Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 27 octubre |
San Evaristo, papa
Aleteia logo
home iconDesde Roma
line break icon

Kazajistán; un beato para una Iglesia olvidada

Vatican Insider - publicado el 15/09/16

«La beatificación de Bukowinski es un reconocimiento para la Iglesia en Asia central, por muchos aspectos periférica, descuidada. Es el signo de que existimos. El sacerdote polaco, misionero en los años del comunismo, dio la vida por el Evangelio: con él estamos todos nosotros hoy». Fue lo que dijo el fraile franciscano italiano y misionero desde hace ocho años en Kazajistán, Luca Baino. También describió el entusiasmo que vive la comunidad después de la histórica celebración, del paraíso 11 de septiembre en la ciudad de Karaganda, en la que la Santa Sede elevó a la gloria de los altares a Wladyslaw Bukowinski.

La ceremonia de beatificación fue presidida por el cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, quien recordó de esta manera al nuevo beato: «Fue acusado, encarcelado y enviado muchas veces a los trabajos forzados; transcurrió más de 13 años en campos de trabajo. En un tiempo en el que las persecuciones religiosas llenas de sufrimientos físicos y morales, don Bukowinski  encontró su puerto seguro en una fe en Dios profunda, sólida, indestructible. El campo se convirtió en el púlpito desde el que educaba al amor de Dios y a la reconciliación con el prójimo: incluso en la experiencia más humillante nunca olvidó su misión».

Bukowinski vivió en tres campos de trabajos forzados sovietico en Asia central, que formaban parte de 476 campos que se hicieron, tristemente, famosos con el nombre de «gulag». A partir de 1923, los bolcheviques deportaron a los enemigos del comunismo: aristócratas, sacerdotes, burgueses, campesinos, obreros, intelectuales, funcionarios, artistas, cuadros del Partido que habían caído en desgracia, disidentes, opositores, políticos.

«¡Cuánto sufrió este hombre!», exclamó Papa Francisco durante el Ángelus del pasado 11 de septiembre al recordar su figura. «Su testimonio —observó Bergoglio— parece una condensación de las obras de misericordia espirituales y corporales».

Bukowinski, párroco en Luck, entonces territorio polaco que hoy pertenece a Ucrania, fue arrestado por primera vez por la policía secreta en agosto de 1940, y fue condenado a trabajos forzados. Se salvó de la muerte con mucha fortuna y, con la llegada de los alemanes, pudo volver a servir en la catedral. Fue arrestado por segunda vez en enero de 1945, en compañía del obispo de Luck y otros sacerdotes.

En 1946 fue condenado a 10 años de trabajos forzados en las minas de Karaganda, pero se conmutó la pena a 5 meses por buena conducta. Durante los siguientes 20 años desempeñó su ministerio en Karaganda, en donde falleció el 3 de diciembre de 1974.

Los archivos que describen el universo soviético, abiertos y puestos a disposición por la Rusia post-comunista y a los que acuden estudiosos de todo el mundo, narran algunos pasajes de sus experiencias en los gulags. Un día fue descubierto con las manos en la masa: «¿Qué está haciendo?», le preguntó un funcionario. «Estoy rezando». «Pero si está prohibido». «A partir de ahora rezaré de modo que usted no se dé cuenta». «La Providencia actúa a veces incluso a través de los ateos, que me mandaron a donde se necesitaba un sacerdote», decía.

Hoy Bukowinski y otros personajes como el obispo Aleksandr Khyra u otros sacerdotes como Alexey Zarytskyi, Nikolay Shaban y Stepan Pryshliak (todos ellos prisioneros en los gulags), son padres espirituales de la Iglesia en Kazajistán. La comunidad católica del país centro-asiático nació, de hecho, «como futuro de las purgas stalinistas, testimonio de cómo puede nacer un bien de un mal y de cómo Dios hace germinar la fe incluso en el desierto del ateísmo y de la represión», indicó Baino.

En particular, de entre los millares de polacos que acabaron en los gulags soviéticos, Bukowinski decidió quedarse para siempre en Asia central, incluso después de su liberación, hasta la muerte, «dejando entre los católicos de Siberia y de Kazajistán la memoria de una fe que mueve montañas y de una paternidad inagotable».

Según Baino, su figura ayuda en la actualidad a la comunidad católica de Kazajistán (nación con 17 millones y medio de habitantes, de los cuales el 70% es musulmán, y en el que los católicos representan el 1,15%), incluso en las delicadas relaciones con las instituciones y con la sociedad, puesto que se trata de un lugar en el que «a menudo el Papa es un perfecto desconocido y cuando se habla de un sacerdote católico la primera asociación de ideas es la pederastia», observó el misionero.

Los católicos en la nación son un grupo heterogéneo (ucranianos, polacos, alemanes, del Volga) de alrededor de 185 il fieles. Las relaciones entre el estado kazajo y la Iglesia católica, que renació tras la era soviética, están reguladas con un concordato que entró en vigor a finales de 1999. La reciente creación de un Ministerio para asuntos religiosos y civiles, decretada por el presidente Nursultan Nazarbayev hace algunos días, podría representar una señal positiva: el nuevo dicasterio se encargará de cultivar las relaciones con las comunidades religiosas y garantizar la libertad de conciencia entre los ciudadanos.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.