¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Ciencia y solidaridad devuelven a este niño la posibilidad de caminar

Facebook frt.utn.edu.ar
Comparte

Un ingeniero mecánico y dos estudiantes le diseñaron dos prótesis con una impresora tridimensional

Mientras inician en Brasil los Juegos Paralímpicos y miles de atletas confirman que se puede soñar en grande pese a distintas adversidades del cuerpo, un niño argentino de 8 años pudo dar sus primeros pasos con sus nuevas piernas gracias a la solidaridad y la ciencia, una combinación infalible.

Valentín sufrió una amputación de las piernas debajo de la rodilla y varios dedos de la mano derecha tras una púrpura fulminante. Tenía apenas 3 años y toda una vida por delante, que sus padres, sin obra social que los ayude con los costos médicos, aspiraron desde el primer momento sea lo más normal posible.

Inicialmente habían obtenido una prótesis con apoyo gubernamental, pero ésta, como expresaron los papás a la prensa en estos días, lo lastimaba todo el tiempo. Intentaron mejorarla con ortopedistas, y con un gran esfuerzo de la familia, sostenida con el único ingreso del papá peluquero, pero no lo lograban.

Valentín, que aprendió a movilizarse sin las prótesis, a comer y a realizar todas las tareas con la mano izquierda, no atravesaba un buen momento. No quería ir al colegio y sentirse menos que sus compañeros.

Desesperados, los papás se volcaron a internet, publicaron su necesidad en Facebook, y desde la provincia de Tucumán, en el norte argentino, llegó una posible solución. Un ingeniero mecánico de esa provincia y dos estudiantes de Ingeniería Biomédica se ofrecieron a diseñar dos prótesis con una impresora tridimensional, sin costo para los padres, y mínimos para ellos.

Los estudiantes de la Universidad Nacional de Tucumán Andrés Godoy y María José García Cabello, prontos a recibirse, explicaron al diario Clarín que tuvieron en cuenta para diseñar la prótesis la anatomía de Valentín, sus movimientos, sus posturas, sus actividades. Para hacerlo se unieron al ingeniero graduado y profesor de la Universidad Tecnológica Edgardo Karschti, que tenía en su haber una impresora que había traído de China, pero casi en desuso. La prótesis que lograron para Valentín pesa 500 gramos, y está construida con un polímero biodegradable proveniente del almidón, aluminio y flex.

El equipo tucumano se comprometió a seguir trabajando en perfeccionar la prótesis del niño bonaerense. Para hacerlo, Valentín tendrá que seguir yendo a Tucumán, cuyo viaje en tren le demandó 27 horas de ida, y 27 de regreso. Todo un incordio en viajes a realizar con frecuencia, pero por el momento, y debido a las posibilidades económicas de la familia, es lo único que pueden enfrentar para unir los más de 1.200 kilómetros que separan a Valentín de los generosos científicos.

Las nuevas posibilidades de trabajar prótesis a medida impresas por estos dispositivos ya fueron testeadas en otras partes del mundo con asombrosos resultados, y costos de producción ínfimos. Ya en 2014 Felipe, un niño argentino que había nacido sin los dedos de su mano izquierda, ganó con una prótesis impresa por jóvenes en un bar equipado para imprimir tridimensionalmente la posibilidad de pescar, tomar el mate, e incluso atajar jugando con sus amigos al fútbol.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.