Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 15 junio |
Santa María Micaela
home iconActualidad
line break icon

Los Cazafantasmas (1984): siempre hay que salvar al mundo

Josep Maria Sucarrats - publicado el 14/08/16

Un clásico de la comedia de ciencia ficción que encarnó afablemente el exceso de confianza de los ochenta (sí, eres dios) y sus luchas

Estás sentado en una cafetería en Nueva York, o donde sea. Bebes un café aguado mientras intentas trabajar. De fondo ese olor de bretzel tostándose en el horno. «Estoy en casa» piensas; «se acabaron los fantasmas de la infancia». Y de repente, algo. Sucede algo. Allí mismo. Los veas o no, sabes que han vuelto, y a pesar de todos tus esfuerzos tus fantasmas te inquietan. Y ya han pasado 30 años desde la última vez. Ahora, «¿a quién vas a llamar?»

«Esto va a ser increíble», dijo Reitman al ver el mítico cuarteto de Cazafantasmas vestido con su uniforme antológico. Y ciertamente lo fue. Casi nadie se acuerda de esos Gremlins estrenados el mismo año. En cambio todo el mundo conoce, sea o no de esa generación, a esos cuatro hombres despeinados con su Cadillac tuneado de ambulancia paranormal, el Ecto-1, y su famoso logo. Todo el mundo tiene en su universo cultural a ese clon blandito (Stay-Puft) del muñeco Michelín vestido de marinerito, a los fantasmas y espectros de Nueva York lanzando babas verdes (juguete que se puso de moda), al simpático Moquete, o las mochilas de protones y unidades contenedoras en contra de los fenómenos poltergeist de ese 1984.

Y con ello, lo que debía convertirse en un leñazo fílmico como pocos (¿¡una comedia de gran presupuesto en tiempo récord!?), se convirtió en éxito. Escrita, rodada, y post-producida en solo 13 meses, esta es una de esas cintas que forman parte de nuestras vidas, y una referencia pop ineludible, taquillazos aparte. Esta comedia ochentera de referencia es un clásico familiar, alegre (¿quién no ha cantado eso de «¡Ghooooostbusters!»), atrevida, y un poco nostálgica (por entonces, gracias a Murray; por ahora, gracias al tiempo pasado).

1984 debía ser el año de ese Gran Hermano vigilante, según Orwell. Pero no. Los ochenta empezaron con lo pop a tope: urbanidad caótica, ingenuidad cultural, chaquetas llamativas con hombreras, ropa holgada, paleta de colores de neón o flúor, pelos con aerosol, cardados y encrespados, y vida con referencias a Warhol, a los Pitufos y a la música electro-pop, con Madonna al mando. Véase en la cinta al mismísimo Gozer, diablo tremendo parecido a Prince.

Los 80 no era tiempo para King Kong en el Empire State, sino para una chuche hiperbólica en lo alto del 55 de Central Park West, protegiendo al zigurat hitita de un dios molesto. El malvavisco trasformado en nube de ectoplasma peligroso y ultramundano se erigía en el icono de toda una época basada en una cierta autoconfianza. La infancia seguía siendo ese albergue de seguridad. Yo, yo, y yo, a pesar de mis fantasmas, o asumiéndolos.

El guión nos cuenta las peripecias de los doctores Venkman, Stantz y Spengler, expertos en parapsicología, y de Zeddemore, traductor de lenguaje paranormal, para acabar con los males que intranquilizan la generación del final de siglo. Se trataba deacabar de una vez por todas con los fantasmas de la infancia que atacan la fastuosa Nueva York, centro cultural de un mundo que se globalizaría poco después. ¿Fin del mundo? Puede: el aumento repentino de apariciones espectrales en Manhattan no es más que mal agüero: un poderoso demonio, Gozer el Destructor, está por llegar y amenaza con arruinar a esa civilización desorientada y ardiente…

No es de extrañar que el guión original fuese obra del descarado Aykroyd, granuja a todo ritmo y desmadrado compañero de John Belushi, esos Blues Brothers alocados. Aykroyd, aficionado a lo paranormal, había escrito para ellos dos un viaje de cazafantasmas al infierno. Pero Belushi murió por sobredosis, y el guión quedó aparcado un tiempo. Aykroyd le presentó el proyecto a Reitman, que convenció a Columbia de hacer una mega-producción, a pesar de no tener guión ni actores. Había que ampliar la nómina.

Harold Ramis, artífice de una de las mejores comedias jamás escrita (Atrapado en el tiempo), dio el toque final al guión en tres semanas, subrayando el papel antiheroico de los protagonistas. Ramis, que aceptó incluso actuar, escribió una comedia de perdedores que revolucionarían al público. Y ahí es donde entra ese Murray, amigo y colaborador suyo en un programa de radio subversivo. El papel le calzó a la perfección. Quedaba de este modo todo en casa; con un buen grupo de actores y comediantes amigos entre sí, vinculados a ese rebelde Saturday Night Live.

Esto hizo de Los Cazafantasmas una parodia de la ciencia ficción con escenas desternillantes e inverosímiles, chistes continuos y guiones improvisadísimos (con Murray y un genial Moranis al mando). Todo al servicio de una caricatura de lo metafísico. Y es que estamos en los ochenta, y prima la autoconfianza resumida en un consejo del cuarteto: «Cuando alguien te pregunte si eres un dios, contesta ».

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.