Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 08 mayo |
Nuestra Señora de Luján
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Quieres amar? ¡Déjate querer!

Carlos Padilla Esteban - publicado el 26/08/16 - actualizado el 07/11/18

Haga lo que haga Dios está esperándome para perdonarme, para abrazarme

No siempre consigo sentirme amado por Dios. Se me olvida ese amor sin razones suyo. A veces miro a Dios y pienso que valgo mucho y que es normal que Dios me quiera. Me necesita. Me puede mi orgullo. Pero no es real. Otras veces no veo ese amor de Jesús hacia mí sin condiciones. Y veo que no hay razones suficientes para seguir amándome.

Entonces pienso que no merezco ser amado. Cuando experimento mi debilidad y mi culpa. Pienso que Jesús no tiene razones suficientes para amarme. La pena es que no toco ese amor inmenso. No lo veo. No me lo creo. Y por eso vivo roto, con el alma vacía. Abandonado.

Vivo mendigando amores pequeños que calmen mi sed infinita. No entiendo que su amor me quiere no por cómo soy, sino simplemente porque existo. Me ama porque Dios es bueno. Y yo no soy merecedor de ese amor. Es un don. Es gratuito.

Esa experiencia que sucede con Dios no es tan fácil vivirla con los hombres. El padre José Kentenich decía: “Dios nos quiere atraer con lazos humanos. Por eso procura que nos dejemos vincular por el amor filial, conyugal, paternal. Pero Dios tira de ese lazo hacia arriba, y no descansa hasta que todo esté ligado a Él”[1].

A veces el amor humano no me lleva a Dios. Otras sí. Tal vez el amor más parecido al de Dios es el de una madre por su hijo. Puede que no tenga razones suficientes para seguir amándolo cuando ha caído, pero no puede dejar de hacerlo. No es razonable seguir amando, pero ella lo sigue amando.

Así, pero con categorías infinitas, es el amor de Dios hacia nosotros.

Me siento pequeño y desbordado. Haga lo que haga Dios está esperándome para perdonarme, para abrazarme. Sale al borde del camino y me espera con los brazos abiertos. No me recrimina. Me perdona siempre. Me acoge y me ama.

En mi pobreza entonces experimento que sólo puedo responder con amor a tanto amor recibido. Me siento frágil y débil. Amo entonces no desde la obligación, sino desde mi dependencia. Dependo de Dios totalmente. Le amo no porque yo sea bueno, sino porque Él me ha amado primero.

[1] J. Kentenich, Kentenich Reader III

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
2
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
SARAH VOSS
Dolors Massot
Las gimnastas alemanas cubren sus piernas contra la sexualización
5
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.