Aleteia

Un lugar en la mesa para los mayores

MANDY GODBEHEAR
Comparte

La Iglesia australiana dedica una jornada a la justicia social

El número de personas mayores de 65 o más años en Australia será más del doble de la población actual al llegar al 2050. Pasará de 3.6 a 8.9 millones de personas mayores.

Esto ha sido descrito, correctamente, como “la gran historia de éxito del desarrollo humano”. Elevar el número de personas mayores da una excelente oportunidad de disfrutar de buena salud y una vida activa por muchos años.

Así lo considera la Declaratoria de Justicia Social 2016-2017 de los obispos católicos de Australia intitulada: “Un lugar en la mesa. Justicia social en una sociedad de personas mayores”. Esta Declaratoria celebra el valor, la dignidad y las significativas contribuciones de los mayores de edad a su comunidad, a su mundo.

“En solidaridad con todas las generaciones, las personas mayores ocupan un lugar privilegiado en el corazón de la vida comunitaria”, dice el sumario del documento que está llamado a ser usado no solamente por la Iglesia en Australia, sino que puede ilustrar el camino de muchas otras iglesias en el orbe católico.

Los obispos australianos confrontan al utilitarismo de nuestra sociedad, que evalúa a la gente solamente por lo que produce o contribuye económicamente y, lo peor, puede llegar a ver a los ancianos como “estorbos o dispensables”. “Descartables”, diría el Papa Francisco.

En una sociedad en la cual las personas mayores son llamadas a trabajar más allá de la edad tradicional del retiro, los obispos australianos llaman la atención sobre el compartir equitativamente los beneficios del trabajo. “Tenemos que ser especialmente cuidadosos de los que entran al retiro en la pobreza o son particularmente vulnerables a las dificultades económicas, al aislamiento o a la explotación”, señalan en el sumario de la Declaratoria 2016-2017.

Los obispos de Australia consideran las circunstancias de los que se acercan al final de su vida y advierten de la soledad, la discriminación y el abuso que las personas mayores pueden experimentar. En particular, advierten sobre las consecuencias del debate actual de la comunidad sobre la eutanasia.

La Iglesia –dicen en su Declaratoria los prelados australianos—llama a las comunidades al amor y a la misericordia, donde la gente pueda encontrar y acompañar a los ancianos vulnerables, construir vínculos entre generaciones sin cargas ni rivalidades, hace notar el sumario.

La Iglesia católica australiana celebrará el Domingo de la Justicia Social el próximo 25 de septiembre, justo cuando se dará a conocer la Declaratoria del año dedicado a “celebrar el valor y la dignidad de los mayores, así como su contribución a la sociedad”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.