Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 15 junio |
Santa María Micaela
home iconDesde Roma
line break icon

“Liberémonos de los pesos del fundamentalismo y del odio”

Vatican Insider - publicado el 20/09/16

«No al paganismo de la indiferencia», nuestro camino «es el de sumergirnos en las situaciones y dar el primer lugar a quienes sufren, asumir los conflictos y sanarlos desde dentro. Librémonos de los pesos del fundamentalismo y del odio». En el corazón de Asís Papa Francisco concluye en compañía de cientos de hombres y mujeres de todas las religiones del mundo el encuentro organizado por la Comunità di Sant’Egidio para invocar la paz. Patriarcas, obispos y pastores, rabinos e imanes, exponentes del chintoísmo, del budismo y de las religiones hindúes que no se rinden a la violencia, al odio, a la ideología de las guerras disfrazadas de religión.

Andrea Riccardi, fundador de la Comunità di Sant’Egidio, en su saluto explicó que la imagen de los líderes religiosos reunidos por la paz «es una imagen luminosa» y «desenmascara a quienes usan el nombre de Dios para hacer la guerra y aterrorizar», como hace treinta años, en 1986, cuando Juan Pablo II «tuvo el valor de invitar a los que, durante milenios, eran considerados extraños».

Los líderes religiosos firman un llamado en el que se afirma: « Éste es el espíritu que nos anima: realizar el encuentro en el diálogo, oponerse a toda forma de violencia y abuso de la religión para justificar la guerra y el terrorismo. Sin embargo, durante los años transcurridos todavía muchos pueblos han sido dolorosamente heridos por la guerra. No se ha comprendido siempre que la guerra empeora el mundo, dejando una herencia de dolores y odios. Con la guerra todos pierden, incluso los vencedores».

« La paz es el nombre de Dios. Quien invoca el nombre de Dios —afirma el documento firmado por los líderes de diferentes religiones— para justificar el terrorismo, la violencia y la guerra, no camina por Su sendero: la guerra en nombre de la religión se convierte en una guerra a la religión misma […] Que se abra finalmente un tiempo nuevo en el que el mundo globalizado se convierta en una familia de pueblos. Que se ejerza la responsabilidad de construir una paz verdadera».

Finalmente, tomó la palabra Papa Francisco: «Tenemos sed de paz —dijo. Tenemos el deseo de ofrecer el testimonio de la paz, tenemos, sobre todo, necesidad de rezar por la paz». Bergoglio invitó a «salir, ponerse en camino, encontrarse juntos, trabajar por la paz», porque «Dios nos lo pide, exhortándonos a afrontar la gran enfermedad de nuestro tiempo: la indiferencia». Esta «es un virus que paraliza, vuelve inertes e insensibles; un morbo que ataca al centro mismo de la religiosidad, generando un nuevo y muy triste paganismo: el paganismo de la indiferencia».

«No podemos permanecer indiferentes», añadió recordando la visita con Bartolomeo al campo para refugiados de Lesbos y a las víctimas de las guerras, en las que hay «niños que no han conocido en sus vidas más que la violencia». «No queremos que estas tragedias caigan en el olvido —afirmó Francisco. Nosotros deseamos dar voz juntos a cuantos sufren, a cuantos no tienen voz y no son escuchados. Ellos saben bien, a menudo mejor que los poderosos, que no hay ningún mañana en la guerra y que la violencia de las armas destruye la alegría de la vida».

«Nosotros no tenemos armas —continuó el Papa. Pero creemos en la fuerza humilde y mansa de la oración». La paz que desde Asís «invocamos no es una simple protesta contra la guerra, tampoco el resultado de negociaciones, de compromisos políticos o de mercaderías económicas… sino que es el resultado de la oración». Bergoglio recordó que «la diferencia no es para nosotros un motivo de conflicto, de polémica o de frío alejamiento. Hoy no hemos rezado los unos contra los otros, como a veces, desgraciadamente, ha sucedido en la historia. Sin sincretismos y sin relativismos, por el contrario, hemos rezado los unos al lado de los otros, los unos por los otros».

Francisco insistió en que «el nombre de Dios nunca puede justificar la violencia. ¡Solo la paz es santa, no la guerra!». La oración y la colaboración concretas «ayudan a no permanecer encarcelados en las lógicas del conflicto y a rechazar las actitudes rebeldes de quienes solo saben protestar y enojarse. La oración y la voluntad de colaborar comprometen a una paz verdadera, no ilusoria: no la quietud de los que escriban las dificultades y se voltean para otra parte, si no se ven afectados sus intereses; no el cinismo de quien se lava las manos de problemas que no son suyos; no el enfoque virtual de quien juzga todo y a todos desde el teclado de una computadora, sin abrir los ojos a las necesidades de los hermanos ni ensuciarse las manos por los necesitados. Nuestra vía es sumergirnos en las situaciones y dar el primer lugar a quienes sufren; asumir los conflictos y sanarlos desde dentro».

«Paz —concluyó el Papa— significa acogida, disponibilidad al diálogo, superación de las cerrazones, que no son estrategias de seguridad, sino puentes sobre el vacío. Paz quiere decir colaboración». «Deseamos que los hombres y mujeres de religiones diferentes, se reúnan y creen concordia por todas partes, sobre todo en donde hay conflictos. Nuestro futuro es vivir juntos. Por ello hemos sido llamados a liberarnos de los pesos de la desconfianza, del fundamentalismo y del odio». «Que los creyentes —exclamó Francisco— sean artesanos de paz invocando a Dios y trabajando por los hombres». Tras un minuto de silencio por las víctimas de la violencia y del terrorismo en todo el mundo, fue leído el texto del llamamiento de paz, suscrito por todos los líderes religiosos presentes en Asís. 

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.