Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 18 mayo |
San Pascual Bailón
home iconEstilo de vida
line break icon

4 razones del porqué la gente evita ir a terapia o no sigue adelante

Bliusa - CC

Colleen Duggan - publicado el 09/09/16

Si los directores de empresa pueden hacer planes para mejorar su rendimiento, ¿por qué yo no?

Recientemente he vuelto a ir a a terapia. No busco ayuda terapéutica porque tenga una adicción o porque sea una adúltera empedernida, sino porque estoy pasando por una crisis matrimonial muy fuerte.

Voy porque, a veces, cuando estoy estresada o cansada, o cuando el cielo está nublado, no consigo controlarme lo suficiente para morderme la lengua. Conocer a alguien que me ayuda a crear estrategias para combatir esta debilidad personal ya me ha proporcionado efectivos positivos. Los directores ejecutivos crean planes empresariales todo el tiempo para mejorar el rendimiento financiero y, ya que yo soy codirectora ejecutiva de la «empresa» familia Duggan, no puede ser malo crear un plan de actuación para mí misma.

Me he dado cuenta de que muchos católicos recelan de la terapia, y lo entiendo. No sería de ayuda si, por ejemplo, un terapeuta me aconsejara que tomara la pastilla anticonceptiva y dejara de educar a mis hijos en casa como la solución para el estrés que siento en mi vida familiar. Ya he adivinado que la píldora y un colegio no resolverían mis problemas, pero desarrollar habilidades para afrontar la inestabilidad emocional sí que podría, y no quiero tener que defender mi fe o mi estilo de vida delante de una persona que no me entiende. Aunque dejara de tener hijos y los que tengo los llevara a la escuela, seguiría luchando con mi temperamento.

Una vez dicho esto, ni un solo terapeuta de entre unos cuantos que he visitado ha sugerido nunca un cambio de estilo de vida que viole mi conciencia o mi sistema de valores. Todos ellos han respetado mis creencias personales, e incluso muchos de ellos eran católicos también.

Sin embargo, tengo la sensación de que algunos católicos se encuentran vacilantes en cuanto a la terapia por otras razones que no tienen que ver con el terapeuta en sí. Como voluntaria activa en el ministerio de la Iglesia, a continuación describo cuatro conflictos con los que luchan los católicos al decidir si buscar ayuda fuera o no (y mis refutaciones).

1. Pensamos que los rezos y la formación espiritual es suficiente. Dios puede utilizar los sacramentos para recomponer a cualquiera en cualquier momento. Puede extender la mano y ¡voilà!, curado totalmente. Pero, ¿qué ocurre si Dios también desea que te cuides a ti mismo? ¿Y si utiliza los sacramentos para dar pie a que busques ayuda adicional? ¿Has tenido alguna vez algún pensamiento agobiante o la intención de descolgar el teléfono y pedir una cita para hablar con alguien sobre tus problemas? A lo mejor el Espíritu Santo trata de decirte algo.

¿Te han dicho en alguna conversación cotidiana o el cura en confesión «¿has pensado alguna vez en asistir a terapia?»? Si es así, a lo mejor eso te puede dar que pensar. Fue la recepción frecuente de sacramentos (y algún comentario de otras personas) lo que me hizo darme cuenta de que no podía solucionar mis problemas de pareja yo sola.

2. Es muy caro. Sí, esto es cierto, la terapia puede ser costosa. Pero, ¿qué es más caro?

¿Una relación tirante?

¿Los problemas de salud porque te guardas todas las emociones o porque tus emociones se filtran en los demás todo el tiempo?

¿Cuánto cuesta un divorcio?

Seguramente la terapia implique algunos gastos por adelantado, pero si realmente necesitas ayuda y no la recibes, esa decisión puede arruinarte, y no solo en lo económico. Además, es posible que puedas hablar desde el principio sobre tu presupuesto con el terapeuta. Algunos terapeutas pueden tener un número de sesiones como objetivo, en función del tipo y número de preocupaciones. Reservar un presupuesto de 100 dólares para 15 sesiones cada uno es distinto a preparar 200 dólares adicionales al mes durante muchos años o para el resto de tu vida.

3. El problema lo tiene mi pareja, y él o ella no quiere ir conmigo. A lo mejor te has casado con un adicto al porno, un adúltero o un alcohólico, o simplemente una persona que no está bien emocionalmente. A tu pareja, sin duda, le falta un montón de habilidades interpersonales, lo que puede provocar que interactuar con ella suponga un desafío.

Pero, puede que también tú tengas algo en tu interior que necesite un vistazo. ¿Algunos patrones emocionales poco saludables que puedan beneficiarse de una consulta? Puede ayudar en primer lugar sacar la viga de tu propio ojo y entonces ver bien para sacar la paja (por muy grande que sea) que está en el ojo de tu hermano.

4. Puedo apañármelas yo solo. La verdad es no, seguramente no. Hemos sido creados para vivir en comunidad. «Por el intercambio con otros, la reciprocidad de servicios y el diálogo con sus hermanos», afirma el Catecismo de la Iglesia católica, «el hombre desarrolla sus capacidades; así responde a su vocación» (CCC 1879).

Las interacciones que tenemos con otras personas nos ayudan a comprendernos mejor y a alcanzar todo nuestro potencial. No podemos convertirnos en las personas que debemos ser por nosotros mismos. Necesitamos ayuda. Cuando estamos enfermos, vamos a un médico para que cure nuestros cuerpos. Cuando necesitamos curación espiritual, vamos a un cura. Y, a veces, independientemente de nuestro talento y éxito, debemos buscar a un experto para que nos ayude a manejar nuestras emociones.

Si piensas que necesitas a un terapeuta católico, infórmate. Seguro que en tu parroquia o diócesis puedes encontrar información.


ALETEIA OFRECE UN SERVICIO DE CONSULTORIO PERSONAL Y FAMILIAR GRATUITO,  LLEVADO POR LA DRA ORFA ASTORGA, MASTER EN MATRIMONIO Y FAMILIA POR LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA. ESCRIBE A consultorio@aleteia.org

Tags:
saludterapia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gaudium Press
¿Sabías que el anillo de matrimonio puede llegar a tener la fuerz...
2
Esther Núñez Balbín
¿Qué hay detrás del caso de Lina?… Madre a los cinco años
3
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
4
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
5
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
6
Catholicus
¿Qué significa el escapulario? ¿Es sólo una moda?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.