Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 24 julio |
San Chárbel
home iconActualidad
line break icon

The Get Down: Más allá de la calle 110

1

Netflix

Tonio L. Alarcón - publicado el 20/08/16

En su primer trabajo televisivo, Baz Luhrmann ha llevado adelante un ambicioso retrato del nacimiento del hip-hop en Nueva York

En el segundo episodio de The Get Down, “Busca a aquellos que aviven tu llama”, uno de los grandes pioneros del hip hop, Grandmaster Flash (Mamoudou Athie), le enseña a los protagonistas, y especialmente a Shaolin Fantastic (Shameik Moore), que el secreto del DJing consiste en coordinar la reproducción consecutiva de la sección rítmica de dos discos idénticos, y lograr así la (aparente) sensación de que se trata de una melodía continua, sin interrupciones.

Una escena que no es una simple exhibición pedagógica para no iniciados, sino, sobre todo, una declaración de intenciones por parte del cocreador de la serie, el australiano Baz Luhrmann: no sólo porque el propio producto está construido como una mixtura de influencias –el cine policíaco de los 70, la blaxploitation, la propia Romeo + Julieta de William Shakespeare…– que van entretejiéndose de forma natural, sino también porque algunas de sus secuencias musicales están concebidas, precisamente, desde la mezcla, desde la interacción de estilos distintos, para generar al final una intensa sensación de unidad.

La serie tiene la ambición de narrar, a ras de suelo –o, lo que es lo mismo, desde la realidad de la Manhattan de mediados/finales de los 70–, la transición desde el apogeo de la música disco hasta el nacimiento, en lo más profundo del Bronx, del hip-hop. Y lo hace, inspirándose en el cómic Hip-Hop Family Tree de Ed Piskor, estableciendo una relación directa con otros movimientos culturales neoyorquinos de la misma época, como el graffiti o el breakdance –no es baladí que Shaolin Fantastic sea inicialmente grafitero antes de convertirse en DJ–, pero también trenzando las desventuras de sus protagonistas con los acontecimientos que marcaron la historia de la ciudad.

Ahí es donde el dramaturgo Stephen Adly Guirguis, oriundo de Nueva York y de larga carrera en el Off-Broadway, toma las riendas de la ficción para construir un trazado argumental que, si bien se asienta sobre estereotipos dramáticos de origen racial –la historia de amor de Ezekiel (Justice Smith) y Mylene (Herizen F. Guardiola), la vida criminal de Shaolin Fantastic, las actividades ilícitas de “Papa Fuerte” (Jimmy Smits)…–, en realidad los utiliza como base sobre la que construir esa especie de novela-río neoyorquina que The Get Down parece que tiene la ambición de acabar siendo.

Pero que el lector no espere una especie de The Wire musical, porque no es eso lo que Luhrmann ha querido crear. No hay más que repasar su filmografía para darse cuenta de que está principalmente orientada hacia revestir historias trágicas –como las de Moulin Rouge o El gran Gatsby– de gran espectáculo, sosteniéndolo sobre canciones pop cuidadosamente escogidas.

El universo expresivo del australiano avanza a golpe de melodía pegadiza, y por eso mismo, The Get Down le da más importancia a los números musicales, y a la exploración que el director hace en ellos de la cultura musical de la época, que en el desarrollo dramático de la historia de fondo. Eso es lo que lo convierte en un producto irregular, por momentos desequilibrado, que mantiene el interés del público, aparte de por el talento de los actores escogidos –no sólo en lo interpretativo, que también, sino asimismo a la hora de bailar y cantar: atención al número musical climático del sexto episodio, “Levanta tus palabras, no la voz”–, a golpe de genio inesperado.

Es difícil resistirse al talento de Luhrmann para concebir y coordinar secuencias musicales, pero además, en este caso, su colaboración con estrellas del hip hop como el mismísimo Grandmaster Flash, Kurtis Blow o Nas, logran darle a las mismas un sentido del ritmo, y sobre todo de la mezcla rítmica, muy difícil de igual en la ficción televisiva contemporánea.

Tags:
cineserie tv
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
3
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
4
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
5
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
6
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.