Aleteia

Cinco hábitos de la gente mentalmente fuerte

© DR
Comparte

No se trata sólo de ir al gimnasio para tener un cuerpo sano y flexible: la mente también necesita estar a tono

En 1914, la fábrica de Thomas Edison fue destruida totalmente por un incendio. Muchos de sus prototipos para la bombilla eléctrica se perdieron para siempre entre las llamas. La historia cuenta que el inventor sólo dijo “gracias a Dios todos nuestros errores se quemaron. Ahora podemos empezar de cero”.

Este podría bien ser un ejemplo paradigmático de lo que se ha dado por llamar “fortaleza mental” o, más tradicionalmente, “entereza de carácter”. Lo cierto es que todos hemos pasado por situaciones en las que quienes están cerca de nosotros nos han dicho “tienes que ser fuerte”: la pérdida de un ser querido, una relación difícil, la sensación de estar estancado en un trabajo o una etapa del camino ¿Cómo ser “fuerte” en esos momentos? La revista Forbes ha publicado un artículo con los quince hábitos de la gente “mentalmente fuerte”. De ellos, hemos seleccionado los cinco que nos han parecido clave.

  • Inteligencia Emocional: mucho se ha hablado ya a propósito de los diversos tipos de inteligencia humana. De todo lo dicho, mucho es charlatanería, pero si algo hay de cierto alrededor del concepto de “inteligencia emocional” es que la capacidad de identificar con precisión nuestros sentimientos es la piedra angular de la resolución de cualquier problema emocional. Identificar claramente la angustia, la ansiedad, la tristeza o la rabia nos permite entender la situación en la que estamos y darle curso a las mejores salidas posibles. Así, neutralizar cualquier situación “tóxica” es muchísimo más fácil.
  • Apertura al cambio: ser mentalmente fuerte no quiere decir, en absoluto, ser rígido. Por el contrario, la fortaleza mental implica flexibilidad y la comprensión de que la realidad es dinámica. Abrazar el cambio cuando llega es también abrazar nuevas oportunidades.
  • Decir que no: mientras más difícil se nos hace decir que no, más propensos somos al estrés, a la ansiedad e incluso a la depresión. Decir “no” puede ser no sólo saludable sino la única opción responsable en ciertas situaciones (por ejemplo, cuando estamos copados de trabajo y aceptamos responsabilidades extras sólo por quedar bien, o por temor de parecer negligentes).
  • Aceptar el fracaso: El fracaso es la materia prima de la que están hechos los éxitos. Cuando el fracaso toca la puerta, es sólo un recordatorio de que no estamos haciendo las cosas de una manera que pueda conducir a un feliz desenlace. La gente mentalmente fuerte sabe que el fracaso significa la posibilidad de pensar de manera diferente para encontrar nuevas soluciones.
  • No esperan a que les pidan disculpas para perdonar: La gente mentalmente fuerte sabe que la vida es más sencilla cuando no se cargan rencores, celos ni envidias a la espalda, de modo que lo que haya sucedido en el pasado no pesa en el presente. El odio, la rabia y el resentimiento son sólo parásitos emocionales que afectan el cuerpo y la mente, como si se tratara de un estado de estrés crónico. La capacidad de perdonar, contrario a lo que se suele creer popularmente, no es una muestra de debilidad, sino precisamente todo lo contrario.

Para leer el artículo completo (en inglés), puede hacer clic aquí.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.