Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 17 septiembre |
San Cornelio y san Cipriano
home iconEspiritualidad
line break icon

Cuando nadie te mira ¿actúas con honestidad o caes en la corrupción?

Shutterstock / katalink

Carlos Padilla Esteban - publicado el 19/09/16

Cuidar al que no me pide que lo cuide, cada día llegar puntual,... Cada pequeño hábito vale mucho

A veces miramos a los políticos y nos quejamos de la corrupción y de las mentiras. Aceptan regalos injustos y se dejan comprar. Y nos indignamos porque no son trasparentes.

Quizás yo, a mi escala, a veces me parezca a ellos. Yo también, como ellos, me dejo comprar. Pero como es en privado, y sólo yo lo sé, lo justifico.

Otras veces me comparo con personas como la Madre Teresa y pienso que su vida fue grande. Y que la mía no cuenta. Que lo mío no vale.

O me comparo con los sueños que tenía antes, cuando era más joven. Cuando soñaba con todo lo que podía llegar a ser, y lo comparo con lo que soy ahora. Y tiro la toalla con tristeza, dejo de luchar.

Jesús me pide ser fiel en lo pequeño. Pienso en Jesús, en sus treinta años de vida oculta. Esa vida sencilla de Nazaret. Fue fiel en lo rutinario y oculto. En lo cotidiano, en las cosas más pequeñas que nadie veía. Años en los que no sabemos lo que hacía. Años en los que aprendía a vivir de María y de José.

¿Qué es para mí ser fiel en lo pequeño?

Jesús me dice que sea fiel en lo pequeño para modelar mi corazón. Y que así, cuando la vida me lo pida, pueda llegar a ser fiel en lo grande. Quiero aprender esa fidelidad en lo pequeño. A veces, en lo que nadie ve, me cuesta más ser fiel. Esa fidelidad en lo escondido es dura.

Me cuesta cumplir lo que me he propuesto, cuando nadie me mira. Hacer las cosas sin que nadie lo sepa. Caminar sin hacerlo al ritmo de los aplausos, en lo oculto de mi trabajo diario. Ser honesto en todo, aun cuando nadie lo sepa. Permanecer fiel a la palabra dada.

Ser fiel en lo pequeño es entregarme en lo más rutinario. En lo que se repite cada día y a veces me cansa y no valoro. En mi vida tal cual es ahora, no como la soñaba ni como la sueño ahora. Dios me sueña así y para Él, mi vida es la más grande. Y todo lo que hago tiene un valor inmenso.

Quiero ser fiel en lo poco. Eso supone ser santo y fiel en las cosas pequeñas. Perder el tiempo cada día con los hijos. Cuidarlos sin que lo valoren. Visitar a un familiar enfermo o alejado, cuando nadie me lo pide. Llamar al que nunca llamo. Cuidar al que no me pide que lo cuide. Cada día llegar puntual a mi trabajo, o a las citas, o a los compromisos.

No hacer el mínimo para cumplir, hacerlo todo de formar extraordinaria. No vivir contando todo lo que hago, para que nadie tenga que alabarme por mis méritos. Ser fiel en lo pequeño es hacer bien lo que nadie ve, con humildad, con alegría.

El otro día una persona que trabajaba en el peaje de una autopista, cuando fui a pagar y lo saludé, me dijo: “Pues aquí estamos. Trabajando un poquito”. Con una sonrisa en la cara. Sin amargura. Sin desgana. Dignificando un trabajo tan rutinario y repetitivo. Me impresionó.

Ser fiel es hacer bien lo que me toca. Dar lo que tengo donde Dios me lo pide. Aunque no sea el trabajo soñado o el lugar esperado. ¡Conozco a tantas personas insatisfechas con trabajos estupendos, que no saben valorar lo que tienen!

Vivir sencillamente con alegría las cosas de cada día es santidad. Vivir las alegrías pequeñas que cambian la vida, porque nos hacen sonreír a todas horas.

Ser fiel en lo pequeño es hacer las cosas de un modo grande, con un sentido, aunque sean las mismas de siempre.

Ser fiel es estar al lado de los míos cada día, no sólo cuando pasen cosas importantes, sino en las sencillas y cotidianas. Es vivir mi vida con Dios y caminar con Él cada paso, sea lo que sea lo que me toque en el camino.

Tags:
alma

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Arthur Herlin
Una biblia hallada en un infierno
2
Claudio de Castro
La oración que rezo después de comulgar
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Este vuelo tiene algo de despedida…»
5
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.