Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 17 abril |
San Roberto de Molesmes
home iconEstilo de vida
line break icon

Aprecia a tu pareja: Díselo por escrito

Elizabeth Scalia - publicado el 28/08/16

A veces expresar las cosas ayuda a darte cuenta de ellas

Los hombres de mi vida son los mejores hombres que conozco. Incluyendo al patriarca histérico con el que tenía que lidiar, la mayoría de los hombres que he conocido son muy buenas personas y doy gracias por compartir mi vida con ellos.

Mi marido es la mejor persona que conozco. Se parte el lomo trabajando por nosotros; siempre se sacrifica en favor de sus amigos, siempre se esfuerza al máximo, siempre dispuesto a ofrecer su chaqueta si alguien tiene frío, incluso la camiseta si hace falta.

Actúa así porque tiene una gran disciplina y un amor propio que le hace querer dejar huella con su trabajo y ser competente allá donde le toque estar. También actúa de esta forma porque Cristo es la motivación de su trabajo, de su moral y de sus instintos.

Cuando los niños aún eran pequeños y decidimos juntos que yo me quedaría en casa para criarles, que merecería la pena todo el ahorro necesario y los malabares en la economía familiar, él cogió dos empleos.

Sí, yo cortaba el césped, cierto, preparaba las comidas de la familia, recordaba todos los cumpleaños y hacía la mayor parte de las compras navideñas, llevaba un pequeño proyecto empresarial –infructuoso– y me reunía con los profesores e iba a los entrenamientos de fútbol y fútbol americano.

Era mi privilegio, y si él hubiera podido venir conmigo, lo habría hecho en un santiamén. Pero no podía.

La vida es difícil. Hay que trabajar duro. Con una sonrisa en el rostro.

La mayoría de las noches llegaba a casa a tiempo para bañar al mayor y hacer cosquillas al pequeño en la barriguita, y cuando tenía que quedarse en el trabajo y se perdía esos momentos, le dolía.

Con el tiempo, dejó el segundo trabajo, iba a la universidad los fines de semana, estudiaba hasta entrada la noche, se sacó un Máster en Dirección de Empresas y luego –porque los chicos ya eran bastante mayores– aceptó la responsabilidad añadida de ser jefe de tropa de los scout, para poder compartir todas esas experiencias de acampadas, exploración y liderazgo con los chicos. Y todavía trabajaba con horarios infernales.

Nuestros dos hijos son scouts de rango águila, el más alto, y los dos insisten en que jamás lo habrían conseguido sin su padre.

Cuando necesito un descanso –un retiro, una noche con los amigos–, cualquier cosa, mi marido en seguida responde que “por supuesto, yo me encargo de lo demás”. Y a veces vuelvo del retiro y me encuentro el salón pintado como sorpresa, por ejemplo.

Cuando su hermano menor estaba agonizando, este hombre que es mi marido nunca usó ese estrés adicional que padecía como excusa para quejarse, perder los nervios, regañar o menospreciar a nadie de su entorno.

En todas las cosas que he querido probar y planificar, cualquier aventura, él me ha animado. Para él, nunca es suficiente cuando me ayuda. Igual que si tuviera que ayudarte a ti.

Con mi artritis ganando terreno constantemente, él simplemente me releva en cualquier actividad que me empieza a resultar difícil, porque da por sentado que yo haría lo mismo por él.

Y creo que… probablemente sí, lo haría. Claro que lo haría. Pero seguramente no conseguiría hacer el resto de las tareas tan bien –o con tanta alegría– como él.

Me ha salvado la vida. Y no es una fantasía, sino un hecho. Me hizo madurar, me obligó –por virtud de su ejemplo– a ser menos asilvestrada y más humana.

Me mostró cómo vivir en realidad y cómo vivir acorde con una fe sustentada en un amor incondicional.

Hay veces que yo lo enredo todo —puedo llegar a ser un auténtico dolor de muelas—, pero él nunca se rinde conmigo.

De hecho, no usamos Corintios 13 en nuestra boda, pero él lo personifica:

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.
No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. 
El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. 
Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

No es perfecto, por supuesto, y claro que discutimos. Pero cuando se equivoca, no tarda en disculparse. Y cuando está en lo cierto, no me lo restriega. No disfruta con mi derrota.

Comparto todo esto no porque quiera alardear de la bendición que es tener a este hombre por esposo, sino para animaros a buscar el momento de escribir todas las cosas buenas sobre vuestro esposo o esposa, para que podáis valorar vuestras propias bendiciones.

Porque a veces, sólo te das cuenta realmente de algunas cosas cuando las escribes. Amén.

Tags:
agradecimientohombremujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
3
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
4
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
5
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.