrilla Conference in Llanos del Yari, Caqueta department, Colombia, on September 22, 2016.
After 52 years of armed conflict, FARC rebels open what leaders hope will be their last conference as a guerrilla army, where they are due to vote on a historic peace deal with the Colombian government / AFP PHOTO / Luis Acosta / TO GO WITH AFP STORY
Comparte

Los guerrilleros colombianos empiezan a contactarse con sus familiares a pocas horas de un momento clave para el proceso de paz

Un fuerte abrazo selló la ausencia de cuatro años.  El viaje de Judith para alcanzar su propósito duró alrededor de una semana. Todo comenzó en su pueblo natal y terminó en un lugar de difícil acceso, pero convertido en foco de atención de un país entero.

Días de carretera y un largo recorrido por caminos complejos. Hasta que por fin se dio lo que esperaba. El reencuentro con su hijo era un hecho. De la emoción no podía desprenderse de este joven llamado Wellington, vestido con un uniforme militar verde.

“Vine a buscarlo porque hace cuatro años que no lo veía y tenía que venir a verlo”, reproduce el diario Expreso.

“Tengo ocho hijos y los cinco primeros se fueron para la guerrilla, uno detrás del otro… y cuatro veces recibí la mala noticia de que los habían matado… yo tenía fe de que él estaba vivo y gracias a Dios se dio esto de la paz”, manifestó.

Judith no tenía la certeza de que su hijo, al que fue a buscar en esta ocasión, siguiera con vida. Es que para esta mujer estos cuatro años sin ver a su hijo fueron de tremenda angustia y miedo. Cada vez que escuchaba las noticias sobre las muertes en combate de la guerrilla el temor se apoderaba de ella.

“De un momento a otro dije, me vengo, fue intuición de madre”, agregó.

Lo que le pasó a Judith no es excepcional. Muchos padres atravesaron situaciones similares durante estos últimos años. Pero ahora empezó a llegar el momento de la nueva oportunidad, el momento de reencuentro tan anhelado entre un guerrillero con su familia, entre una madre con un hijo.

Es que por estos días se está viviendo evento histórico en la selva colombiana. Las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC) realizan la Décima Conferencia Nacional Guerrillera con el fin de ratificar a la interna el acuerdo con el gobierno sobre la paz duradera.

Miles de delegados de la guerrilla se hicieron presentes en el lugar denominado, una zona de campamento en El Diamante de Yarí, aún con acceso restringido y con hermetismos de por medio. No obstante, muchas mujeres como Judith, al enterarse de esta conferencia especial decidieron ponerse en camino y probar lo que a la postre se terminaría confirmando.

Parolin, acuerdo, plebiscito

Este lunes 26 de setiembre será un día clave para el proceso de paz de Colombia debido a que en Cartegena de Indias se firmará el acuerdo final de paz entre el gobierno colombiano y las FARC.

El secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, estará presente y presidirá la ceremonia litúrgica previo a la firma de este acuerdo.

En tanto, de cara al plebiscito del próximo 2 de octubre la sociedad colombiana tendrá la última palabra con respecto a este proceso, pero la opinión sigue dividida a nivel social, incluso entre los cristianos.

Si bien Conferencia Episcopal Colombiana (CEC) expresó neutralidad respecto a la decisión que deberán tomar los colombianos, pidió que el voto sea informado y a conciencia. Sin embargo, la diócesis de Quibdó en Chocó –lugar marcado por la violencia que dejó tantos años de conflicto- rompió la neutralidad y se pronunció por el Sí.

“Siempre se ha apostado por los diálogos humanitarios y una salida negociada al conflicto armado, pues evidentemente  la confrontación militar, en lugar de ser vía de solución, ha empeorado las condiciones de vida del pueblo. Por lo tanto, este acuerdo, con sus limitaciones, y las preocupaciones que genera, significa una oportunidad histórica para el país y el departamento del Chocó, pues por marcar el fin del conflicto armado con uno de los actores principales de la guerra, abre un panorama de esperanza y señala una ruta hacia la paz”, expresa parte del comunicado.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.