Aleteia

12 retablos religiosos que hay que ver una vez en la vida

Pierre Paul Rubens (1577-1640), La descente de la Croix, huile sur toile, 420 x 320 cm, Anvers, Cathédrale Notre-Dame © DR
Comparte
Comenta

Del Renacimiento italiano al arte contemporáneo, Aleteia ha seleccionado estas obras para ti

Antiguo y Nuevo Testamento, santos y mártires, son temas abundantes en estas obras de encargo o de devoción personal. Realicemos un paseo estético y espiritual a través de los siglos para descubrir o redescubrir a los grandes maestros de la pintura religiosa.

  1. La coronación de la Virgen, de Fra Angélico

Este impresionante retablo fue pintado por el año 1430 por Fra Angélico para el convento dominico de San Domenico en Fiesole, cerca de Florencia. La coronación de la Virgen es una escena descrita en los evangelios apócrifos y fue un tema popular durante el siglo XIII tras la publicación de La leyenda dorada, de Santiago de la Vorágine. Fra Angélico representa aquí a la Virgen María arrodillada ante su hijo, rodeada de un coro celestial de ángeles y santos, sobre todo dominicos. Se reconoce a san Pedro mártir por su cráneo ensangrentado, a santo Tomás de Aquino que sujeta sus escritos teológicos, mientras que santo Domingo va acompañado de una estrella roja y una flor de lis. Más tarde, Fra Angélico se convertiría en prior de este mismo convento. El cuadro se puede admirar en las salas de pintura italiana del Museo del Louvre.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

Tags:
arte
Newsletter
Recibe Aleteia cada día