Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Hay que reformar el cuestionario sobre los nombramientos de los obispos

Comparte

Uno de los puntos en el orden del día que discutieron los cardenales del «C9», el consejo de purpurados que colaboran con el Papa en la reforma de la Curia romana y en el gobierno de la Iglesia universal, fue el del proceso para nombrar a los obispos. El procedimiento, que permite un espacio de discrecionalidad (el juicio en conjunto depende, de hecho, de cuántas y cuáles personas serán interrogadas), por lo que parece no será reformado. Pero lo que cambiará será el formulario utilizado.

Existe, efectivamente, un cuestionario utilizado por las nunciaturas para informarse interrogando a eclesiásticos y laicos sobre la idoneidad del candidato. El «C9» propuso su reforma, según un enfoque «más pastoral», más «bíblicamente inspirado» y más «espiritualmente planteado». Será, según estas indicaciones, menos burocrático y jurídico.

Estos cambios no deben ser interpretados como una reforma del «identikit» del candidato al episcopado. Ya hay documentos del reciente magisterio que describen abundantemente las características necesarias para los que guían una diócesis. En cambio, se refieren sobre todo a la persona interrogada, eclesiástica o laica, que deberá ser más consciente cada vez de que está ofreciendo indicaciones reservadas a la Santa Sede y que deberá responder poniéndose en la perspectiva de quienes colaboran en la elección de un pastor.

El proceso para nombrar a los obispos ha tenido muchas reformas a lo largo de la historia de la Iglesia y ha estado sometido a influencias de las autoridades civiles. Han existido y siguen existiendo problemas relacionados con grupos, pues son siempre posibles, según las épocas; diferentes, énfasis para hacer surgir en los curricula los elementos en mayor sintonía con el Pontificado en curso.

Si se examinan los nombramientos episcopales que se han verificado después de la elección de Francisco, se ve que hay una preferencia mayor por los candidatos que hayan vivido la experiencia del párroco. Las palabras del Papa han descrito en varias ocasiones el perfil del obispo en medio de su pueblo, para confirmarlo en la fe y que camina a su lado. Obispos expertos en humanidad, gracias al conocimiento de las situaciones concretas existenciales en las que vive en la actualidad la gente. En mayo de 2015, hablando con la asamblea de la Conferencia Episcopal de Italia, el Papa explicó que no sirven «obispos piloto», sino «obispos pastores», capaces de dar valor «a los laicos dispuestos a asumir las responsabilidades que les competen».

Obispos, dijo en febrero de 2014, que no sean «apólogos de las propias causas» ni «cruzados de las propias batallas», que no sean elegidos según «eventuales equipos, consorterías o hegemonías». Obispos que se queden en su diócesis y no vayan por el mundo para asistir a «encuentros y congresos». Obispos seleccionados en el Vaticano, es decir porque han sido elegidos por «el Espíritu Santo», exigidos por «el pueblo santo de Dios», testimonios de la Resurrección, anunciadores de la salvación, capaces de actuar no «para sí» sino «para la Iglesia, para el rebaño, para los demás, sobre todo para aquellos quienes según el mundo deben ser descartados».

En aquella ocasión, Francisco añadió que los obispos deben ser «hombres pacientes, porque saben que la cizaña nunca será suficiente para llenar el campo». «Dicen —dijo Bergoglio— que el cardenal Siri solía repetir: “Cino son las virtudes de un obispo: primera, la paciencia; segunda, la paciencia; tercera, la paciencia; cuarta, la paciencia; y la última, la paciencia con los que nos invitan a tener paciencia».

La reelaboración del cuestionario después será evaluada por tres congregaciones vaticanas directamente implicadas en los nombramientos episcopales: la Congregación para los Obispos, la de las Iglesias Orientales y Propaganda Fide. Se relaciona también con este tema el de los nuncios apostólicos, que también fue afrontado en la sesión del «C9» que concluyó hoy. En los próximos días se llevará a cabo en Roma su Jubileo y el Papa pronunciará un discurso para ellos.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.