Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 19 junio |
San Romualdo
home iconDesde Roma
line break icon

Sciacca: “No puede existir un papado compartido”

Vatican Insider - publicado el 17/08/16

“Existe un sólo Papa. Benedicto XVI es el emérito”. El pasado junio, durante el vuelo de vuelta de Armenia, Francisco respondió en modo claro y preciso a una pregunta sobre la teoría de un ministerio papal “compartido”. La clamorosa e histórica decisión de la renuncia de Papa Ratzinger, el primer Pontífice en dimitir por causa de la vejez, y la interpretación de algunas de sus palabras y de las de sus colaboradores, han alimentado en los últimos tres años una riada de hipóteisis. Ha habido estudios que han propuesto temerarias claves de lectura: Benedicto XVI no habría renunciado al munus petrino sino sólo a “su ejercicio activo”. Teorías que de hecho avalan la idea de la existencia de dos papas y de un ministerio de Pedro “ensanchado”, que parten de la fronda más agitada de los adversarios de Francisco, que defienden la existencia de una sede vacante. Vatican Insider ha pedido un comentario sobre este tema al obispo Giuseppe Sciacca, secretario de la Signatura apostólica y auditor general de la Cámara Apostólica, es decir, el experto jurídico de la oficina que gestiona la Sede vacante.  

¿Qué piensa del papado “ensanchado” y de la distinción entre munus petrino y el ejercicio del ministerio, que prefigura la existencia de dos Papas, uno que ejerce el ministerio y el otro, el emérito, que ya no lo ejerce pero todavía conserva el “munus”?

Me gustaría comenzar diciendo que la distinción entre munus y ministerium es imposible en el caso del Papa. 

Hay quien señala que se puede encontrar en la constitución conciliareLumen gentium, allí donde se distingue entre el munus episcopale y su ejercicio…

La distinción que se encuentra en Lumen gentium distingue entre munus y ejercicio de la potestas en materia de ministerio episcopal. Esta distinción en el ministerio episcopal se funda sobre la duplicidad de la transmisión del poder: sacramental, en cuanto al orden sagrado y a la consagración episcopal que se incardina (munus); jurídica, en cuanto a la concesión de la misión canónica y la consiguiente libertad en su ejercicio (potestas). Gracias a esta distinción –que corresponde, en sustancia, a la clásica, entre potestas que deriva del orden sagrado y potestas de jurisdicción– se concibe también la figura del obispo titular que, a través de la consagración episcopal, recibe íntegra la plenitud de poderes, y no sólo para santificar, sino también las funciones de enseñar y gobernar, activados estos últimos gracias a la misión canónica, siempre que sea conferida por el Pontífice. Además, bajo esa distinción entre potestas ordinis y potestas iurisdictionis, se admite la figura del obispo emérito, el cual, una vez perdida la potestas iurisdictionis conserva el munus episcopale que había sido transmitido por vía sacramental, si bien ya no tiene la libertad de ejercitarlo después de la renuncia. En realidad, la ratio que ha motivado la previsión legal del canon 185 del vigente Código, que instituye la figura del emérito para cualquiera que haya tenido un ministerio en la Igleisa, y después “por haber llegado al límite de edad o por renuncia aceptada lo deja”, la definiría “personalista” o “afectiva” porque no se quiere “cancelar” u olvidar esa parte de vida consumida en ese determinado servicio y de algún modo se permanece unido, aunque sólo sea nominalmente, aunque privados del munus regiminis conectado con ese cargo. Y en cualquier caso el título y el instituto del emérito no deja de dar lugar a una duplicación o multiplicación de imagen. El párroco emérito se añade a el párroco efectivo, igual que el obispo emérito, el profesor emérito al ordinario, etc. De hecho no está privo de significado, hablando del obispo emérito, que el Código de derecho canónico prevea la posibilidad para él de conservar la vivienda en la diócesis, la facultad de participar, con voto deliberativo, en los concilios particulares y el derecho de ser enterrado en la iglesia de la catedral.  

¿Esta misma distinción puede ser aplicada al Obispo de Roma?

No, desde mi punto de vista, todo esto no puede ser aplicado al ministerio del Pontífice.  

¿Y por qué cree usted que no puede ser aplicado?

Para empezar porque la sucesión petrina, en virtud del poder que le otorga individualmente Cristo a Pedro, es absolutamente e irrenunciablemente singular, por la divina constitución de la Iglesia. Dice el canon 331: “El Obispo de la Iglesia Romana, en quien permanece la función que el Señor encomendó singularmente a Pedro, primero entre los Apóstoles, y que había de transmitirse a sus sucesores…”. El Pontífice es por lo tanto “sucesor de Pedro” y no sólo en modo orgánico, junto a los obispos, “sucesores de los apóstoles”. Esto comporta la unicidad de la sucesión petrina, que no admite en su interior ninguna otra distinción o duplicación de cargos, si bien ya no se pueda ejercitar. O una denominación de naturaleza meramente “honorífica”, aunque se deber recordar que en el ordenamiento canónico numquam fit qaestio de meris nominibus, nunca se plantea la cuestión de meros nombres, correspondiendo de hecho el nombre a algo (nomen est omen).  

