Aleteia

Baños transgénero y pérdidas trimestrales: Target se lo vuelve a pensar

Comparte

La polémica decisión le ha supuesto pérdidas y boicots por parte de grupos familiares

Hoy domingo 28 de agosto, habrá invasión de clientes en la cadena minorista Target. Como parte de una campaña para recuperar la imagen de marca, dará a sus clientes un 10 por ciento adicional de descuento en las compras de todos los productos que se exhiben en sus anaqueles. ¿Por qué?

El 19 abril de este año, Target, con sede en Minneapolis, permitió el uso de baños “que correspondan a la propia identificación de género de las personas” en sus 1,793 tiendas distribuidas en todos los rincones de Estados Unidos.

A partir de ese anuncio, Target dio el permiso a sus clientes y empleados transgénero para emplear baños y cuartos probadores que correspondan “con sus propias identidades de género”, con lo que la firma pretendía afianzar su presencia en el mercado y ganar adeptos entre la población transgénero en Estados Unidos.

“Creemos que cada quién – cada miembro de nuestro equipo, cada visitante, y cada comunidad– merece ser protegido en contra de la discriminación y debe ser tratado bajo preceptos de igualdad”, señaló en ese entonces la empresa en un comunicado publicado en su blog.

En el mismo comunicado, Target reconocía que “la inclusividad en una creencia central,” pero que “el debate que ha tomado forma en los días recientes”, ha servido para impulsar a la cadena de tiendas de departamentos “a establecer un diálogo con sus empleados” en torno al asunto.

“Nos expresamos en favor de la igualdad y la equidad, y nos comprometemos a hacer que nuestros visitantes y miembros de nuestro equipo se sientan aceptados, respetados y bienvenidos en nuestras tiendas y lugares de trabajo cada día,” dijo la compañía.

Una semana más tarde, el 25 de abril, la American Family Association (AFA), un grupo cristiano, respondió con una iniciativa online para boicotear a Target.

Pérdidas y estrategias

«La política de Target es exactamente lo que hacen los depredadores sexuales para lograr acceso a sus víctimas», escribió el presidente de AFA, Tim Wildmon, en el llamado a un boicot. “Y cuando Target se jacta públicamente de que los hombres pueden entrar en los baños de mujeres, ¿dónde creen que los depredadores van a ir? Es evidente que la nueva política de Target representa un peligro para las esposas e hijas».

Sin embargo, la iniciativa le ha salido un poco cara a Target. En su segundo informe trimestral (el que comprende los meses de abril-mayo-junio, justamente los meses en los que inició el boicot junto con la política de inclusividad) la cadena dio a conocer que sus ganancias netas fueron de 680 millones de dólares, un 9.7 por ciento menos con respecto al primer trimestre del año.

Esto representó, además, un recorte de sus previsión de ventas para lo que resta del año y un reajuste en su presencia de marca, tomando en cuenta las peticiones de ambas partes del debate, tras anunciar la instalación de baños individuales, los cuales brindan mayor privacidad y disminuyen la tensión generada tanto en los sectores conservadores, como para la comunidad LGBT.

Esta acción le costará a la compañía alrededor de 20 millones de dólares con la finalidad de tener instalados estos servicios en todas sus tiendas antes que finalice el año. “Parece un alto costo, pero es un plan agresivo para buscar reposicionar a la marca”, escribió en su blog de Merca 2.0 el analista Iván Nava.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.