Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Fight song: Cuando Rachel Pattern encontró su inspiración y levantó al mundo

Comparte

Muerte y resurrección de una auténtica artista

 

My power’s turned on Starting right now I’ll be strong I’ll play my fight song”

“Fight song” de Rachel Pattern es una canción que cientos de millones de personas de todo el mundo han adoptado desde hace unos años como motivación diaria.

Es un sonido potente que te levanta, una ducha fría después de una jornada ardiente, un toque de trompeta planetario o sencillamente una gran sonrisa contra el viento.

La historia de esta canción es la cristalización de una resurrección artística en la música.

Nuestra Rachel había querido ser cantante desde niña, pero después de 12 años de escribir música, 120 canciones en su haber y varios CD que pasaron sin pena ni gloria, no lograba hacerse un hueco en el mundo de la música.

Así, como cualquier artista que de verdad se precie, si no se ha dejado estropear por las alabanzas del público o por el éxito temprano, para Rachel llegó el momento de la humildad: ¿por qué seguir tocando si el mundo entero me ignora? ¿Que sentido tiene tanto esfuerzo para tocar en clubes de mala muerte hasta las 4 de la mañana y 20 personas escuchando, dando vueltas por Estados Unidos en el viejo carro de mamá? ¿Será que no es esto lo que tengo que hacer?

Así, a los 32 años, Rachel toma un año sabático y piensa muy seriamente en cambiar de ocupación y dejar la música para siempre.

Y en ese momento, algo se vuelca en su interior: Decide seguir tocando y escribiendo música, pues siente que esa es su llamada y su vocación, aunque sólo sean 5 personas las que escuchen. Agradecida y alegre por los dones recibidos, sigue adelante a pesar de las dificultades.

“Ensalzas a los que se humillan”

Rachel escribe entonces su “Fight song”, al final de ese año de prueba. La canción le explota entre las manos, y cuando vuelve a escucharla se echa a llorar. Es una melodía alocada que toca fibras misteriosas y vuelve a encender tantas esperanzas.

Es el momento de su renacimiento como artista, y millones de personas en todo el mundo empiezan a reaccionar misteriosamente cuando escuchan estas notas que hablan de luchar y esperar contra toda esperanza.

“Tu canción me ayudó cuando tuve una depresión postato… Cuando perdí el trabajo… Cuando no tenía dinero para pagar el alquiler… cuando tuve un accidente de tráfico… cuando atravesaba la quimioterapia…

La Fight Song de Rachel se ha convertido en la canción de lucha y esperanza de millones de personas en todo el mundo. ¡Que lo sea también para ti! 

Manuel de Teffé

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.