Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconOtros Cultos
line break icon

¿De actriz de Bollywood e icono sexual, a monja? Cuidado, no es lo que parece

AFP PHOTO / STR

British Asian performer, singer, model and actress Sofia Hayat who turned 'Gaia Mother’ performs as she marks International Yoga Day in Mumbai on June 21, 2016. / AFP PHOTO / STR

Luis Santamaría - publicado el 30/08/16

Desinformación, poca seriedad y confusión en torno a la conversión de la actriz Sofia Hayat

Los medios de comunicación y, en especial, los dedicados a los temas “del corazón” o la llamada “prensa rosa”, se han hecho eco los últimos días de una peculiar conversión. Los titulares parecen darnos una idea de lo que pasa, pero es ciertamente confusa, como veremos en este artículo. Veamos algunas afirmaciones que se han publicado: “De actriz de Bollywood y ‘sex bomb’ a monja”; “Adiós a su prometedora carrera en el cine para ser monja”… y así hasta llegar a uno que dice: “Del cine a misa”.

¿De quién se trata? La protagonista de estas noticias es la actriz británica Sofia Hayat, de 31 años, que ha trabajado en más de una decena de series televisivas y en media docena de películas en estos últimos quince años. Tiene ascendientes indios y su familia es musulmana, algo importante para lo que veremos. Popular por haberse realizado implantes de silicona en sus pechos y aparecer con poca ropa, ha sido incluida en algunos listados de las “mujeres más sexys del mundo”.

Una curiosa “conversión”

De repente, algunos medios de comunicación han empezado a informar de un cambio radical en el estilo de vida de Sofia. Portales digitales como The Times of India ya lo contaban el pasado mes de mayo, aunque hemos tenido que esperar al verano para que, ante la ausencia de noticias reseñables, los medios hispanohablantes hayan decidido difundir la noticia –con poca seriedad, todo sea dicho.

¿Resumen de la noticia? Que la voluptuosa actriz británica ha decidido hacerse monja –abrazando así la vida contemplativa–, ha dicho que no volverá a tener relaciones sexuales y se ha quitado los implantes mamarios. En las fotografías que difunde ella misma a través de las redes sociales de Internet podemos verla ataviada con un velo y en posturas de oración y meditación.

Sin embargo, cuando uno se fija en las fotografías ya se da cuenta de que algo no funciona bien. Y se descubre enseguida que no se trata de una monja católica, ni siquiera cristiana. Sus poses junto a estatuas de Buda, sus medallones con el símbolo “om” y otros elementos nos lo demuestran. Así que los medios ya han jugado con la ambigüedad, como mínimo, para mostrarla como una “monja”, confundiendo a los lectores.

Una monja… ¿reiki?

Visto esto, cualquiera podría pensar que estamos, entonces, ante una conversión al hinduismo o al budismo, por la que Sofia Hayat habría abrazado alguna forma de consagración y de vida célibe. Pero la lectura detallada de las noticias publicadas nos da un dato fundamental. Así lo cuenta, por ejemplo, el medio La Raza: la actriz habría descubierto “su verdadera vocación… durante una sesión de reiki, una técnica japonesa que consiste en la imposición de las manos sobre el cuerpo para intentar curar dolencias y alcanzar un estado de equilibrio”.

Así que nada de religiones orientales. Simplemente una nueva conversión, como tantas otras –y con mucha frecuencia en los famosos y personas del mundo del espectáculo–, a la Nueva Era (New Age), un ámbito sincrético y difuso en el que prima “lo espiritual” y no lo religioso, al margen de cualquier mediación institucional.

El nuevo nombre que ha elegido para presentarse al mundo es el de “Madre Gaia Sofia”, por lo que agrega un término –Gaia– que gusta mucho a la Nueva Era para referirse al planeta Tierra como un ser vivo, como una divinidad femenina. Por supuesto, ninguna referencia a Dios ni a Jesucristo, de manera que se demuestra la falsedad de la afirmación que encontramos en varios medios de que “se ha convertido ahora al cristianismo”.

“Soy el Cristo femenino”

Éstas son algunas de sus palabras recogidas por el diario The Sun: “nunca había mostrado demasiado interés por la espiritualidad, pero cuantas más sesiones hacía [de reiki], más encontraba la paz espiritual. Me empecé a cuestionar si habría otro camino para mí y empecé a estudiar reiki y meditación”.

