Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
San Luis Versiglia y san Calixto Caravario
home iconDesde Roma
line break icon

Teresa de Calcuta, de niña a mujer; la Santa de la misericordia

Photo by Vittoriano Rastelli/Corbis via Getty Images

The young Albanian born Anjez�� Gonxhe Bojaxhiu, future Mother Teresa of Calcutta, with her sister Aga, in Macedonian traditional costume. (Photo by Vittoriano Rastelli/Corbis via Getty Images)

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 06/09/16

El Papa: Será difícil llamarla ‘Santa Teresa’. Su santidad es tan cercana a nosotros […]que seguiremos llamándola Madre Teresa”.

Tras la ceremonia de canonización presidida por el Papa Francisco el domingo 4 de septiembre 2016, «la santa de las alcantarillas«, madre Teresa de Calcuta, está marcando aún más el imaginario colectivo como símbolo auténtico de santidad, ‘casi inalcanzable’ por su radicalidad evangélica.

Pero, la fundadora de las misioneras de la Caridad también fue una niña, una joven y una mujer que buscaba respuestas como todos. Agnes Gonxha Bojaxhiu, la misma que sintió el llamado a los doce años, y una experiencia mística a media edad y que sufriría la noche escura de la ausencia de Dios en su vida, fue un ser que nunca se sintió especial. “Todo lo ha hecho Dios”, decía.

Agnes nació el 26 de agosto de 1910 Skopje, Macedonia, acogida por una devota familia católica de origen albanés, y su corazón fue esculpido por los gestos humildes y concretos de su madre, Drana Bojaxhiu. Una vida normal en los tiempos duros del imperio Otomano.

La niña Agnes veía como su madre se prodigaba por los demás. Una vez, según las fuentes históricas, la mamá de la futura santa invitó a los pobres de su ciudad a cenar con la familia.

En estas fotos, la prueba de que la santa, la madre de los pobres, fue en primer lugar mujer, hecha de carne y hueso y llena de un espíritu altruista alimentado también por sus juegos infantiles con su hermana Aga, la protección de su hermano Lazaro, la relación respetuosa y atenta con su abuela y el dolor de dejar los amigos y su casa por seguir su vocación.

Brian Kolodiejchuck, sacerdote y postulador de la causa de canonización de la santa dijo a la víspera de la canonización que durante el proceso, las autoridades vaticanas pedían, no que se demostrara que fuera una persona perfecta porque no lo era, sino que se documentara la fe, la esperanza y la caridad en la persona de Madre Teresa.

The young Albanian born Anjez�� Gonxhe Bojaxhiu, future Mother Teresa of Calcutta, with her sister Aga, in Macedonian traditional costume. (Photo by Vittoriano Rastelli/Corbis via Getty Images)
Photo by Vittoriano Rastelli/Corbis via Getty Images

Foto: Agnes Bojaxhiu Gonxhe con su hermana Aga, con el traje tradicional de Macedonia.

Por ello, por su gran humanidad, el Papa Francisco dijo: “Creo que, tal vez, tendremos algunas dificultades para llamarla ‘Santa Teresa’. Su santidad es tan cercana a nosotros, tan tierna y fecunda, que espontáneamente seguiremos llamándola Madre Teresa”. Lo afirmó, durante la homilía del rito de canonización.

The young Albanian born Anjez�� Gonxhe Bojaxhiu, future Mother Teresa of Calcutta (C), with her sister Aga (L) and a friend, a few days before her departure to the Loreto Abbey in Rathfarnham, Ireland, to learn English, the language the Sisters of Loreto used to teach school children in India. (Photo by Vittoriano Rastelli/Corbis via Getty Images)
Photo by Vittoriano Rastelli/Corbis via Getty Images

En la foto, Agnes Bojaxhiu Gonxhe, futura Madre Teresa de Calcuta (centro), con su hermana Aga (Izq.) y una amiga, pocos días antes de su partida a la Abadía de Loreto en Rathfarnham, Irlanda.

Finalmente, después de esta dos bonitas fotos del pasado juvenil de la Santa, podemos cerrar con la lección de san Juan Pablo II que también nos enseña que la santidad debería impregnar la vida entera:»La vocación del cristiano es la santidad, en todo momento de la vida. En la primavera de la juventud, en la plenitud del verano de la edad madura, y después también en el otoño y en el invierno de la vejez, y por último, en la hora de la muerte».

Para ver otras fotos de la infancia y la juventud de Madre Teresa recomendamos ir al siguiente enlace. Hacer clic aquí.

Tags:
papa franciscosantidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.