¿Qué piensa entonces de la tesis según la cual Benedicto XVI habría renunciado al ministerium petrino pero no al munus?

La imposibilidad de aplicar al Papa la distinción prevista en el caso del obispo emérito resulta evidente de la diversa modalidad de transmisión de la sucesión apostólica por los obispos, y de la sucesión petrina por el Pontífice. Se lee de hecho en el canon 332: “El Romano Pontífice obtiene la potestad plena y suprema en la Iglesia mediante la elección legítima por él aceptada juntamente con la consagración episcopal. Por lo tanto, el elegido para el pontificado supremo que ya ostenta el carácter episcopal, obtiene esa potestad desde el momento mismo de su aceptación. Pero si el elegido carece del carácter episcopal, ha de ser ordenado Obispo inmediatamente”. Esto significa que la modalidad de la transmisión de la sucesión petrina es exclusivamente jurídica y confiere la plenitud de la suprema jurisdicción. La norma es de derecho divino, y por lo tanto no está sujeta a ninguna hermenéutica. Dentro de la plenitud de jurisdicción (potestas) ya no hay ninguna subdistinction adicional entre Muneris munus y Exercitium, entre los munus y su ejercicio. El Obispo de Roma está identificado en su cargo sólo por la elección del cónclave y su cargo no es un “octavo sacramento” –en el sentido de un episcopado especial, como mencionó en su momento Karl Rahner, que en cualquier caso dejó caer inmediatamente tan original idea- ni es en modo alguno transmitida de manera sacramental. El encargo del Romano Pontífice se incardina en el munus episcopale precedentemente e independientemente concedido. En el caso de que el electo no fuera todavía obispo, se solicita inmediatamente su consagración.  

Por lo tanto la doble modalidad de transmisión para los obispos del munus episcopale por un lado, y de la potestas por el otra, ¿no se aplica al Papa?

El munus petrino es sólo y exclusivamente un primado de jurisdicción. No se puede renunciar solo al ejercicio de este primado, conservando “algo” residual, como si la potestad pontificia conferida al electo en el cónclave tuviera un carácter sacramental especial y permanente también después de la renuncia. 

¿Al Papa que decide renunciar entonces qué le queda?

Le queda el munus episcopale, que había recibido en su momento sacramentalmente cuando fue ordenado obispo. La renuncia al ministerio de San Pedro es el instrumento jurídico que lleva a la pérdida de la jurisdicción pontificia, la cual, como habíamos visto, había sido transmitida por vía jurídica. Ninguna distinción interna a esta renuncia puede ser señalada o argumentada. La renuncia, si se pone en marcha, tiene que ver sólo con la jurisdicción y no con el munus episcopal que, obviamente, permanece. Se trata del carácter sagrado del que hablan los concilios de Tridentino y Vaticano II, indeleblemente impresa con la ordenación episcopal.  

Y sin embargo el Código de Derecho Canónico, en el canon 332, habla también de munus petrinum…

Pero esto no puede ser interpretado de ninguna manera como una voluntad del legislador de introducir, en materia de derecho divino, una distinción entre munus y ministerium petrino. Distinción que por otra parte es imposible. 

¿Qué piensa entonces de la denominación de ’Papa emérito’?

La expresión de ’Papa emérito’ o ’Pontífice emérito’ parece configurar una especie de potestad pontificia distinta de otro tipo de ejercicio. Un ejercicio no individuado, nunca definido en ningún documento doctrinal y de imposible comprensión, que habría sido objeto de renuncia. Argumentando de esta manera, el emérito conservaría parte de la potestad pontificia incluso si, se dice, interdicto de ejercerla. Pero la prohibición de ejercer aquello que por su naturaleza es esencialmente libre en el ejercicio (potestas) no tiene sentido. Parece por lo tanto evidente la irracionalidad de esta tesis y los posible errores interpretativos que se derivan. 

¿Usted habría preferido el título de ’Obispo emérito de Roma’ para el Papa que renuncia?

No, creo que esta solución habría sido igualmente problemática, si bien algún autorizado canonista la haya defendido: Papa, Pontífice u Obispo de Roma son sustancialmente sinónimos. El problema no es el sustantivo ’Papa’ u ’Obispo de Roma’ sino el adjetivo ’emérito’, que lleva a una especie de duplicación de la imagen papal.  

¿Le gustaría sugerir alguna hipótesis?

Para empezar me gustaría decir que no estoy entre aquellos que desean que la renuncia al papado se convierta en una costumbre. ¡Al contrario! Como pura hipótesis de trabajo, si quisiéramos prefigurar para el Pontífice que renuncia una posible previsión legislativa para el futuro, la solución más adecuada me parece la reinserción del que renuncia en el colegio cardenalicio, en el orden de los obispos, por parte del nuevo Papa. Y para subrayar la “singularidad” del nuevo titular, hipotizando que todas las sedes suburbicarias estuvieran ocupadas, inserirlo –ad personam– entre los patriarcas orientales que son miembros del colegio cardenalicio. Salvo meliori iudicio, como de costumbre. 

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
6
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
7
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.