Aleteia

8 personas asesinadas a la salida de misa en Nigeria

Comparte

Los obispos ante Boko Haram: «Juntos podemos liberar a la religión de las fuerzas que la han tomado como rehén”

Al menos ocho personas fueron asesinadas a las afueras de una iglesia este domingo 18 de septiembre al noreste de Nigeria en lo que parece un nuevo ataque del grupo terrorista Boko Haram.

Unos pistoleros en bicicleta dispararon después de la misa de la mañana y prendieron fuego a casas y campos de maíz, casi listos para la cosecha, en la localidad de Kwamjilari, a unos 30 kilómetros de la ciudad de Chibok, en el estado de Borno, informó el periódico nigeriano Vanguard.

Nigeria vive un momento difícil mucho más allá de las diferencias entre cristianos y musulmanes, con una extendida pobreza vinculada a las difíciles condiciones económicas derivadas de la caída de los precios del petróleo, la principal fuente de ingresos del país.

“La economía está en recesión” -constatan los obispos de Nigeria en el comunicado emitido al final de su Asamblea Plenaria, celebrada en el Domus Pacis Pastoral Centre, en Akure, estado de Ondo, del 8 al 16 de septiembre-. “Muchas personas han perdido sus puestos de trabajo, y los que tienen la suerte de conservarlo no reciben su salario justo”.

“Las personas, especialmente las mujeres y los niños, se ven reducidos a la categoría de mercancía y son objeto de trata dentro, a través y fuera de nuestro país con el fin de utilizarlos para la explotación sexual, la esclavitud y la extracción de órganos”, afirma el documento enviado a la agencia informativa vaticana Fides.

Los obispos piden al gobierno la “diversificación de la economía, lanzando políticas fiscales y monetarias, estimulando la inversión, y comprometiéndose en favor de una economía productiva y no consumista”.

También lanzan un llamamiento a los nigerianos “para que reduzcan el despilfarro, moderen sus preferencias por los productos extranjeros y sean más cautelosos con los gastos”.

Además, denuncian que “la santidad y la dignidad de la vida humana se ve socavada constantemente en nuestro país”.

En el comunicado también se reafirma la preocupación de los obispos por la situación política y social en Nigeria y piden al Gobierno que afronte las causas fundamentales de la violencia en el Delta del Níger y de la perpetrada por los pastores en diferentes zonas del país.

En el plano religioso, el mensaje señala que “es triste ver que la religión es representada como un problema de la nación en lugar de una solución”. Esto debido “al creciente número de personas mal preparadas que fundan iglesias y mezquitas, y a las controversias verbales deletéreas entre miembros de diferentes grupos religiosos que promueven su agenda religiosa miope”.

“En este momento difícil de nuestra historia como pueblo, lanzamos un llamamiento a realizar esfuerzos conjuntos para superar el mal espíritu de la competencia desleal, la sospecha, la negatividad y de todas las actitudes duras entre cristianos y musulmanes”.

Y concluyen: “Llamamos a los creyentes en el único Dios verdadero a no ceder en la búsqueda de la verdad y a defenderla. Juntos podemos liberar a la religión de las fuerzas que la han tomado como rehén”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.