Aleteia

Una de las mejores intervenciones de Novak Djokovic

Comparte

Un gesto de sencilla humanidad de probablemente el hoy mejor jugador de tenis del mundo

No sólo es uno de los mejores tenistas del mundo: Novak Djokovic es capaz también de gestos de sencilla humanidad hacia los que tiene alrededor. Como éste, cuando en medio de un descanso invitó a su asistente a sentarse junto a él y a beber agua, mientras él mismo sostenía el paraguas.

Djokovic nació y se crió en la ex Yugoslavia, y aunque pronto dejó el país por su carrera deportiva, pudo ser testigo de los horrores de la guerra. Por eso, fuera de las canchas, se dedica a ayudar a los niños víctimas de las guerras. La Iglesia ortodoxa serbia le tiene en gran estima por su fe y su labor humanitaria.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.