¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

¿Acaso haber rescatado a Heidy no fue un milagro?… Conoce su historia

Facebook-Supporting Heidy - Ayudando a Heidy
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

La salvaron de morir en la calle como indigente y ahora luchan por su recuperación total

 “Era como ver a una persona en un campo de concentración. Nos abrazamos y lloramos como media hora. Luego tomamos la decisión de sentar la denuncia por abuso debido a los signos que presentaba. Heidy desaparecía en sus pensamientos durante mucho tiempo”.

Es que los primeros momentos del reencuentro con Heidy Dannery, como deja entrever Luis Carazas a través del testimonio exclusivo que le dio a Aleteia, fueron de profunda emoción, no tanto por el momento en sí, sino por todo lo que sucedió para que la historia pudiera tener un desenlace feliz.

Precisamente, Luis, de nacionalidad peruana, es uno de los protagonistas del rescate de Heidy, una joven que se hizo famosa en los medios de comunicación colombianos y peruanos como “la haitiana que estuvo semanas desaparecida y que fue encontrada entre un grupo de indigentes en las calles de Bogotá (Colombia)”.

Pero hasta lo que aquí parece un hecho anecdótico, en realidad para Luis y otros allegados es tremendamente trascendente, pues haber encontrado viva, a quien actualmente es su exesposa, luego de una intensa búsqueda que implicó la colaboración de voluntarios y cadenas de oración, es un verdadero milagro.

¿Cómo esta joven terminó perdida?

Heidy decidió buscar mejor futuro en Colombia en el año 2013 luego de haberse separado de Luis cuando estaban en Lima, Perú. Tiene un diploma de pedagogía del idioma francés, además de haber estudiado y enseñando inglés. Llegó de manera legal a Colombia, pero como turista.

Pidió visa de refugiada, pero en Colombia existía una política de estado de no otorgársela a extranjeros como Heidy por un tema de control de migración. “Su visa fue negada y de ahí en más todo fue muy difícil. Los trabajos cada vez eran menos y el costo de vida aumentaba. Ella llevaba sobre sus espaldas la carga de su familia en Haití, compuesta de cinco hermanos y su mamá que vivían de lo que ella y yo mandábamos”, señaló Luis.

“La soledad, el peso de la responsabilidad, la falta de trabajo que permita resolver sus problemas hicieron que entrara en crisis de depresión que se fue agravando paulatinamente”, resaltó Luis.

Heidy quedó en la calle deambulando por Bogotá durante tres semanas y no se acuerda muy bien cómo fueron esos días.

“Estaba muy tímida y desconfiada. No recibía la ayuda que le ofrecían. Pesadillas en las noches, no podía conciliar el sueño, tenía ataques de pánico cuando había mucha gente. No podía sostener una conversación, se perdía en sus pensamientos. Desnutrida y con anemia leve”, expresó Luis en cuanto a la situación de Heidy por aquellos días.

Pero de forma providencial Heidy se cruzó con Lionel Huertas, un trabajador de Fundación Leya, que trabaja con mujeres y niños de la calle. “Se le acercó para preguntarle cosas y ella no le respondía al principio, hasta que luego dijo un par de cosas, entre ellas su nombre y lugar de origen. Lionel entró en Facebook, `googleó´ su nombre y aparecieron todas las noticias. Me buscó en Facebook y vio la alerta de búsqueda que habíamos colocado. Me escribió diciendo que la habían visto, pero que cuando habían regresado por ella, ya no estaba allí”, relató Luis.

“Cuando supimos que estaba en la calle, tomé la decisión de ir a Bogotá, pues estábamos cerca y había que empujar el carro para que se hiciera la búsqueda y no dejarla morir en las calles”, afirmó Luis.

Para encontrar a Heidy fue también de suma importancia la colaboración una vieja amiga de esta joven haitiana, una estudiante alemana llamada Anna Maria Anders, con quien solía tener comunicación frecuente cuando estaban en Perú. Luis se puso en contacto con esta alemana, quien también viajó a Bogotá.

¿Por qué Luis habría de salvarla?

Es que la historia en común de Luis con Heidy tiene bastantes años. Todo comenzó cuando Luis, periodista de profesión, viajó a Haití por primera vez con la consigna de poner en pie un canal de televisión. En aquel momento el propósito quedó trunco debido a la guerra civil que se generó en el país durante la presidencia de Jean Bertrand Aristides.

En esos años convulsionados conoció a Heidy, que vivía en un barrio cerca de la catedral. Mientras tanto, Luis empezó a incursionar en el mundo del teatro proponiendo obras y dirigiendo, al tiempo que Heidy participaba como actriz. Durante ese tiempo Luis también enseñaba español gratis a los niños de la calle.

“Nos conocimos, iniciamos nuestra relación en medio de todo este problema político. Durante una amenaza de quemar el arzobispado, tuve que salir y la familia de Heidy a pesar de sus necesidades me dio casa y comida”, contó Luis.

En el año 2009 se casaron y coincidió con el momento en que también empezó a funcionar Tele Soleil, aquel proyecto que había quedado congelado.

Sin embargo, en 2010 ocurre algo que le cambió la vida a Luis, ya que al igual que muchos otros fue víctima del terremoto que azotó al país en 2010. Luis estuvo bajo los escombros durante 15 horas, siendo el único sobreviviente del edificio derribado. Su historia se hizo pública y el Estado peruano se hizo cargo de su recuperación en un hospital de Lima.

“Heidy me acompañó en todos estos momentos, durmiendo conmigo en el patio de las madres Misioneras de la Caridad, en los hospitales en Jimaní, Santo Domingo y Lima”, contó.

No obstante, la relación entre ambos empezó a tener altibajos y culminó en una ruptura. Fue así que Heidy empezó a buscar un mejor futuro en Colombia.

Actualmente Luis y Heidy viven una relación de fraternidad.  “Nuestro lazo es profundamente fraternal, y se ha extendido con Anita. Una haitiana, una alemana y un peruano. Los tres recibíamos clases de biblia en el Perú. ¿Cómo no creer en Dios?”, agregó Luis.

“Me ha devuelto la fe”

“Quien no vea a Dios en esta historia, pues no sé qué decir. Para mí ha sido un evento que me ha devuelto la fe. La providencia de Dios ha sido demasiado evidente, mostrándose día a día, resolviendo todos los problemas que parecían imposibles. Ni siquiera mi experiencia en el terremoto me ha movido así, pues esta historia con Heidy ha sido mucho más clara en cuanto a la acción de Dios. Solo falta este último milagro de poder dar a su familia y a ella una oportunidad de salir adelante y que ella encuentre una total recuperación. Es evidente que Dios la quiere mucho y que seguro le tiene reservado algo especial en Haití”, expresó Luis.

Actualmente se están recibiendo colaboraciones para la recuperación total de Heidy y de su familia en Haití a través de una página de cowdfunding, que fue elaborada por otra amiga, quien al enterarse de toda la situación empezó a contactarse para resolverle a Heidy los problemas de documentación en incluso pagarle los gastos de hospital, lugar donde recibió exhaustivos análisis y fue dada de alta al poco tiempo ante la sorpresa de los propios médicos por el comienzo de su mejoría paulatina.

“Las estadísticas que encontré sobre Colombia dicen que hay 30.000 desaparecidos y cerca de 600 encontrados, la mayoría muertos. Era casi como buscar una aguja en un pajar”, concluyó.

¿Acaso haber encontrado a salvo a Heidy no fue un verdadero milagro? Por lo pronto este gesto de caridad y misericordia que tuvo Luis con Heidy merece ser reconocido y tú también puedes ayudar con su recuperación total. 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones