Aleteia

Una app a favor de los campesinos y la paz en Colombia

Twitter alejaVergara01
Comparte

El testimonio de la joven colombiana que creó ComproAgro, una iniciativa social de paz

Desde muy pequeña Ginna Jiménez Vergara ha soñado con aportar su grano de arena a la sociedad y, hoy, a sus 18 años, se alegra de los primeros pasos que ha dado con su empresa familiar.

Ginna es de Toca (Boyacá, Colombia) y estudia Ingeniería Industrial en la Universidad de Boyacá. Encontró en su familia un apoyo para impulsar su primera idea que buscaba favorecer a los campesinos de su región.

Hace tres años estando en el colegio junto con sus compañeros recibieron la visita de funcionarios del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (Mintic), quienes estaban incentivando la creación de proyectos de negocio a través de herramientas digitales. Ese día fue crucial para Ginna que emocionada regresó a casa con interés de participar en la convocatoria.

Con apenas 15 años y cursando el décimo grado encontró en esa oferta la posibilidad de dar solución a la crisis que vivían muchos campesinos. Ginna cuenta a Aleteia que veía a su familia afectada por los bajos precios del mercado, las grandes deudas con los bancos y la pérdida de dinero que sufrían a la hora de vender la cosecha por la sobreoferta o bajos precios. Y esta historia familiar era replicada en muchos campesinos; fue por eso que creó ComproAgro.

Se trata de una aplicación móvil que intenta solucionar uno de los mayores problemas que enfrentan los cultivadores: las ganancias no van para ellos, sino para terceros. Ginna es la encargada de las tecnologías de su empresa, es ella quien maneja la página web comproagro.com

ComproAgro

Este año, su idea fue reconocida como una iniciativa social de paz, en la categoría de emprendimiento y generación de empleo, por la Federación Nacional de Personerías (Fenalper), lo que le abrió algunas puertas para tomar más impulso en su deseo de ayudar a la comunidad campesina.

“Hoy quiero ver a ComprAgro como una marca socialmente reconocida, que los colombianos y en un futuro todo el mundo sepa que comprando a través de nuestra página web están apoyando al campo colombiano”.

Al ingresar a la página, los productores suben sus productos con los respectivos precios y los compradores interesados se contactan con ellos. El uso de la plataforma no tiene ningún costo. Ginna explica que esta “iniciativa pretende eliminar intermediarios en procesos de compra y venta en productos agrícolas” y el interés es meramente social, nada cuesta.

Esta pequeña empresaria ha dado mucho que hablar entre sus amigos quienes se sorprenden que a su edad y sin, todavía, un título universitario esté generando empleo a personas que lo necesitan. Y es que fuera de la plataforma que está al servicio de cualquier campesino colombiano, junto con su familia venden los productos de su finca y tienen contratadas 18 mujeres cabeza de familia que se encargan de preparar la cosecha para la venta.

Capture screen

Un grano de arena hace la diferencia

“Mi iniciativa aporta un pequeño grano de arena porque piensa en los campesinos colombianos, nace por ellos y para ellos, pienso que rompiendo esas barreras entre el campo y la tecnología, se pueden mejorar muchas cosas”, dice Ginna quien asegura que la paz es generar empleo y sueña con alcanzarla construyéndola.

“La paz es algo que toda Colombia merece, somos un país pujante, que lucha por cumplir cada uno de sus objetivos; hemos vivido años de dolor y tristeza y nos merecemos un país lleno de fe y esperanza por un mañana mejor”.

Aparte de su familia es un deseo de alcanzar la paz lo que la motiva a seguir adelante; ella es consciente que la paz se genera con pequeñas iniciativas que hacen el cambio en el país y donde lo fundamental es “luchar por nuestros sueños y sacar la comunidad adelante”.

Visión a futuro

Ginna sueña con culminar sus estudios y ser la mejor profesional para aportar sus conocimientos al campo y mejorar las condiciones de quienes viven de él. “Quiero aportar ideas que puedan beneficiar no solo a mi comunidad, sino a todos”.

Si bien es cierto hay aproximadamente 150 productores de distintas partes del país que utilizan ComproAgro, necesitan más apoyo para dar a conocer esta iniciativa que lo que busca es la igualdad de condiciones y la justa valoración de un trabajo digno para aquellos que día y noche luchan con la tierra para dar de comer a todos los colombianos.

Esta empresa intenta dar pasos de gigante, por ella Ginna espera que cuando los colombianos vean su marca sepan que están comprando a los campesinos de su tierra.

Finalmente, vale rescatar el compromiso con la paz de esta joven campesina que día a día se involucra con su país. “La paz se genera con pequeñas acciones porque si nos quedamos quietos esperando que alguien haga algo, nadie hará nada”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.