Aleteia

El sueño de Máxima Acuña, vivir en paz en su tierra

© CRIS BOURONCLE / AFP
Peruvian peasant Maxima AcuÒa, 2016 Goldman Prize recipient for the protection of nature, speaks during an interview with AFP on April 25, 2016 in Lima, upon her return from New York.
A subsistence farmer in Peruís northern highlands of the Cajamarca region, Acuna has stood up for her right to peacefully live in her plot of land sought by Newmont and Buenaventura Mining to develop the Conga gold and copper mine. / AFP PHOTO / CRIS BOURONCLE
Comparte

La defensora peruana del medioambiente pide protección del estado ante la agresión recibida

Pidió vivir en paz en su tierra.  Su tenaz lucha por la preservación del medioambiente la convirtió en la ganadora del premio nobel ecológico, Goldman 2016. Aun así, Máxima Acuña de Chaupe, campesina peruana, defendió sus sembríos de papa, oca y olluco que fueron removidos la mañana del domingo 18 de setiembre de sus tierras ubicadas a 200 metros de su casa en la localidad de Sorochuco en Cajamarca.

https://youtu.be/C_qt3D19ENY

“¡Quisieron cambiar los cultivos de mi casa!, para sembrar paja y hacer zanjas en terrenos de mi familia. Cuando mi mamá (Máxima Acuña) les pregunta sobre la autorización para hacer este tipo de agresiones, miembros de seguridad de la empresa minera Yanacocha: la atacaron”, narró para la prensa peruana, Ysidora Acuña, hija de la valiente campesina quien desde 2011 decidió enfrentarse a la trasnacional minera aurífera de propiedad de la estadounidense Newmont para no perder su casa.

Propietaria del Tragadero grande “Las Posadas”, ubicado frente a la laguna azul en los alrededores de los yacimientos mineros. Vive tratando de hacerles comprender a estas personas que no necesita el dinero que le ofrezcan por dejar sus tierras, sino más bien su único interés es defender el agua y la tierra porque simboliza la vida. “No le tengo miedo al poder de las empresas”, insistió Máxima de 47 años, luego de recibir el galardón por su perseverante defensa de la naturaleza.

Vida en riesgo

¿Cuánto más puede valer el oro de un país que la tierra y el agua de una familia? La denuncia fue expuesta en las redes sociales por la fundación del Premio Goldman. Entre tanto, la representatividad de Amnistía Internacional en Lima manifestó su indignación por lo ocurrido a través de un comunicado donde se detalla cómo un grupo de 15 operarios de la empresa en mención golpeaban a Máxima y a su esposo Jaime Chaupe mientras defendían los cultivos.

Acuña debía ser auxiliada. El organismo indica según información recibida por representantes de la Defensoría de Cajamarca, que la campesina madre de 4 hijos fue llevada a un centro médico donde se certificó los múltiples golpes recibidos, producto del enfrentamiento.

“Vivo secuestrada en mi propia choza, mi casa está cercada”, expresó la joven mujer mediante un singular canto segundos antes de recibir el máximo galardón otorgado a los defensores del medioambiente.

El acoso e intimidación que vive la familia deben terminar, así lo pide Marina Navarro, directora Ejecutiva de Amnistía Internacional en Perú a través del comunicado, la funcionaria sostuvo que el Estado peruano debe brindar la protección adecuada a Máxima y su familia.

No hubo agresión

“No hubo agresión alguna, más bien fueron los integrantes de la familia quienes les arrojaron piedras provistas de hondas”, sostuvo el director de Asuntos Externos de Yanacocha, Raúl Farfán.

“Los agentes fueron agredidos por la familia Chaupe cuando se efectuó el retiro de los cultivos”, insistió a los medios de comunicación peruanos.

Por hacer valer el derecho de vivir en paz en su tierra, la mujer del ande obtuvo el premio Goldman, pero no la paz que tanto ansía, pese a que la familia cuenta con medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, como se destaca en el comunicado que a través de las redes sociales publicó ésta entidad.

Mientras se determina en el fuero judicial la propiedad de estos terrenos la vida de una familia está en riesgo, ¿cuánto más tendrán que soportar para no perder los recursos naturales de los que se sostienen, viviendo sin la tranquilidad que tanto anhelan?

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.