Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 01 agosto |
San Alfonso María de Ligorio
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo vencer las crisis en el matrimonio

wavebreakmedia

Comunidade Shalom - publicado el 13/09/16

Hasta el matrimonio más feliz está sujeto a crisis, que necesitan ser vistas como un fenómeno de crecimiento de amor conyugal

Un matrimonio cuyos cónyuges jamás discrepan es preocupante. ¿Será que son iguales en todo o una de las personalidades se está sobreponiendo a la otra, que a su vez no se revela al otro tal cual es?

Un pasaje bíblico me hizo recordar las falsas relaciones, las que necesitan madurar, y cuyo crecimiento es a veces muy doloroso: “Subiré contra un pueblo tranquilo y les quitaré su falsa paz”. Y hay un pasaje en los Escritos de la Comunidad Shalom que, creo, completa el ciclo que va de la falsa a la auténtica paz matrimonial: “La verdadera paz no viene de los hombres, sino de Dios”.

Dependiendo de cómo es vivida, cada crisis, incluso la más penosa, puede llevar a la profundización del amor entre los esposos y al fortalecimiento cada vez mayor del matrimonio.

¿Reflexionamos sobre eso?

Una elección libre

Antes que nada, tal vez sea necesario comprender que el matrimonio no es “cuestión de suerte”, como algunos suelen decir. Es fruto de una elección libre que cada uno hace.

Es verdad que hay esposos que se escogieron apresuradamente y por razones poco consistentes, pero nunca podemos olvidar que, a través del sacramento del matrimonio, Dios nos concedió una gracia de la que podemos echar mano para que sea ratificada esta elección y “aumente” la semilla del afecto que un día tuvimos el uno por el otro.

Esta semilla, que nos movió a subir al altar, puede, por la gracia de Dios, brotar y crecer como un gran árbol lleno de frutos y frondosas ramas capaces de hacer sombra y “abrigar toda especia de pájaros”, como dice el libro del profeta Isaías.

Esta libre elección no es una “cruz” para llevar durante la vida como una “carga”. La cruz del matrimonio viene de fuera, del demonio y del pecado de los hombres, como la cruz que Jesús un día cargó por amor a nosotros.

Nuestro esposo o esposa jamás es “nuestra cruz”. Al demonio le gustaría que pensáramos así… Pero si Jesús hubiera pensado así nosotros nunca nos habríamos salvado. La cruz puede venir del pecado del otro, pero este no es el otro.

El otro es una bendición, un regalo de Dios en mi vida; el otro es un misterio, un desafío, un instrumento que yo necesito para llegar a Dios, felicidad suprema.

Por eso, en los momentos de crisis de nada sirven las agresiones, los lamentos o venganzas. También de nada sirve culpar a la famosa “incompatibilidad de caracteres”, pues no existen personas absolutamente iguales.

En lugar de apartar, toda diferencia puede ser ajustada, al punto de hacernos funcionar como ruedas dentadas de una máquina, cuya fuerza consiste justamente en que se ajusten los puntos desiguales.

Si logramos eso, viviremos un amor victorioso sobre nuestros pecados y sus consecuencias, experimentaremos concretamente en el matrimonio la victoria de Cristo, y se alcanzará la verdadera paz.

La adaptación

Un matrimonio largo puede atravesar muchas crisis. Una de ellas es la crisis en la adaptación física y/o psicológica, que puede surgir al inicio del matrimonio y ser superada, mientras tanto puede quedar camuflageada por años, hasta que un día explota trágicamente.

Cada uno de los esposos aporta al matrimonio modelos a veces muy fuertes de las relaciones entre los padres, de sueños que por mucho tiempo alimentaron en su imaginación, pero que no corresponden a la realidad.

Pretender adaptar al otro a sus modelos o resistirse a él por ello es una gran muestra de inmadurez, y razón suficiente para orar por sí mismo atendiendo a la Palabra de Dios que dice: “Entonces éste exclamó: «Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne… Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne” (Gn 2, 23.24).

Las crisis económicas, por las que pasan los cónyuges, pueden afectar seriamente la relación conyugal, si éstos no buscan en Dios la gracia para resistir sus consecuencias, y conservar la unidad.

En este momento, pueden surgir acusaciones mutuas, sentimientos de inferioridad o superioridad, y la falta de dinero puede volverse el “chivo expiatorio” de resentimientos antiguos o de una pereza en el diálogo.

A veces pensamos que la infidelidad comienza cuando una de las dos partes se entrega a una “pasión”, pero puede comenzar mucho antes, en el corazón, cuando empezamos a encerrarnos en nosotros mismos, analizando los errores del otro y desnudándolo frente a terceros.

De nada sirve tal actitud que, además de “envenenar” la relación, puede colocarnos en la mano de falsos consejeros, que desgraciadamente se alimentan y hasta se alegran de aumentar la división entre los dos.

