Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 25 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Soy de fiar? ¿Y si he traicionado la confianza?

Carlos Padilla Esteban - publicado el 18/09/16

Ya en tiempos de Jesús había corrupción, y esta es su lección ante ella

Hoy en el Evangelio Jesús habla de un administrador infiel que derrochaba el dinero del dueño: “Un hombre rico tenía un administrador, y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: – ¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido”.

Un mal administrador. Un hombre corrupto. ¡Nos hablan tanto de corrupción! Estamos cansados. Es como si nadie fuera honesto en su trabajo, en su vida. Aunque sé que eso no es verdad. Hay personas que no son corruptas.

El hombre de la parábola parece administrar mal los bienes de su señor. Es un ejemplo negativo para los que escuchan a Jesús. Nadie quiere que sus bienes sean mal administrados. Nadie quiere tener la fama de ser un mal administrador. Pero después Jesús lo pone como ejemplo.

El hombre rico le da una nueva oportunidad. Y el administrador se convierte en modelo cuando actúa con astucia para ganarse el favor de otros: “El administrador se puso a echar sus cálculos: – ¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa. Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero: – ¿Cuánto debes a mi amo? Éste respondió: – Cien barriles de aceite. Él le dijo: – Aquí está tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta. Luego dijo a otro: – Y tú, ¿cuánto debes? Él contestó: – Cien fanegas de trigo. Le dijo: – Aquí está tu recibo, escribe ochenta. Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido”.

Siempre de nuevo me sorprende este Evangelio. Un administrador injusto que después actúa con astucia para no quedarse en la calle y conservar amigos cuando lo despidan.

Lo que nos pide hoy Jesús no es que seamos malos administradores, todo lo contrario. Lo que nos pide es que seamos astutos y seamos de fiar en todo: “Y Yo os digo: El que es de fiar en lo menudo también en lo importante es de fiar; el que no es honrado en lo menudo tampoco en lo importante es honrado. Si no fuisteis de fiar en el injusto dinero, ¿quién os confiará lo que vale de veras? Si no fuisteis de fiar en lo ajeno, ¿lo vuestro, quién os lo dará?”.

Jesús siempre me pide que lleve una vida honesta, honrada, justa, verdadera. Me pide que sea de fiar. Entonces me pregunto: ¿Soy de fiar para los demás? ¿Soy honesto en mi vida? ¿Soy de fiar cuando alguien me pide algo, cuando me confían un secreto? ¿Soy digno de confianza? ¿Protejo la imagen de las personas que confían en mí?

¡Qué importante es ser de fiar en esta vida! ¡Qué importante es administrar bien lo que se me confía! Cumplir, responder, sin eludir mis compromisos. ¿Lo hago? ¿Lo soy?

Hoy me pide Jesús que lleve una vida honesta. Pero, ¿qué ocurre si fallo, si no estoy a la altura, si no soy honesto?

El administrador había administrado mal los bienes de su señor, pero después actúa con sagacidad pensando en su propio beneficio. El amo lo felicita. Dios da siempre otra oportunidad. Es paciente. Nada está perdido.

El amo perdona y vuelve a confiar. Una nueva oportunidad. Hoy se nos abre una puerta. La de la misericordia. Dios puede volver a confiar en mí. Es la gratuidad de Dios. Me mira con misericordia.

¡Cuántas veces le fallo y no soy fiel! Y Jesús se conmueve y me abraza. Es la medida de Jesús. Un amor sin medida. El dueño de mi vida vuelve a confiar en mí después de haber fallado y haber sido infiel administrando sus bienes. Me toma en sus brazos y cree de nuevo en mí. Eso me conmueve. Puedo volver a empezar.

Tags:
confianzacorrupcion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.