¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: ¿Qué tenía la sonrisa de Madre Teresa?

Antoine Mekary / ALETEIA
Comparte

El Pontífice proclama santa a Madre Teresa modelo de misericordia para cada cristiano

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

https://vimeo.com/181375022

“Llevemos en el corazón la sonrisa de Madre Teresa y entreguémosla a todos los que encontremos en nuestro camino”, dijo el papa Francisco en la homilía con motivo de la Canonización de la ‘Sierva de la Caridad’ este domingo 4 de septiembre en la plaza de San Pedro ante más de 100.000 fieles venidos de todo el mundo.

“Hoy entrego esta emblemática figura de mujer y de consagrada a todo el mundo del voluntariado: que ella sea vuestro modelo de santidad”, sostuvo el Pontífice que ofrecerá un almuerzo para 1500 pobres presentes para el rito.

La nueva santa que nació en Skopie el 26 de agosto de 1910, llegó a la India en 1929, se distinguió por la caridad, el celo, y la alegría. Y difundió su vocación en más de 120 países a través de las casas de las Misioneras de la Caridad.

“Esta incansable trabajadora de la misericordia nos ayude a comprender cada vez más que nuestro único criterio de acción es el amor gratuito, libre de toda ideología y de todo vínculo y derramado sobre todos sin distinción de lengua, cultura, raza o religión”, explicó.

En esta mañana soleada en Roma, el Pontífice declaró santa a Madre Teresa, en el siglo, Gonxha Agnes Bojaxhiu, muerta el 05 se septiembre de 1997.

“Madre Teresa amaba decir: «Tal vez no hablo su idioma, pero puedo sonreír». Llevemos en el corazón su sonrisa y entreguémosla a todos los que encontremos en nuestro camino, especialmente a los que sufren.

Abriremos así horizontes de alegría y esperanza a toda esa humanidad desanimada y necesitada de comprensión y ternura”, afirmó Francisco, quien había invitado a la primera misa de pontificado en 2013 en el Vaticano, a los recolectores de cartón de Buenos Aires.

Así, la beata de Calcuta fue inscrita por Francisco en el albo de los santos de la Iglesia católica por ser ‘dispensadora’ de la misericordia divina, defensora de la vida, tanto de los no nacidos como de los descartados por la sociedad.

Según la biografía oficial, ella, el 10 de septiembre de 1946, recibió la llamada de Jesús “a renunciar a todo y a servirlo en los más pobres entre los pobres”.

En este sentido, pidió a los cristianos de verla como un modelo porque ella “se ha inclinado sobre las personas desfallecidas, que mueren abandonadas al borde de las calles, reconociendo la dignidad que Dios les había dado”

Asimismo, destacó su valentía ante las injusticias: Ella, “ha hecho sentir su voz a los poderosos de la tierra, para que reconocieran sus culpas ante los crímenes de la pobreza creada por ellos mismos”.

Madre Teresa ha sido llevada a los altares en el contexto del Jubileo, en esta etapa del Año Santo (del 2 al 4 de septiembre), dedicado a los voluntarios y los agentes de la misericordia.

A ellos, el Obispo de Roma dedicó palabras de admiración por su ‘loable servicio’ que da voz a la fe: por los “corazones que “confortan”, las manos que “sostienen” y las “lágrimas secan”. “Cuánto amor derramo en el servicio escondido, humilde y desinteresado”, destacó.

Y sin embargo, “los voluntarios que sirven a los últimos y a los necesitados por amor a Jesús no esperan ningún agradecimiento ni gratificación, sino que renuncian a todo esto porque han descubierto el verdadero amor”, dijo Francisco.

Durante la misa, se ha orado por los pobres y los necesitados para que los cristianos sigan el ejemplo de Madre Teresa para que actúen movidos por la caridad.

Para la ocasión, dos hermanas de la caridad llevaron hasta el altar la reliquia de la santa Madre Teresa de Calcuta. Se trató de una cruz fija sobre una base metálica hecha de hierro sucio, arruinado, poco pulido para representar como la sociedad ha visto siempre los pobres predilectos de M. Teresa  y que ella amó en su servicio a Jesús.

Asimismo, la celebración también tuvo eco en China, en plaza de San Pedro se rezó en mandarín por los cristianos perseguidos, para que tengan conforto. El Pontífice saludó a las diversas delegaciones internacionales y rezó por la religiosa asesinada en Haiti, Isabel Solas Matas.

La Obra 

Madre Teresa fundó en 1950, las Misioneras de la Caridad (MC) y su carisma declarado es saciar la sed de Jesús de amor y de almas, especialmente en la misión entre los más pobres entre los pobres.

A su muerte, el 5 de septiembre de 1997, la Congregación que fundó Madre Teresa contaba con 3.842 religiosas, trabajando en 594 casas en 120 naciones. Ella nunca quiso que su obra se convirtiera en una ONG.

La misión de Madre Teresa en las periferias físicas y en las periferias existenciales “permanece en nuestros días como testimonio elocuente de la cercanía de Dios hacia los más pobres entre los pobres”, dijo el Papa.

Sin embargo, ella experimentó una dolorosa oscuridad interior, que no la detuvo para seguir su obra misionera y caritativa. Es un dato curioso, además porque todos la recuerdan por su ternura y gran alegría como dono, especialmente para con los no amados, los no queridos y los abandonados.

Ahora, todos los hombres y mujeres, desde el cielo tienen una nueva estrella de la caridad que brilla para dar lustro a las obras de misericordia a las que todos estamos llamados.

Una santa que nos costará trabajo llamar santa“- destacó Francisco – pero que nos ayudará como intercesora ante Dios para trabajar a manos llenas por los más necesitados desde la humildad, la dedicación, y – ojalá –  sin esperar premios o reconocimientos. Solo la sonrisa de quien es abrazado, acogido y amado.

El texto completo de la homilía de Papa Francisco

Galería fotográfica de la canonización

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.