Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 12 abril |
San David Uribe
home iconActualidad
line break icon

CINE CLASICO Arma Letal o cómo encontrar tu lugar en el mundo

Jorge Martínez Lucena - publicado el 11/09/16

Una saga no tan superficial como parece a primera vista

Mel Gibson vuelve a las pantallas. Esa es la gran noticia de la semana. Y es noticia porque este neoyorquino crecido en Australia estaba ya en nuestras almas en multitud imágenes, esperando una nueva resurrección de celuloide.

Es verdad que últimamente su fotografía va más asociada a infidelidades, malos tratos y separaciones que a su gran labor cinematográfica como director y como actor, o a aquellas historias de conversión que se oían antaño sobre su vida crapulosa de juventud, su encuentro con un sacerdote católico y su metanoia radical, que justificaría aventuras como la dirección de La Pasión de Cristo (2004) y de El hombre sin rostro (1993).

Desde su primera aparición en Mad Max: salvajes de la autopista (1979), Mel Gibson se convirtió en uno de los más rutilantes iconos de belleza masculina para los que fuimos adolescentes en los ochenta. Una estampa de tipo duro con mirada azul, pícara y cristalina, con una cierta tendencia a la rebeldía, al salvajismo, a la locura y a una suerte de hybris posmoderna, que se repite sin excepción en muchos de sus personajes y que quizás llega al paroxismo en el papel de William Wallace en su multipremiada Braveheart (1995), concretamente en la mítica escena del discurso a la tropa antes de la gran batalla por la libertad.

Pero el Gibson en el que estamos embebidos los que nos criamos en los tiempos de su apogeo como estrella es menos el artista profundo y más el mero paradigma masculino mainstream que se repite en tantos de los filmes que protagoniza en los ochenta y principios de los noventa, como Conexión Tequila (1988), Dos pájaros a tiro (1990) o Air América (1990).

La columna vertebral de ese estereotipo tan hollywoodiense está, sin duda, en Arma letal (1987) y sus secuelas Arma letal 2 (1979), Arma Letal 3 (1992) y Arma Letal 4 (1998), donde interpreta a Martin Riggs, un policía de Los Ángeles que se ha convertido en un loco suicida tras la muerte accidental de su mujer.

Arma letal es una buddy movie. Una de esas cintas protagonizadas por dos amigos en acción. Ejemplos existen a mansalva: desde las protagonizadas por el recientemente fallecido Bud Spencer y Terence Hill, hasta películas increíblemente divertidas como la argentina Tiempo de valientes (2005).

En Arma letal, Martin Riggs, un detective excesivo en todos los niveles y con pasado de fuerzas especiales en Vietnam, se pone a trabajar codo con codo con Roger Murtaugh (Danny Glover), un cincuentón padre de familia numerosa en la cincuentena que empieza a sentir en su cuerpo las lacras de la edad.

Tirando del hilo de la investigación de un presunto suicidio que resulta ser el mero capilar de un caso de narcotráfico a gran escala, ambos personajes, que en un principio encarnaban valores antagónicos, van trabando una improbable amistad sin fisuras.

Así, toda la saga se convierte en una especie de reconciliación entre generaciones. Un hombre solitario, desnortado y aparentemente fuerte, con aspecto de guitarrista glammer, curtido por su pasado traumático, y que no encontraba su sitio en una sociedad individualista y burocratizada, se sorprende abrazado por otro hombre y su familia, supuestamente mucho más frágiles que él. Con ello redescubre su vocación como policía: proteger y servir, primero a la familia de su amigo, y, por ende, al resto de la sociedad.

Al final, la retahíla de películas que protagonizaron Martin Riggs y Roger Murtaugh, fueron la sencilla y amena repetición de esa metáfora del paso de la adolescencia a la vida adulta que intentábamos a trancas y barrancas, en aquellos remotos días del siglo pasado.

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
3
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
6
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
7
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.