Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
San Saturnino
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cuál es tu tesoro?

MEMORY BOX

Andrekart Photography I Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 20/08/16

Personas, palabras, lugares, sueños, renuncias,... que dan sentido a la vida

Un día le pregunté a una niña cuáles eran sus tesoros. Ella dijo: una muñeca y una caja de cromos. Me puse a pensar en mis tesoros. Pensé en ese tesoro por el que merece la pena venderlo todo para comprar el terreno que lo contiene. El tesoro que me identifica.

Pensé, si mi casa ardiera y tuviera cinco minutos para irme, ¿qué me llevaría? Hice una lista. Es muy corta. Cosas del alma. Cosas que me atan a mi historia y a Dios. Pero incluso si ardiera todo, mi tesoro seguiría intacto. Porque va conmigo donde yo voy. Nadie me lo puede quitar.

El dolor solo puede aumentarlo y hacerlo más valioso. ¿Cuál es ese tesoro intangible? ¿Qué recuerdos son para mí tesoros? ¿Qué vivencias son los tesoros de mi vida que pase lo que pase nunca se irán? ¿Qué personas forman parte de mi tesoro?

¿Qué descubrimientos he hecho que atesoro para siempre? ¿Podría nombrarlos? ¿Qué tesoro busco todavía? ¿Cuál es mi mapa para encontrarlo?

Todos tenemos un tesoro personal y Dios ha puesto en nuestra vida y en nuestra alma el mapa para encontrarlo. En lo cotidiano y en lo que soy, sin hacer grandes cosas. Dios se dedica a eso. A regalarnos tesoros.

En medio de un dolor hay un tesoro para mí. En medio de mi trabajo. De una opción. De una renuncia. Si sé mirar hondo ahí está mi tesoro.

Hay personas que han encontrado su tesoro y otras que han vivido lo mismo y sólo se han quedado en la superficie.

¿Cuál es el tesoro de mi alma? ¿Cuál es el don que tengo que es un tesoro para mí y para otros? ¿Qué dolores en mi vida han formado parte de mi tesoro? Allí está mi corazón. Lo que soy. Por lo que merece la pena morir y sobre todo vivir.

Hay palabras que un día escuché y son mi tesoro. Un “te quiero” que me sanó. Un perdón que me liberó. Una canción que escuché y me abrió a un mundo muy profundo. Una idea que escuché y enraizó en mí. Unos principios que me sostienen más allá de normas externas. O quizás mi tesoro lo encontré cuando me entregué. Cuando salí de mí.

Me gusta escribir mis tesoros. Materiales y espirituales. ¿Qué lugares en la tierra son mi tesoro? Lugares de infancia. Lugares de verano.

Mi tesoro no sólo es lo que guardo, también es lo que no tengo. Lo que anhelo y a lo que renuncio. Mis sueños son mi tesoro. Mis deseos.

¿Qué deseo? Caminar por un acantilado. O navegar por el mar. O encontrarme con el rostro de mi Dios esquivo. O abrazar a Jesús por la espalda lleno de nostalgia. O escribir. O cantar. ¿Cuál es mi sueño?

Los deseos del alma me ponen en camino. Me mantienen joven. Dios siempre los hace plenos. En el cielo será así. Siempre pienso eso. En el cielo seré todo lo que hoy sueño. Es ese tesoro inagotable del que me habla Jesús.


RAGAZZA, VENTO, CIELO

Te puede interesar:
¿Cómo será el cielo?

Es curioso porque habla de perderlo todo para tener un tesoro. Vender y dar limosna. Lo que doy y lo que pierdo por amor. Lo que sueño y lo que no poseo, aquello a lo que renuncio por ser fiel, por dar la vida y dejármela en los caminos. Ese es el tesoro que me hace vivir el cielo en la tierra.

Cuando lleguemos al cielo el que tenga las manos más vacías las tendrá más llenas. Siempre pienso que Dios mide y cuenta al revés que yo. Dar es tener. Perder es ganar. Vaciarse es estar lleno. Renunciar es poseer. Quiero vivir así. Contando al revés, como Jesús.

Tags:
almafelicidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.