Está claro que existen también aquellos que tienen buena voluntad en ayudar, pero no logran ver que en este tipo de confidencias sólo uno de los dos tuvo el derecho de hablar y la mayoría de las veces dará solamente sus “razones”, pues no logra ver las del otro.

Se me ocurre un pasaje del Evangelio que en este momento encaja a la perfección para prevenir los arañazos diarios que pueden minar el amor de los esposos: “¿Cómo es que miras la brizna que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu ojo?” (Mt 7, 3).

Otra crisis muy seria es la del envejecimiento de las relaciones, la famosa “pérdida de novedad”, que puede acabar en infidelidad.

Al olvidar que todo ser humano será siempre un misterio y una novedad, uno o ambos pueden proyectar su propio tedio interior en el rostro del otro, y pensar que van a reencontrar la alegría en otra compañía.

No es raro que después de algún tiempo el cónyuge que buscó una nueva aventura termine cansándose, y quiera Dios que haya manera de regresar, pues ya habrá involucrado a muchos otros en su decisión precipitada.

Permanecer fiel

¿Qué lleva a una pareja que fue capaz de enfrentar tantos desafíos juntos, a desistir en un momento que debería ser el más feliz y tranquilo de su relación? Este, que sería el periodo de la cosecha, el tiempo más rico y precioso de la vida conyugal, se transforma muchas veces en motivo de indiferencia o implicaciones mutuas.

El miedo al envejecimiento, a la muerte corporal también puede generar la falsa ilusión de que una compañía más joven puede traer de vuelta los años “perdidos” o retrasar un tiempo tan precioso como es la tercera edad.

Me gustaría mencionar aquí el pensamiento de una mujer que vivió bien todas las etapas de su vida y ciertamente estaba llena de Dios cuando expresó: “Pienso que las diversas etapas de nuestra vida tenemos que vivirlas alegremente en la gracia del Señor. La vejez bien vivida es una fuente de paz, ya que hemos pasado la época de mayores trabajos, quedándonos a espera de la venida del Señor para gozarlo eternamente”.

Sin embargo, lo trágico de eso es que, sea cual sea el motivo de la crisis, se ha hecho más frecuente la idea de que el divorcio es la única solución para el problema, de modo que cada uno pueda “irse por su lado” como quien deshace un acuerdo de negocios.

Está claro que cuando la violencia física, psicológica o moral vuelve a uno de los cónyuges un peligro para la salud del otro y de los hijos, la separación puede ser el único medio de preservarlos, pero nunca debemos olvidar que es incapaz de generar la ruptura del vínculo matrimonial, pues el divorcio civil de nada sirve en el plano religioso.

Espiritualmente, aún somos responsables el uno por el otro hasta el día de nuestra muerte.

Y aunque el otro ya no esté dispuesto a una reconciliación, siempre será digno de nuestro perdón, de nuestro respeto, de nuestras oraciones, porque Jesús mereció esto por él en la cruz.

Por eso, en lugar de desistir en medio de la lucha, vale la pena perseverar hasta el fin, o, si acaso ocurrió una separación, orar y esperar con paciencia, pues aún puede ser que un día Dios conceda la gracia de “casarse por segunda vez” con la misma persona, lo que sería un gesto humano extraordinario.

Este segundo matrimonio, obviamente no consiste ni requiere la repetición del rito matrimonial, ni la relación de la pareja será repetitiva, porque un hombre y una mujer renovados están ahí, aún más lúcidos que antes, dispuestos a retomar su unidad.

Pero su “nuevo matrimonio” se beneficiará de la experiencia adquirida antes para que el amor sea retomado donde hubo la ruptura.

El Evangelio de san Juan narra que Jesús resucitado se apareció a sus discípulos reunidos y proclamó: “La paz sea con ustedes”. Victorioso, lleno de poder, Cristo es nuestra paz, el Shalom del Padre, que viene a establecer entre nosotros la paz verdadera, no basada en nuestros deseos egoístas, ni en una justicia meramente humana, ni en la ausencia de diferencias, porque esta paz sería una ilusión.

Por eso necesitamos dejar que Él pacifique nuestra confusión interior, la lucha de nuestras pasiones, nuestro egoísmo, y transforme nuestro orgullo y vanidad en mansedumbre y humildad.

El sacramento del matrimonio trae consigo el remedio adecuado para este amor que debe crecer siempre: la oración y la Eucaristía, que traen a Cristo vivo a nuestro interior, renovando estas gracias y multiplicándolas día tras día. Que Jesús, nuestra paz, renueve aún hoy en tu casa el amor familiar donde éste necesita ser renovado.

Por Ana Carla Bessa
Comunidade Católica Shalom

Tags:
amorcrisisdivorciomatrimonioparejarelaciones amorosasseparación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
4
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
5
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
6
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
7
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.