En cuanto a los efectos de este cambio de vida, Hayat ha afirmado: “en julio del año pasado terminé mi relación porque mi deseo sexual se había desvanecido. Decidí hacerme célibe. No sentía ninguna atracción física hacia nadie, así que me lo tomé como una señal de que debía dejar el sexo. En abril de este año me quité los implantes de pecho para poder volver a mi ‘yo’ real”.

El mensaje propio de la Nueva Era es claro. Entre otras frases espirituales que comparte en las redes sociales, recientemente escribió en Instagram: “no es una nueva orden del mundo la que está llegando, es una nueva Tierra… de paz, dicha, amor y unidad”.

Sus declaraciones no dejan lugar a duda. El pasado mes de mayo revelaba a The Times of India: “mi religión es la humanidad. No soy hindú ni católica. Sólo creo en el amor y en la unidad como mi religión”. Más allá de eso afirma cuál es su nueva identidad y misión: “dado que soy la madre santa, todos son mis hijos. Tengo que ocuparme de todo el mundo y asegurarme de que conozcan que no existe el infierno. Es en el cielo donde están viviendo”.

Unos días después, el 3 de junio, aseguró en una rueda de prensa: “soy la encarnación de Quan Yi, el Cristo femenino, María y la diosa Isis. Soy la madre y la hija de Dios, de la Santísima Trinidad. Quiero difundir la verdad de quiénes somos y de cuál es nuestro propósito en la vida. Es el tiempo de despertar y vivir la verdad”.

¿Qué es el reiki?

Lo que ha supuesto la “conversión” de Sofia Hayat es una de las técnicas de sanación energética y espiritual más difundidas en la Nueva Era. Se basa en la “energía vital universal”, y de ahí su nombre: “ki” significa energía vital, y “rei”, universal. Esta energía, que se puede emitir por las manos, tiene potencia sanadora. Porque en el fondo las enfermedades son, para los defensores del reiki, trastornos de naturaleza espiritual, no orgánica ni física. El objetivo es reequilibrar unas energías que se han desequilibrado.

Por supuesto que esta técnica está considerada pseudoterapia por los profesionales que se basan en parámetros científicos, y su validez no va más allá del conocido como efecto placebo. Joseph Chahoud, profesor de Física en la Universidad de Bolonia, afirma, refiriéndose tanto al reiki como a la pranoterapia: “tienen la pretensión de una base física en su aspecto microenergético: los centros de irradiación electromagnética, los flujos magnéticos y cualquier otra cosa que pueda interesar a la relación del ser vivo con el ambiente que lo circunda, a partir del terapeuta. La Física todavía permanece perpleja”.

En marzo de 2009, el Comité Doctrinal de la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos publicó un documento respondiendo a la preocupación por el tema del reiki. En él señalan que “la terapia reiki no encuentra apoyo ni en los hallazgos de la ciencia natural ni en la doctrina cristiana. Para un católico, creer en la terapia reiki plantea problemas irresolubles. En términos del cuidado de la salud física propia o la de los demás emplear una técnica que no tiene apoyo científico (ni siquiera plausibilidad) por lo general no es prudente”.

También explican los obispos de los EE.UU. que “existen importantes peligros. Para usar el Reiki, uno tendría que aceptar, al menos de forma implícita, conceptos claves de la cosmovisión que subyacen a la teoría reiki, elementos que no pertenecen ni a la fe cristiana ni a la ciencia natural. Sin justificación ni en la fe cristiana ni en la ciencia natural, no obstante, un católico que pone su confianza en el reiki estaría actuando en la esfera de la superstición, tierra de nadie que no es la fe ni la ciencia. La superstición corrompe la adoración personal de Dios, ya que conduce el sentimiento religioso personal y la práctica hacia una dirección equivocada”.

Para saber más:

Documento de los obispos de EE.UU. sobre el reiki, 2009.

– Roberto A. Federigo, “¿Qué dice la Iglesia sobre el reiki?”, Aleteia, 18/10/12.

Vídeo ¿Qué es el reiki? – HM Televisión

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.