Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Día 2: Novena al Padre Pío de Pietrelcina: El Amor hacia el Prójimo

Public domain
Comparte

Padre Pío de Pietrelcina recibió los estigmas el 20 de septiembre de 1918 y los llevó por 50 años. Vivió una vida llena de santidad y amor

Padre Pio (Francesco Forgione) nació en la pequeña ciudad agrícola de Pietrelcina, Italia el 25 de mayo de 1887. A pesar de que los Forgiones eran muy pobres en bienes materiales, ellos eran ciertamente ricos en su vida de fe y en el amor de Dios.

Incluso cuando era un niño, Francesco ya había dado muestras de extraordinarios dones de la gracia. A la edad de cinco años, dedicó su vida a Dios. Desde la infancia, él mostró una notable recogimiento del espíritu y el amor por la vida religiosa. Su madre lo describió como un niño tranquilo que, desde sus primeros años, le gustaba ir a la iglesia y orar. Siendo ya un muchacho joven, él era capaz de ver y comunicarse, no solamente con su ángel de la guarda, sino también con Jesús y con la Virgen María. En su humildad, Francesco asumió que todas las personas sufrían las mismas experiencias que él. Una vez que una mujer se dio cuenta de su actitud espiritual le preguntó: “¿Cuándo tú consagraste tu vida a Dios? ¿Fue en tu primera comunión? “, Y él respondió:” Siempre, hija, siempre”

Todas estas oraciones puedes encontrarlas en el Primer día de esta Novena

Meditación para el Segundo día

“El Amor del Padre Pío hacia el prójimo”

Reflexión: Quien ama a Dios, tiene que amar también al prójimo. El amor a Dios y el amor al hermano forman un solo mandamiento.

La caridad (decía el padre Pío) es la perla de las virtudes. Del mismo modo que las perlas se mantienen unidas por el hilo, así las virtudes por la caridad. Y así como las perlas se caen si se rompe el hilo, de igual modo, disminuye la caridad y las virtudes desaparecen.

El padre Pío no podía soportar ni la crítica ni el hablar mal de los hermanos. La murmuración le daba náusea. Teniendo tantos defectos que criticar en nosotros, ¿para qué perdernos en contra de los hermanos?.

Movido por este amor para con los hombres sus hermanos, exclamaba ante Dios como Moisés: “¡O perdonas a tu pueblo o bórrame del libro de la vida!.

Su amor al hombre lo lleva a dar vida a dos grandes obras: la Casa Alivio del Sufrimiento y los grupos de oración. Hablando de la Casa Alivio del Sufrimiento decía: Háganla tan bonita como el paraíso, porque en ella va a habitar Cristo enfermo. A los médicos y enfermeros recomendaba: Ustedes tienen la misión de curar al enfermo; pero si no llevan amor al lecho de los enfermos, no creo que las medicinas sirvan de mucho. Sean portadores de Dios para los enfermos; eso será más útil que cualquier otro cuidado.

Los grupos de oración tenían que ser de apoyo a la Casa Alivio del Sufrimiento

Oración

Dios todopoderoso y eterno, escucha con bondad la oración de tus fieles, y por la intercesión de san Pío de Pietrelcina, dígnate visitar con tu consuelo a nuestros hermanos enfermos y haz que recobren pronto la salud y te den gracias en la Iglesia. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

Palabras del Padre Pío:

“Ánimo y no temas la ira de Lucifer. Recordad siempre: que es una buen señal cuando el enemigo se agita y ruge a tu alrededor, ya que esto demuestra que él no está dentro de ti”

Artículo originalmente publicado por pildorasdefe.net

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.