Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 15 junio |
San Eliseo
home iconDesde Roma
line break icon

Refugiados almuerzan con el Papa y narran guerras, torturas, migraciones

AFP

Vatican Insider - publicado el 20/09/16

En el refectorio del convento de Asis

Guerras, bombardeos, atentados, persecución, expropiaciones, torturas. Son las experiencias de los 25 refugiados que almorzaron con el Papa y otros 500 líderes religiosos en el refectorio del convento de San Francisco de Asís antes de la ceremonia final de la cumbre internacional «Sed de paz».

Una de las refugiadas, la siria Tamar Mikali, que llegó a Roma gracias a los corredores humanitarios promovidos por la Comunità di Sant’Egidio, la Iglesia valdense y la Federación de las Iglesias Evangélicas de Italia (y que por la tarde pronunciará un testimonio), almorzó en la mesa del Pontífice.

Alrededor de Francisco estaban el Patriarca ortodoxo Ecuménico, Bartolomeo, el sacerdote albanés Ernest Troshani, encarcelado en un gulag durante la época del régimen comunista, el rabino David Rosen y la presidenta de los hebreos romanos Ruth Dureghello, el primado anglicano Justin Welby y los protestantes Tveit y Junge, el fundador de la Comunità di Sant’Egidio, Andrea Riccardi, el Patriarca Ignatius Aphrem II, Patriarca siro-ortodoxo de Antioquía, los cardenales Bassetti (Perugia) y Nicola (de las basílicas papales), los monseñores Becciu (Sustituto de la Secretaría de Estado) y Ayuso Guixot (del Diálogo intrereligioso), el general de los franciscanos conventuales Marco Tasca, el obispo de Asís, Domenico Sorrentino, y el sociólogo Zygmunt Bauman.

En la mesa de al lado estaban los demás 24 refugiados, huéspedes del centro Cara de Castelnuovo di Porto (10) y de la Cáritas de Asís (4) y de la Comunità di Sant’Egidio en Roma(10)

Siria «siempre está en mi corazón», contó después del almuerzo Kevork, sirio armenio, uno de los prófugos de este último grupo; «a nadie se puede negar la ciudadanía del lugar en el que nació, vivió, se casó, ha trabajado y pasó su infancia».

Para los sirios armenios, explicó, «este es el segundo éxodo después del de Turquía en 1915: como mis padres, mi padre, mi abuelo, que dejaron todos sus bienes en Turquía, fueron expulsados y se fueron a Alepo, en donde reconstruyeron sus vidas, así ahora sus nietos e hijos han dejado sus bienes, sus posesiones: esperemos que este sea el último éxodo para nosotros».

Anu, que llegó a Italia desde Malí en una patera, cuenta que habló con el Papa sobre la propia historia y sobre la paz: el encuentro de Asís «es una cosa maravillosa para mí, porque, buscando la paz, dejé mi tierra».

Paulina, nigeriana que llegó a Italia en julio de este año, después de «muchas torturas», de pasar por Lampedusa y después por Ponte Galería. «Luego casi nos deportan a nuestro país, pero las personas de Sant’Egidio nos salvaron, nos dieron una casa». Está tomando clases de italiano y de costura (ella misma confeccionó el vestido que lleva puesto hoy), y reveló: «Hoy tuve la gran posibilidad de encontrar al Papa, no es tan fácil para todos: le dije que quería bautizarme, que me había hecho el vestido sola, y él me dio esperanza. ¡Estoy muy contenta!».

Entre los otros prófugos huéspedes de Sant’Egidio en Roma hay palestinos, eritreos, sirios (cristianos y musulmanes) y una mujer que viajó a Roma desde Lesbos con el Papa.

En el convento de San Francisco los más de 500 huéspedes comieron un menú adecuado para sus creencias religiosas: entradas de mozzarella y parmesano, pasta con tomate y ravioles con requesón y espinacas, asado de cordero y pavo con hongos y ejotes, dulce de fruta y crema. Antes de comenzar el almuerzo, Marco Impagliazzo, presidente de la Comunità di Sant’Egidio, hizo un brindis por los 25 años de ministerio de Bartolomeo y le regaló la escultura de un olivo.

Tags:
basilicapapárefugiados
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.