Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
San Félix III, papa
home iconEspiritualidad
line break icon

Los consoladores versos de un hombre a su esposa enferma

Carlos Padilla Esteban - publicado el 23/08/16

Compartir el sufrimiento es bello

Un marido le escribía a su esposa enferma para consolarla estos versos:

“¡Cómo puede ser que tu dolor me duela!, que clavos encendidos me quemen sin querer… Sólo saber que sufres altera todo el ánimo. Será que no sabía cuánto puedes sufrir. Me conmueve a mí tanto tocar tu fragilidad. Y sufro, y duele el alma. Y la espalda antes sana comienza ahora a sufrir. Como si al yo sufrir, tú sí sufrieras menos. Como si al yo morir, tú al fin murieras menos. No sé bien lo que logro al amar con toda el alma. No sé si entiendo algo. O es sólo que mi alma, aferrada a tu pena, no deja de sufrir. Sólo quiero decirte: no temas, no te inquietes. Que en mi espalda antes sana, ahora te llevo a ti.

Así quiero aprender a vivir, a amar, a consolar. Así me gustaría cargar con otros dolores, con otras cruces. El que no sabe amar no sabe dónde ha puesto su tesoro y tiene su talega vacía. Aunque conserve su espalda sana, porque no carga con ningún dolor ajeno.

Quiero vivir desprendido y atado. Libre y anclado. Quiero aprender a amar consolando. Un corazón que ama y sufre. Quiero ese corazón roto que no se cansa de amar.

El otro día leía en un libro sobre san Ignacio: “Sigue, incansable, su camino, a pie y solo pero siempre con Dios y con tantos nombres como van tejiendo en su vida una increíble red de afectos y presencias[1].

Me gustó esa imagen. Mi talega, esa que está atada al cielo, está llena de nombres, de afectos, de presencias.

Nunca voy solo yendo solo. Y no sólo porque Jesús esté en mi alma, porque ahí habita. Sino también porque me he dejado el corazón hecho jirones y se ha ensanchado con el paso de los años, de los amores. Y llevo en él, en mi talega, tantos afectos, recuerdos, y presencias.

Y no dejo de pensar que esa talega es tan verdadera que ya está atada por un extremo al cielo. Y no me pesa nada porque está en Jesús. Y sé que si vivo así, dejándome la vida, tendrá sentido vivir, habré logrado tener un corazón lleno de misericordia. Es lo que anhelo. Es lo que sueño.

Como decía el papa Francisco estos días: Felices aquellos que saben perdonar, que saben tener un corazón compasivo, que saben dar lo mejor de sí a los demás. Un corazón misericordioso sabe compartir el pan con el que tiene hambre, un corazón misericordioso se abre para recibir al refugiado y al inmigrante”.

Quiero vivir con esta talega que me hace vivir solo y anclado, solo y acompañado, solo y lleno de nombres, de presencias. Sólo dando la vida. Porque cuando aprendo a amar, aprendo a sufrir con el que sufre, a sufrir por el que sufre, a cargar su cruz en mi espalda.

[1] José María Rodríguez Olaizola, Ignacio, nunca solo

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.