Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 25 junio |
San Juan Bautista
home iconEspiritualidad
line break icon

Día 5: Novena al Padre Pío de Pietrelcina. Mártir del confesionario

RennyDJ

Píldoras de fe - publicado el 19/09/16

Recibió los estigmas el 20 de septiembre de 1918 y los llevó por 50 años

El día del Padre Pío comenzaba a las 2:30 de la mañana cuando él se levantaba para comenzar sus oraciones y hacer su preparación para la misa.

Él era capaz de llevar a cabo un apostolado muy ocupado con tan sólo unas pocas horas de sueño cada noche y una cantidad de comida que era tan pequeña (300-400 calorías al día) que sus compañeros sacerdotes declararon que esa no era suficiente comida para mantener incluso a un niño pequeño con vida.

Entre misa y confesiones, la jornada de trabajo del Padre Pío duraba alrededor de 19 horas. En muy raras ocasiones abandonó el monasterio y nunca tuvo ni un día de vacaciones de su agotador programa, en 51 años.

Nunca leyó el periódico o escuchó la radio. Él advirtió a sus hijos espirituales en contra de mirar la televisión.

En su monasterio en San Giovanni Rotondo, vivió el espíritu franciscano de pobreza con desprendimiento de sí mismo, de las posesiones, y de todo tipo de comodidad.

Siempre tenía un gran amor por la virtud de la castidad, y su comportamiento fue modesto en todas partes y con todas las personas.

En su vida, el Padre Pío reconcilió amiles de hombres y mujeres de nuevo a su fe a través del Sacramento de la Reconciliación.

Meditación para el Quinto día

«Padre Pío: mártir del confesionario»

Podemos resumir el ministerio sacerdotal del padre Pío en dos polos luminosos: el altar y el confesionario. En el altar se inmolaba con Cristo en la cruz y en el confesionario repartía la infinita misericordia del Señor.

En el confesionario el padre Pío desempeñó su paternidad con fuerza y ternura. Era severo y exigente con los penitentes curiosos e hipócritas. Era inflexible con los pecados contra la vida, los pecados de la blasfemia y la trasgresión del precepto de la misa festiva.

No era raro que cerrara la ventanilla del confesionario en las narices de los penitentes o les gritara: ¡Fuera de aquí, desgraciado!. Sus explosiones eran fuertes vibraciones de su espíritu para romper ciertas barreras y sacudir ciertos corazones empedernidos.

El papa Juan Pablo II, en la canonización del padre Pío, dijo: “Aunque aquel singular confesor trataba a los peregrinos con aparente dureza, estos, tomando conciencia de la gravedad del pecado y sinceramente arrepentidos, volvían casi siempre para recibir el abrazo pacificador del perdón sacramental”.

Un penitente tres veces despedido del confesionario y, finalmente absuelto, comentaba: “Ahora sí que he llegado a comprender la gravedad de mis faltas. Hasta este momento nadie había sacudido mi indiferencia, como ahora lo ha hecho el padre Pío. Ahora comprendo mejor y le agradezco a Dios que se haya servido para ello del pulso firme y, al mismo tiempo, paternal del padre Pío

¡Cuánto le costaban al padre Pío las confesiones! Solía decir: ¡Si supieran cuánto cuesta un alma…! Las almas no se dan como regalo: se compran. ¡Ustedes no saben lo que le costaron a Jesús! Ahora y siempre hay que pagarlo con la misma moneda.

Oración

Dios todopoderoso y lleno de bondad, que nos has dado en san Pío de Pietrelcina un modelo de sacerdote consagrado al ministerio de la penitencia, concédenos, por su intercesión, convertirnos a ti de todo corazón y recibir tu misericordia abundante. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

Palabras del Padre Pío:

«No se debe volver ni con el pensamiento ni en la confesión a los pecados ya acusados en confesiones anteriores. Por nuestra contrición Jesús los ha perdonado en el tribunal de la penitencia… Con un gesto de infinita generosidad ha rasgado, ha destruido, las letras de cambio firmadas por nosotros al pecar, y que no habríamos podido pagar sin la ayuda de su clemencia divina”.

«Yo no me puedo resignar a tener a las almas más de ocho días alejadas de la confesión».

Artículo originalmente publicado por pildorasdefe.net

Tags:
novenaoracionsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
4
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
5
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
6
Redacción de Aleteia
Papa Francisco: Que sus hijos los vean besándose
7
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.